La instalación del crimen organizado y el “narcofascismo”. Por Lucy Oporto Valencia

Ex-Ante

A partir del 7 de mayo de 2023, han recrudecido los ataques incendiarios y a balazos en la Macrozona Sur: instalaciones, buses, maquinaria, viviendas y personas. Otros hechos se relacionan con consecuencias específicas del crimen organizado: usurpación del espacio público por mausoleos narco, como apoteosis escatológica de la sociedad de consumo. Lactantes intoxicados con cocaína. Hallazgo de cadáveres en la vía pública, vehículos, una alcantarilla y bajo concreto. Y de un cadáver descuartizado en la Alameda, a cuadras del Palacio de La Moneda.


La violencia acaecida desde la asonada de octubre de 2019, hasta la fallida administración de Boric en curso, ha terminado siendo funcional a la instalación del crimen organizado y el narcofascismo. Esto es, la transversalidad de la aniquilación: totalitaria y sin distinción de clase, ni de raza, ni de género, ni de edad, ni de nivel educacional, ni de credo político o religioso, ni de nacionalidad, ni de jerarquía institucional. Es un proceso masivo de disolución en lo indiferenciado, de hundimiento del espíritu, y de complacencia cínica en una maldad absoluta, arcaica y transnacional.

A partir del 7 de mayo de 2023, han recrudecido los ataques incendiarios y a balazos en la Macrozona Sur: instalaciones, buses, maquinaria, viviendas y personas.

Otros hechos se relacionan con consecuencias específicas del crimen organizado: usurpación del espacio público por mausoleos narco, como apoteosis escatológica de la sociedad de consumo. Lactantes intoxicados con cocaína. Hallazgo de cadáveres en la vía pública, vehículos, una alcantarilla y bajo concreto. Y de un cadáver en la Alameda, a cuadras del Palacio de La Moneda: descuartizado, maniatado, decapitado y diseminado.

Este crimen marca un punto de inflexión en la pendiente al abismo del crimen organizado, por su atrocidad y abierta exhibición, por la juventud de la víctima, y porque ocurrió en el centro de la capital de Chile.

En relación con la cifra de 1.500 millones de dólares al año, anunciada por el Gobierno para el combate de la delincuencia y el crimen organizado, el economista Sergio Urzúa advierte: “lo de ahora puede ser un negocio que está consolidado. Y un negocio consolidado, ilegal, de crimen, de drogas, hay que tratar de atacarlo lo antes posible. Y al revés, creo que trabajar bajo la hipótesis de que este no es un negocio consolidado es peligroso”.

No obstante, la ministra Carolina Tohá insiste en que la curva de la llamada violencia rural ha descendido. Además, cuando fue promulgada la Ley Antinarco, el 9 de mayo, Boric valoró que el cultivo medicinal de marihuana fuese excluido, como si, en medio de esta barbarie en expansión, su defensa debiera ser el foco de dicha ley. Y de nuevo: “No son delincuentes”.

En cambio, las hordas de vándalos y saqueadores, junto con sus imitadores, seguidores y defensores, han ido desapareciendo. ¿De pronto se volvieron buenos? Tanto el triunfo del Rechazo, el 4 de septiembre de 2022, como el del Partido Republicano en la elección de consejeros constitucionales, el 7 de mayo, pudieran ser índices de una retractación de esa violencia, aunque en reacción ante la creciente crisis de seguridad. O bien, un castigo a la errática gestión de Boric.

Pero la inclusión de visitas guiadas al Museo del Estallido, entre las actividades oficiales del Ministerio de las Culturas en el Día de los Patrimonios, muestra que el octubrismo no ha desaparecido, y que su impronta continúa siendo parte del Gobierno y del Estado, en su deriva como Estado fallido.

En ese museo, permanece la escultura de Negro Matapacos, mientras espacios como el Museo Violeta Parra dejaron de existir, destruidos en medio de la asonada representada por su imagen “venerada como un santo en procesión”. 

