Diciembre 4, 2021

Las señales de la primera vuelta. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-Ante

La inminencia del balotaje, la distancia entre las posiciones políticas de los candidatos incumbentes y la ansiedad transversal ante el competitivo escenario electoral, hicieron pasar desapercibido un dato relevante de la última encuesta Criteria: tan sólo un 35% de la población se declaró satisfecha o muy satisfecha (muy satisfecha sólo un 4%) con los resultados de la primera vuelta presidencial. Un porcentaje extremadamente bajo, peor que el 47% de satisfacción alcanzado por la elección del Congreso, una de las instituciones más denostadas de la República.

Probablemente, esta insatisfacción no habla tanto de Kast ni de Boric, sino más bien del escepticismo ciudadano sobre la capacidad de los gobiernos de turno de materializar las transformaciones ofertadas en campaña, es decir de llevar adelante su agenda de gobierno. Una incredulidad que tiene raíces antiguas y profundas, donde el estallido social no fue más que un momento, el de la ruptura, de una crisis de desconfianza institucional que se remonta a lo menos al 2011.

De la mano del movimiento estudiantil, en 2011 se empezaron a derribar -primero entre las élites, luego en la ciudadanía- los acuerdos de la transición. Gradualmente se fue fragmentando el ethos que nos aunaba como parte de un mismo proyecto país. La centralidad del crecimiento económico como vía al desarrollo, la focalización como justicia redistributiva antes que el universalismo, el saber técnico por sobre el político, entre otras convicciones, perdieron adhesión y los consensos empezaron a tambalear.

La crisis de legitimidad social del modelo, anunciada en el NO + lucro en la educación, luego se propagó para alcanzar a las AFPs (no + AFPs), las concesiones (no + TAG) y un largo etc. de NO +, hasta derribar por completo lo que dábamos por cierto. De ahí en adelante, sin un proyecto de país mínimamente compartido al interior del sistema político y legitimado socialmente, los gobiernos de turno han ido de tumbo en tumbo. La data histórica de la encuesta CEP habla por sí sola: desde Piñera I en adelante, todos los gobiernos han gobernado con un promedio de desaprobación mayor que de aprobación.

Esa incertidumbre es la que debe haber acompañado a muchos ciudadanos el día de la elección, particularmente a esa mayoría que no votó. Una incertidumbre desconcertante, materializada en un 2021 con la mayor volatilidad electoral que hayamos conocido desde la transición. En sólo un año, seis candidatos estuvieron en la pole position de las preferencias presidenciales espontáneas y varios otros/as cerca de ella. Hasta la elección, ninguno superó el 25% de menciones espontaneas, el guarismo más bajo desde el retorno a la democracia para aquellos candidatos/as que finalmente alcanzarían La Moneda.

Ni Kast ni Boric lograron dos millones de votos. Quien resulte elegido presidente el 19 de este mes, lo será con la menor adhesión popular en primera vuelta desde los 90. La votación obtenida por Kast es apenas un 13% del padrón electoral y la de Boric representa tan sólo al 12%, evidenciando, además de la volatilidad, la fragmentación de miradas que la ciudanía tiene sobre el país que habita.

Más que en clave de polarización, sugiero leer los resultados de la elección del domingo 21 de noviembre como reflejo ciudadano de la superposición de visiones, la falta de consensos y de propósitos compartidos. Sin decirlo, quienes introdujeron su voto en la urna lo hicieron sabiendo que la solución a la crisis no estaba en ese ejercicio y que lo más probable es que quien gobierne la tendrá tan difícil como el actual mandatario.

En una mirada clásica de izquierdas y derechas, es evidente que Kast y Boric representan dos extremos de ese eje, lo que ha llevado a muchos a sobredimensionar la polarización como medular en el balotaje. Mi sugerencia es leer la primera vuelta en otra clave: como una invitación a las élites políticas para volver a poner el diálogo por sobre el juego adversarial, consensuar en vez de dar portazos y negociar antes que a negar la sal y el agua.

No hay otra forma de reorganizarnos para salir de la crisis que encontrando un marco político común y legitimado socialmente. El proceso constituyente en curso y un congreso electo representativo de las distintas visiones en juego brindan una oportunidad de oro para ello.

Si una vez más se la farrean, los Bad boys podrán, seriamente esta vez, frotarse las manos.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Mayo 22, 2024

Respuesta de Lucy Oporto a Joignant y Arce-Riffo: “Son vulgaridades indignas del mundo académico que dicen defender”

Una polémica desataron las críticas de Alfredo Joignant y Javiera Arce-Riffo en twitter a Lucy Oporto, columnista de Ex-Ante y autora de varios libros. “Sinceramente, no entiendo este afán de la prensa en consagrar a Lucy Oporto, quien nadie conoce ni la lee en la academia, como una intelectual interesante: una extravagancia”, tuiteó el sociólogo […]

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 22, 2024

Cuenta Pública: Por qué el CAE generó una fisura interna en el PS y cómo la dupla Marcel-Tohá salió a bajar las expectativas

Créditos: Agencia Uno.

Entre algunos diputados socialistas hay molestia con la presidenta de su partido, Paulina Vodanovic, quien tildó como un “ofertón” la propuesta que trabaja el gobierno para el CAE. Su mirada crítica coincidió con la de expertos de derecha e izquierda, incluyendo a los reputados economistas Óscar Landerretche y Joseph Ramos. En este contexto los ministros […]

Juan Pablo Sallaberry

Mayo 22, 2024

El informe interno de Mineduc sobre la empresa detrás del programa “Anótate en la Lista” (y la multa que les cursaron)

Ministro de Educación, Nicolás Cataldo.

Según la investigación, TetherEd ofrecía además del servicio gratuito para gestionar listas de espera en colegios, tres servicios adicionales pagados: “Matrícula digital, gestión de interesados y apoyo en la difusión del proyecto educativo”. La empresa sostuvo, entre enero y marzo, 88 reuniones con sostenedores pero, afirman, no utilizaron los correos masivos proporcionados por Mineduc para […]

Kast en España: Las banderas rojas de la democracia. Por Cristóbal Bellolio

A Kast no le interesa mostrar generosidad ni grandeza de espíritu. No es Piñera ni menos Fiú. Su negocio es otro: polarizar afectivamente la conversación para rentabilizar el clima adverso que experimenta el gobierno. Esa fue la receta con la que accedieron al poder Donald Trump, Jair Bolsonaro, y recientemente Javier Milei: a punta de […]

Marcelo Soto

Mayo 21, 2024

Vivir en un “ruco”: el complejo desalojo de las carpas del Parque Forestal y Barrio Yungay

Aunque fue criticada al principio de su gestión por mano blanda contra el comercio callejero y las carpas -o “rucos”- de indigentes, Irací Hassler (PC) ha hecho varios operativos para despejar algunos sectores. Para Mario Desbordes (RN), sin embargo, Santiago vive “un ambiente de absoluta pérdida de control, de ausencia de Estado”. Los vecinos alegan […]