Noviembre 7, 2021

La dictadura de Piñera. Por Camilo Feres

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta
Crédito: Presidencia.

La retórica ya alcanza niveles equivalentes a los de los años 70. La dictadura de Piñera, dicen algunos, como si esta frase les confiriera razones para combatirla por aire, mar y tierra. Sin duda que ellos lo creen, pero no se hacen cargo que el trasfondo de la afirmación justifica a los grupos armados que le declaran la guerra al estado oligarca y que los despoja a ellos, en tanto “izquierda amarilla”, de legitimidad y credibilidad para luchar contra la “derecha golpista”. Lo que es aún más grave, sin embargo, es que la comparación banaliza también la dictadura de Pinochet.

Estamos a pocas semanas de la elección presidencial y la noticia parece ser que ésta ha terminado moldeada más por la polarización creciente de la política y su discurso que por los resultados (y el clima) de las primarias que le precedieron. De ser ciertas las cifras que muestras las encuestas, la primera vuelta dejará como legado un enfrentamiento ente proyectos mutuamente excluyentes y cuya principal oferta política será su carácter antagónico entre sí.

Pero este resultado, aunque desalentador, no debiera causar extrañeza por cuanto la constante de la última década ha sido la instalación en política de un lenguaje político adversarial -muchas veces altisonante- que precedió la inflación en su oferta, reemplazando la narrativa programática por la revolucionaria. Y dado que, como le gusta citar a consultores y coaches, el lenguaje genera realidad, la de hoy no es más que la realidad que hemos forjado a punta de lenguajazos.

Curioso resulta en este devenir que hayan sido dos gobernantes más bien moderados los que inauguraron el ciclo de ofertones y ultras. Las reformas planteadas sobre la retórica de despojar a los poderosos de siempre, así como la de instalar el gobierno de los mejores que logrará en 30 días hacer más que otros en 30 años, sin embargo, son hoy pálidas muestras de una retórica que ya alcanza niveles equivalentes a los de los años 70 del pasado siglo, al punto que, en pocas semanas, José Antonio Kast logró desplazar al candidato de todas las fuerzas de la derecha y reinstalar con ello la narrativa de la lucha cultural.

Lo de hoy es más altisonante, qué duda cabe. La dictadura de Piñera, dicen algunos, como si esta frase les confiriera razones para combatirla por aire, mar y tierra. Sin duda que ellos lo creen, pero no se hacen cargo que el trasfondo de la afirmación justifica a los grupos armados que le declaran la guerra al estado oligarca y que los despoja a ellos, en tanto “izquierda amarilla”, de legitimidad y credibilidad para luchar contra la “derecha golpista”. Lo que es aún más grave, sin embargo, es que la comparación banaliza también la dictadura de Pinochet.

Para alguien que no conoció los horrores de la dictadura, que su referente de una sea el actual gobierno hace bastante menos gravosa la revisión de su legado parcializado. Más aún si su entorno suele reivindicar todo o parte de éste. No es extraño, por lo tanto, que en esa carrera por homologar a Piñera con Pinochet surja un contrapeso que busca equiparar a Boric con la UP y que elija construir una oferta política en base a mensajes del tipo “el único capaz de frenar el comunismo” o el ungido para” frenar a la izquierda atea”. De ahí a la “extirpación del cáncer marxista” hay muy pocos escalones.

La política y su lenguaje se encuentran sumidos en una autorreferencia infantil. Cada elección que pasa se afianza la tendencia a definir el propio proyecto en oposición a la generación, la clase o la religión del otro. Y tal como sucede con las frases altisonantes antes citadas, el problema de fondo va más allá del aumento carnavalesco en la temperatura de los antagonismos, el mensaje que entrega una clase política dedicada a tiempo completo a destruir a su adversario a cualquier costo es que ése es el único sentido de la actividad para la que concursan y piden el voto.

Así las cosas, en el carro en el que viajan los anti-ultraderechistas y los anti-ultraizquierdistas, se suben de colado los del partido de la gente; los soldados de Dios y los combatientes ancestrales. Nadie sabe para quién trabaja. O tal vez lo sabe, pero no le importa.

 

Publicaciones relacionadas

Escritor y columnista

Septiembre 23, 2022

Perfil: Antonia Urrejola, la diplomacia invisible. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

La canciller no ha conseguido convencer al presidente que, aunque Pedro Pascal le sonría con todos sus dientes, no puede comportarse en asuntos de relaciones exteriores como lo haría el actor, apoyando causas y firmando manifiestos esperando que su agente le consiga un mejor papel. La pataleta israelí del presidente es otro ejemplo. Todo indica […]

Waldo Díaz y Alfonso Peró

Septiembre 23, 2022

Lo que hay detrás de las duras críticas de Revolución Democrática y Comunes al TPP11 que Marcel y Tohá apoyan

Las duras declaraciones de RD y Comunes en contra del tratado forman parte de una ofensiva de Apruebo Dignidad para defender al subsecretario Ahumada, colocar márgenes a la dupla Marcel-Tohá y, sobre todo, resguardar el programa de gobierno tras la derrota del Apruebo y el correlato que tuvo en el cambio del eje de poder […]

Jorge Poblete

Septiembre 23, 2022

Filtración de documentos militares: las incógnitas que dejó el general del régimen de Maduro que ofreció ayuda a las FFAA

Fotografía de la llegada del general Quintero a la dirección de armas venezolana, el 26 de julio de 2016. Imagen: Twitter del DAEX

En septiembre de 2021, el Estado Mayor Conjunto analizó en un documento de 6 páginas una solicitud de audiencia con el entonces jefe del EMCO. La petición, según el reporte, la hizo un general de división venezolano que había “caído en desgracia” en el régimen de Maduro, tras un caso de robo de armas. El […]

Nelly Yáñez

Septiembre 23, 2022

Cómo fue el desembarco de los Amarillos en la política y sus planes para los 34 años del triunfo del “NO”

Crédito: Agencia Uno.

Desde las 15 horas de este viernes, una larga fila de adherentes firmaron en el ex Hotel Neruda por el nuevo partido. Su plana mayor será paritaria y, su lema, “Reformas y democracia”. Con el mensaje de que vienen a copar un centro político que fue abandonado, Cristián Warnken lanzó el nuevo referente a la […]

Ex-Ante

Septiembre 23, 2022

Reforma Previsional: Las primeras líneas de cómo quedará el 10% obligatorio

Ministros Mario Marcel (Hacienda) y Jeannette Jara (Trabajo). Créditos: Ministerio de Hacienda

Un ente público, ingreso de nuevas gestoras y la libertad de elección son la base de la propuesta que ha socializado el Ministerio del Trabajo en sus encuentros prelegislativos. El lunes el Gobierno anunciará cuándo ingresar el proyecto al Congreso.