También hay una tosca escultura de Negro Matapacos a pasos de la Catedral de Valparaíso, entre hedores de orina y marihuana que impregnan cotidianamente la ciudad, y jóvenes que venden quequitos mágicos en el centro.

Si acaso una “batalla cultural”, en que la belleza, el florecimiento y el espíritu son defenestrados con prontitud y frivolidad, en función de intereses y luchas territoriales entre fieras, como todas las luchas por el poder en su transversalidad: allí donde el arte y la cultura, que son testimonios del alma, devienen un eslabón más en la legitimación de la barbarie y sus carnicerías.

Esta locura creciente da cuenta de un hundimiento del pensamiento, de la ausencia de un principio que permita hacer inteligible la realidad, en medio de la disolución, la fragmentación, la entropía, la anomia y la degradación del lenguaje. Una muestra es el recurso a la interpretación literal de la imagen de Negro Matapacos, que la reduce a su sentido propio, en la línea de expresiones como: “Este perro no ha matado a nadie”. Pero tal mecanismo de defensa no ayudará a elucidar su sentido más profundo, que apunta a una barbarie humana incubada y extendida en el tiempo.

Las tinieblas postmodernas, en cualquiera de sus variantes triunfalistas y estridentes, incluida la que se postra ante los números y las estadísticas para permanecer allí, sin más, pueden continuar con su culto idolátrico a las relaciones del lenguaje consigo mismo, a la ausencia de referentes y de hechos, a las seducciones y apariencias “comunicacionales”, y al reino de la cantidad, eludiendo así el peso ineluctable y traumático de la realidad, mientras la tragedia profundiza su consumación y metástasis: niños y jóvenes brutalizados por las drogas y el crimen organizado. Hijos para la aniquilación, la atrocidad y las huestes del narcofascismo, capaz de colmar todos sus deseos.

Cualquier solución institucional concebible para terminar con esta lacra abominable y diabólica será difícil, dilemática, discutible, y muy exigente en cuanto a la capacidad de discernimiento y de conciencia, sentido de la responsabilidad y del deber, fuerza y valor, para enfrentar lúcidamente las consecuencias reales de cualquier decisión que pudiese ser tomada al respecto, en algún futuro. El factor humano es crucial, en último término, más allá de toda pretensión de exactitud científica, impersonal y niveladora.

Como sentencia un antiguo proverbio chino: “Si el hombre erróneo usa el medio correcto, el medio correcto actúa erróneamente”.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Boric será juzgado, ante todo, por lo que haga contra la delincuencia. Por Sergio Muñoz Riveros

Si no hay avances concretos respecto de la desarticulación de las bandas criminales, todo lo demás tendrá valor relativo. Más vale que el mandatario entienda que, en el tiempo que le resta de gobierno, allí radica su tarea principal. Debe escuchar a quienes saben de estas materias con el fin de adoptar las mejores decisiones […]

Marcelo Soto

Julio 21, 2024

Crónica: El encendido debate entre la biógrafa de Milton Friedman y Rolf Lüders

Imágenes de Lüders y Burns durante el debate organizado por el CEP.

Un intenso debate se vio el miércoles en la tarde en el CEP, donde Jennifer Burns, autora de la biografía “Milton Friedman, el último conservador”, abordó su libro sobre el economista que visitó Chile en 1975 y 1981. El ex ministro Rolf Lüders criticó algunos supuestos del texto. Aquí los entretelones de lo que ocurrió.

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.

Ex-Ante

Julio 21, 2024

Claudio Alvarado (UDI) y la oposición: “No resolver pronto los vacíos de liderazgos puede costar muy caro”

El ex senador y ex ministro Claudio Alvarado hace un severo análisis de su sector. “Es el momento de demostrar si somos una oposición capaz de tener unidad de propósitos para derrotar en las elecciones locales a los candidatos de la inseguridad y de la ineficacia gubernamental o somos una oposición incapaz de autogobernarse”.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]