Diciembre 4, 2021

Las señales de la primera vuelta. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante

La inminencia del balotaje, la distancia entre las posiciones políticas de los candidatos incumbentes y la ansiedad transversal ante el competitivo escenario electoral, hicieron pasar desapercibido un dato relevante de la última encuesta Criteria: tan sólo un 35% de la población se declaró satisfecha o muy satisfecha (muy satisfecha sólo un 4%) con los resultados de la primera vuelta presidencial. Un porcentaje extremadamente bajo, peor que el 47% de satisfacción alcanzado por la elección del Congreso, una de las instituciones más denostadas de la República.

Probablemente, esta insatisfacción no habla tanto de Kast ni de Boric, sino más bien del escepticismo ciudadano sobre la capacidad de los gobiernos de turno de materializar las transformaciones ofertadas en campaña, es decir de llevar adelante su agenda de gobierno. Una incredulidad que tiene raíces antiguas y profundas, donde el estallido social no fue más que un momento, el de la ruptura, de una crisis de desconfianza institucional que se remonta a lo menos al 2011.

De la mano del movimiento estudiantil, en 2011 se empezaron a derribar -primero entre las élites, luego en la ciudadanía- los acuerdos de la transición. Gradualmente se fue fragmentando el ethos que nos aunaba como parte de un mismo proyecto país. La centralidad del crecimiento económico como vía al desarrollo, la focalización como justicia redistributiva antes que el universalismo, el saber técnico por sobre el político, entre otras convicciones, perdieron adhesión y los consensos empezaron a tambalear.

La crisis de legitimidad social del modelo, anunciada en el NO + lucro en la educación, luego se propagó para alcanzar a las AFPs (no + AFPs), las concesiones (no + TAG) y un largo etc. de NO +, hasta derribar por completo lo que dábamos por cierto. De ahí en adelante, sin un proyecto de país mínimamente compartido al interior del sistema político y legitimado socialmente, los gobiernos de turno han ido de tumbo en tumbo. La data histórica de la encuesta CEP habla por sí sola: desde Piñera I en adelante, todos los gobiernos han gobernado con un promedio de desaprobación mayor que de aprobación.

Esa incertidumbre es la que debe haber acompañado a muchos ciudadanos el día de la elección, particularmente a esa mayoría que no votó. Una incertidumbre desconcertante, materializada en un 2021 con la mayor volatilidad electoral que hayamos conocido desde la transición. En sólo un año, seis candidatos estuvieron en la pole position de las preferencias presidenciales espontáneas y varios otros/as cerca de ella. Hasta la elección, ninguno superó el 25% de menciones espontaneas, el guarismo más bajo desde el retorno a la democracia para aquellos candidatos/as que finalmente alcanzarían La Moneda.

Ni Kast ni Boric lograron dos millones de votos. Quien resulte elegido presidente el 19 de este mes, lo será con la menor adhesión popular en primera vuelta desde los 90. La votación obtenida por Kast es apenas un 13% del padrón electoral y la de Boric representa tan sólo al 12%, evidenciando, además de la volatilidad, la fragmentación de miradas que la ciudanía tiene sobre el país que habita.

Más que en clave de polarización, sugiero leer los resultados de la elección del domingo 21 de noviembre como reflejo ciudadano de la superposición de visiones, la falta de consensos y de propósitos compartidos. Sin decirlo, quienes introdujeron su voto en la urna lo hicieron sabiendo que la solución a la crisis no estaba en ese ejercicio y que lo más probable es que quien gobierne la tendrá tan difícil como el actual mandatario.

En una mirada clásica de izquierdas y derechas, es evidente que Kast y Boric representan dos extremos de ese eje, lo que ha llevado a muchos a sobredimensionar la polarización como medular en el balotaje. Mi sugerencia es leer la primera vuelta en otra clave: como una invitación a las élites políticas para volver a poner el diálogo por sobre el juego adversarial, consensuar en vez de dar portazos y negociar antes que a negar la sal y el agua.

No hay otra forma de reorganizarnos para salir de la crisis que encontrando un marco político común y legitimado socialmente. El proceso constituyente en curso y un congreso electo representativo de las distintas visiones en juego brindan una oportunidad de oro para ello.

Si una vez más se la farrean, los Bad boys podrán, seriamente esta vez, frotarse las manos.


Publicaciones relacionadas

Gobernador de La Araucanía: “No hay registro de que en la historia reciente hayan ocurrido 4 asesinatos a sangre fría en una misma semana”

Foto: Araucanía Online.

El homicidio a tiros de un tío y su sobrino en un sector rural de Carahue, elevó a 4 los muertos registrados esta semana en las regiones de La Araucanía y el Biobío, donde rige desde octubre el estado de emergencia que permite el despliegue de las Fuerzas Armadas en apoyo a las policías. La […]

Sebastián Edwards y las dificultades que enfrentará Marcel con la ministra del Trabajo PC (entre otras incógnitas)

En su podcast semanal en Ex-Ante, el economista y consultar internacional plantea que la llegada de Marcel fue una sorpresa muy positiva, pero al mismo despierta una serie de interrogantes respecto de sus razones para aceptar y la relación que tendrá con la titular de Trabajo y otros miembros del gabinete que no comparten sus […]

Diego Muñoz y María Arriagada

Enero 21, 2022

Radiografía al gabinete de Boric: mayor presencia femenina, militantes versus independientes, profesiones y amplitud etaria

A raíz del nombramiento ministerial del Presidente electo de este viernes, un informe de datos de la agencia de comunicaciones Azerta comparó en distintos ámbitos los primeros gabinetes anunciados por los últimos tres mandatarios del país: Michelle Bachelet (desde 2014), Sebastián Piñera (2018) y Gabriel Boric (2022). En el análisis de Azerta son varios los […]

Marcelo Soto

Enero 21, 2022

Gonzalo Müller: “Toda la lógica discursiva y de imágenes del estallido se desvanece en este gabinete”

El analista Gonzalo Müller, director del Centro de Políticas Públicas de la UDD anticipa que la forma en que se cumplirá el programa del presidente electo Boric estará más cerca del estilo de Marcel que el de Jadue y Teillier. “Marcel representa que los 30 años, tan vilipendiados por la izquierda, siguen al mando de […]

Ex-ante

Enero 21, 2022

Entrevista de Boric a BBC Mundo: “La realidad es más porfiada que cualquier ideología”

El presidente electo otorgó su primera entrevista tras dar a conocer el gabinete a BBC Mundo, en la cual se explayó en temas como definiciones sobre su equipo, estilo de liderazgo, hoja de ruta, sus intentos por aminorar las expectativas ciudadanas y los riesgos que ve para su gobierno fueron parte de los temas abordados. […]