La historia y la izquierda decolonial en la Convención. Por Juan Luis Ossa

Ex-Ante
(Foto: republicafederaldechile.org).

El historiador e investigador del Centro de Estudios Públicos señala que “el revisionismo histórico no es propiedad exclusiva de Chile. En Argentina, por ejemplo, el kirchnerismo creó en 2011 el Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego”.


La visión histórica e historiográfica que prevalece hoy entre los convencionales “octubristas” parte de dos premisas complementarias.

Por un lado, del argumento de que la historia política, económica y social del país sería una sumatoria de despojos y arbitrariedades perpetradas por una elite colonialista, extractivista y patriarcal. De ello se seguiría la necesidad de resarcir a los abusados (los “buenos”) y condenar a los abusadores (los “malos”) a través no sólo de actos de reparación, sino también de acciones acometidas por el Estado para “establecer una verdad histórica” y, a partir de ahí, lograr que dichos despojos y arbitrariedades no vuelvan a repetirse. ¿Cómo se ha justificado lo anterior? A través de un discurso en el que, además del maniqueísmo de los buenos y malos señalado arriba, resaltan una perspectiva monolítica de la historia (nada habría cambiado entre, digamos, 1810 y hoy) y la idea de que todas las comunidades indígenas pensarían y actuarían igual.

Por otro lado, diversos convencionales han utilizado, como bien lo ha demostrado el sociólogo Aldo Mascareño, una tesis “decolonial” para explicar por qué los pueblos originarios deberían ser considerados como “naciones”. El objetivo aquí ha sido cuestionar el viejo razonamiento de que la “nación” es una e indivisible, además de justificar la coexistencia de distintos “sistemas jurídicos” con el fin de que los pueblos originarios sean juzgados a partir de sus leyes y costumbres. Puesto en simple, para los indígenas la cultura ancestral pesaría más que el Código Penal.

No deja de ser paradójico que el octubrismo -uno de cuyos principales motivos fue dar por el suelo con personajes que, como Baquedano, alcanzaron el estatus de “héroes” porque así lo permitieron y fomentaron las instituciones políticas y educacionales del Estado nacional- utilicen ahora una retórica similar para construir un relato equivalentemente nacionalista y simplista. La única diferencia es que los dos conceptos organizadores de la historiografía decimonónica –“Estado” y “nación”- son ahora pensados desde una mirada indigenista y ecologista.

En efecto, aunque no lo digan ni acepten, los convencionales decoloniales están incurriendo en el viejo esencialismo de los nacionalistas de tinte conservador e hispanista, ya que, al igual que ellos, entienden a la nación como una entelequia cultural descontextualizada de la contingencia y sin historicidad. No sólo eso: asumen que el Estado tiene la misión de resguardar la retórica plurinacional de la Convención, lo que atenta contra la libertad de expresión y pretende anular de cuajo la discusión historiográfica. Si el Estado es juez y parte de lo que se puede y no se puede decir y escribir, entonces poco y nada queda para la creación crítica y libre.

Lo cierto, sin embargo, es que este “revisionismo histórico” no es propiedad exclusiva de Chile. En Argentina, por ejemplo, el kirchnerismo creó en 2011 el “Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Argentino e Iberoamericano Manuel Dorrego”, el cual, desde la Secretaría de Cultura, buscó “difundir la vida y la obra de personalidades que no han recibido el reconocimiento adecuado en un ámbito institucional de carácter académico acorde con las rigurosas exigencias del saber científico”.

Liderado por Mario “Pacho” O’Donnell y Felipe Pigna (¿el Baradit argentino?), el Instituto Dorrego prendió rápidamente las alarmas de los historiadores trasandinos, quienes en su mayoría criticaron tanto que el Estado se erigiera como el juez que defiende y promueve “una verdad histórica”, como la interpretación simplona de los “revisionistas”. Hilda Sabato y Mirta Lobato, por tan sólo nombrar un caso, señalaron: “esa historia es la de la lucha entre los buenos y los malos. […] Aplana el pasado, lo simplifica y lo equipara al presente, sin preguntarse por las diferencias y cambios que atravesó la sociedad argentina en dos siglos”.

