Los comunistas chilenos y la nostalgia de la URSS. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante

La ausencia de parlamentarios comunistas y del Frente Amplio en la sesión del Congreso chileno para escuchar al presidente ucraniano Zelensky es la enésima ratificación de su distancia con las normas del derecho internacional y del derecho internacional de los derechos humanos. Distancia que se extiende a la preocupación de los chilenos hacia otros asuntos de la vida actual del país: la inseguridad frente al crimen organizado y la violencia política.


Tras sucesivas negativas del Partido Comunista y el Frente Amplio, finalmente se posibilitó la sesión solicitada por el presidente ucraniano Volodymir Zelensky para dirigirse al Congreso Nacional explicando las terribles circunstancias creadas por el conflicto que enfrenta a su país con la Rusia de Putin.

Entre estas consecuencias se encuentran la destrucción masiva de ciudades y de su infraestructura, los millones de refugiados en Europa central, la muerte de millares de rusos y ucranianos, el secuestro de niños ucranianos, amén de los efectos en la economía mundial, la escasez de trigos para vastos sectores y la siempre presente amenaza nuclear.

No diría, sin embargo, que fue lamentable la ausencia de los parlamentarios de la coalición oficialista Apruebo Dignidad, en la sesión del Congreso Nacional el día de ayer. Más bien es la enésima ratificación de la distancia de esta coalición con las normas del derecho internacional y del derecho internacional de los derechos humanos. Distancia, además, respecto de las preocupaciones de los chilenos que se extiende hacia otros asuntos de la agitada vida actual en el país: la inseguridad frente al crimen organizado y la violencia política.

Una muestra más del desafecto de Apruebo Dignidad con el presidente Boric y el rumbo que ha seguido su gobierno desde septiembre del año pasado. Puesto que, como se sabe, Boric no ha dudado en manifestar, ya como presidente electo o en ejercicio, su rechazo a la invasión del territorio ucraniano en abierta violación a las normas de derecho internacional, y ha sostenido diversas entrevistas con su homólogo europeo, la última de las cuales a pocos días de sesión del parlamento que estamos comentando.

Inclusive, Chile ha ofrecido a Ucrania apoyo para las tareas de desminado del territorio y no ha faltado a las votaciones de organismos internacionales en condena a la “operación especial” de Putin.

A muchos les llama la atención esta verdadera reacción condicionada, reacción refleja podríamos decir, de los comunistas chilenos, en apoyo a Rusia. Quizás no se han enterado suficientemente que ya no se trata de la URSS y aunque Putin fuera un agente de la KGB destacado en Berlín en los tiempos del socialismo real, lo cierto es que él y muchos otros, son ahora conversos al nacionalismo ruso que lo único que añoran de la Unión Soviética, es el poderío de su ejército.

De lo que se trató la “operación especial” fue de poner término al gobierno legal de Kiev, instalar un régimen títere como el de Bielorrusia, y anexar definitivamente los territorios de Crimea y las regiones de Lugansk, Jeerson, Zaporivia y el Donest. Una guerra de rapiña, una guerra imperialista que se inspira en la aspiración declarada de Putin de reconstruir el imperio ruso zarista, recreado en su tiempo por la URSS.

Putin, y los militantes comunistas de muchas partes del mundo viven en la nostalgia de la épica antifascista del ejército rojo que derrotó al hitlerismo alemán. Por eso, la retórica antinazi con que buscan disfrazar el ataque a Ucrania y alentar la solidaridad de sus amigos. Sin embargo, el resultado ha sido el opuesto al buscado: Ucrania no sólo ha fortalecido su presencia política y militar, ha asegurado la lealtad de Occidente, sino que está viviendo un capítulo de su historia que fortalece su identidad y autonomía nacional frente a la inescapable y siempre omnímoda presencia rusa en su historia.

La destrucción de la autonomía nacional de Ucrania ha sido siempre un objetivo acariciado por Rusia y una política sistemática de Putin que se inició con la anexión de Crimea. Lo que no esperaba era la capacidad de resistencia de los ucranianos ni el apoyo decidido de los países de la Alianza Atlántica. Con esto, su aventura y sus ambiciones han puesto al mundo entero en peligro.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Abogada y académica.

Mayo 23, 2024

Cuenta pública: Los riesgos de la condescendencia. Por Natalia González

Crédito: Agencia Uno.

La condescendencia podría terminar obviando el eventual oportunismo del giro presidencial, además de que le permitiría hoy y mañana culpar al empedrado por lo que no ha podido realizar, sin asumir mayor responsabilidad lo que es un flaco favor para todos. Ello, además de conducirnos a una posible corrección política, siempre vacía, que lejos de […]

Economista y académico de la Escuela de Negocios de la UAI

Mayo 23, 2024

Es el mercado de capitales, estúpido (y te lo dije). Por Pablo Correa

¿Quién va a financiar la inversión para enfrentar las necesidades hídricas dado el cambio climático? ¿de dónde vendrán los balances para que existan Fintech que le compitan a la banca? ¿De dónde vendrá el capital de riesgo para la industria de la biotecnología agroalimenticia?

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Director ejecutivo del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI)

Mayo 22, 2024

Estimulantes perspectivas sobre las concesiones. Por Carlos Cruz

Aunque hasta no hace mucho tiempo existían temores sobre el futuro de esta industria, estos deberían haber quedado absolutamente disipados debido a los positivos resultados que ha tenido la Alianza Público-Privada al llevar adelante proyectos de inversión de impacto ciudadano significativo y que generan capacidades habilitantes en los territorios.

Ex-Ante

Mayo 20, 2024

¿En qué estará pensando Gabriel durante sus caminatas en Cerro Castillo? Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El Presidente de la República encaminará el 1º de junio sus pasos hacia la sede del Congreso Nacional para ofrecer al país un difícil discurso en que deberá optar por reivindicar viejas promesas improbables (dar la batalla cultural en palabras de su delfín Gonzalo Winter) o reencauzar con pragmatismo la gestión gubernamental hacia logros posibles, […]