Es inevitable que ese proceso de desmitificación termine construyendo un nuevo mito: ahora ya no el de una elite “curtida” y “civilizada”, sino el de los “oprimidos”, los “excluidos”, los “marginados”, los que estaban esperando su momento para encabezar la “revuelta”. Cambian los actores (o, más bien, los conceptos que generalmente se emplean para referirse a ellos), pero la estrategia es igualmente maniquea y monolítica. Rivadavia es reemplazado por Dorrego; Baquedano por Lautaro, Michimalonco o Janequeo.

De más está decir que la nueva Constitución no zanjará los debates que se han dado, y seguirán dándose, sobre el valor, la importancia y el significado de la historia y la historiografía. Seguiremos discutiendo, les guste o no a los decoloniales, qué es y para qué sirve conocer e interpretar el pasado, conscientes como somos de que los relatos oficiales (sean de derecha o izquierda) pueden satisfacer las ansias de poder de los gobiernos de turno, pero difícilmente perduran en el tiempo. De que ello sea así se encargan, de hecho, los propios historiadores e historiadoras.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Septiembre 27, 2022

Filtración de correos militares: los ataques informáticos al Estado Mayor Conjunto de agosto de 2021 que anticiparon el masivo hackeo

La ministra Maya Fernández entrando a La Moneda el 18 de septiembre de 2022. Foto: Sebastián Beltrán / Agencia Uno.

La ministra de Defensa asistió este martes a la comisión de inteligencia de la Cámara y luego a la de Defensa del Senado para abordar la masiva filtración de correos militares del EMCO. En ambas instancias recalcó que el general Paiva, quien presentó su renuncia el jueves, no le informó del hackeo. Las fallas de […]

David Tralma y Mario Gálvez

Septiembre 27, 2022

TPP11: El gran aliado del subsecretario Ahumada en el round que ganó Apruebo Dignidad (y la arremetida PC contra la dupla Marcel-Tohá)

Juan Ignacio Latorre, presidente de RD. Crédito: Agencia Uno.

El gobierno informó que tras la aprobación del tratado en el Senado, como se prevé, el Presidente lo ratificará una vez que concluyan las negociaciones que llega a cabo el subsecretario Ahumada sobre los mecanismos de resolución de controversias. Se trata del primer triunfo de Apruebo Dignidad por sobre el Socialismo Democrático tras el plebiscito, […]

Marcelo Soto

Septiembre 27, 2022

Gabriel Alemparte, abogado que hizo campaña por el Rechazo: “He recibido tres amenazas de muerte”

Crédito: Agencia Uno.

El abogado Gabriel Alemparte tuvo un rol en la campaña del Rechazo junto a personas como Felipe Harboe, Ximena Rincón y Matías Walker. Hoy participa como panelista en el programa Sin Filtro. “Lo me preocupa es el regreso de los llamados expertos, que participaron del proceso anterior y ahora están volviendo como expertos neutros”, dice.

Ex-Ante

Septiembre 27, 2022

Cómo el Gobierno condicionó la discusión sobre el TPP11 a un resultado favorable al Apruebo en el plebiscito

Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales (Subrei), José Miguel Ahumada. Créditos: Subrei

El subsecretario José Miguel Ahumada expuso en abril ante los senadores y en agosto ante los diputados. “Cuando ya tengamos la Constitución lista, esperemos, podamos luego ver si es que este acuerdo está al ritmo de este tipo de Constituciones que nosotros estamos proponiendo”, dijo a los senadores en abril.

Coordinador Académico del CEP

Septiembre 27, 2022

Las fichas donde corresponde. Por Sebastián Izquierdo R.

Está claro que ha regresado la urgencia de invertir en más y mejores políticas públicas. A mi juicio, todo lo vivido tras el estallido y la pandemia revive con mayor fuerza las deudas sociales con la ciudadanía (que son de larga data).