Noviembre 7, 2021

La dictadura de Piñera. Por Camilo Feres

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta
Crédito: Presidencia.

La retórica ya alcanza niveles equivalentes a los de los años 70. La dictadura de Piñera, dicen algunos, como si esta frase les confiriera razones para combatirla por aire, mar y tierra. Sin duda que ellos lo creen, pero no se hacen cargo que el trasfondo de la afirmación justifica a los grupos armados que le declaran la guerra al estado oligarca y que los despoja a ellos, en tanto “izquierda amarilla”, de legitimidad y credibilidad para luchar contra la “derecha golpista”. Lo que es aún más grave, sin embargo, es que la comparación banaliza también la dictadura de Pinochet.

Estamos a pocas semanas de la elección presidencial y la noticia parece ser que ésta ha terminado moldeada más por la polarización creciente de la política y su discurso que por los resultados (y el clima) de las primarias que le precedieron. De ser ciertas las cifras que muestras las encuestas, la primera vuelta dejará como legado un enfrentamiento ente proyectos mutuamente excluyentes y cuya principal oferta política será su carácter antagónico entre sí.

Pero este resultado, aunque desalentador, no debiera causar extrañeza por cuanto la constante de la última década ha sido la instalación en política de un lenguaje político adversarial -muchas veces altisonante- que precedió la inflación en su oferta, reemplazando la narrativa programática por la revolucionaria. Y dado que, como le gusta citar a consultores y coaches, el lenguaje genera realidad, la de hoy no es más que la realidad que hemos forjado a punta de lenguajazos.

Curioso resulta en este devenir que hayan sido dos gobernantes más bien moderados los que inauguraron el ciclo de ofertones y ultras. Las reformas planteadas sobre la retórica de despojar a los poderosos de siempre, así como la de instalar el gobierno de los mejores que logrará en 30 días hacer más que otros en 30 años, sin embargo, son hoy pálidas muestras de una retórica que ya alcanza niveles equivalentes a los de los años 70 del pasado siglo, al punto que, en pocas semanas, José Antonio Kast logró desplazar al candidato de todas las fuerzas de la derecha y reinstalar con ello la narrativa de la lucha cultural.

Lo de hoy es más altisonante, qué duda cabe. La dictadura de Piñera, dicen algunos, como si esta frase les confiriera razones para combatirla por aire, mar y tierra. Sin duda que ellos lo creen, pero no se hacen cargo que el trasfondo de la afirmación justifica a los grupos armados que le declaran la guerra al estado oligarca y que los despoja a ellos, en tanto “izquierda amarilla”, de legitimidad y credibilidad para luchar contra la “derecha golpista”. Lo que es aún más grave, sin embargo, es que la comparación banaliza también la dictadura de Pinochet.

Para alguien que no conoció los horrores de la dictadura, que su referente de una sea el actual gobierno hace bastante menos gravosa la revisión de su legado parcializado. Más aún si su entorno suele reivindicar todo o parte de éste. No es extraño, por lo tanto, que en esa carrera por homologar a Piñera con Pinochet surja un contrapeso que busca equiparar a Boric con la UP y que elija construir una oferta política en base a mensajes del tipo “el único capaz de frenar el comunismo” o el ungido para” frenar a la izquierda atea”. De ahí a la “extirpación del cáncer marxista” hay muy pocos escalones.

La política y su lenguaje se encuentran sumidos en una autorreferencia infantil. Cada elección que pasa se afianza la tendencia a definir el propio proyecto en oposición a la generación, la clase o la religión del otro. Y tal como sucede con las frases altisonantes antes citadas, el problema de fondo va más allá del aumento carnavalesco en la temperatura de los antagonismos, el mensaje que entrega una clase política dedicada a tiempo completo a destruir a su adversario a cualquier costo es que ése es el único sentido de la actividad para la que concursan y piden el voto.

Así las cosas, en el carro en el que viajan los anti-ultraderechistas y los anti-ultraizquierdistas, se suben de colado los del partido de la gente; los soldados de Dios y los combatientes ancestrales. Nadie sabe para quién trabaja. O tal vez lo sabe, pero no le importa.

 


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Noviembre 26, 2021

El amargo despertar de Jaime Bassa y el fantasma del Rechazo. Por Jorge Schaulsohn

“Es evidente que un gobierno encabezado por José Antonio Kast estará muy atento a lo que pase en la Convención y será un actor relevante que no tendrá ningún miramiento con jugar un rol protagónico en el debate constitucional y en el plebiscito de salida de ser necesario, empleándose a fondo con todo el poder […]

Ex-ante

Noviembre 26, 2021

Los entretelones de la integración de Paula Daza a la campaña de Kast y el factor Izkia Siches

Paula Daza, al anunciar su ingreso a la campaña de Kast, desde un consejo de gabinete en Cerro Castillo. Foto: Agencia Uno

Paula Daza solicitó un permiso sin sueldo para sumarse a la campaña de Kast. Daza venía siendo sondeada desde hace dos semanas e inicialmente pensaba en hacerlo fuera de su horario de trabajo en el ministerio. Un factor relevante en su decisión fue que horas antes Izkia Siches había sido nombrada jefa de campaña de […]

Sebastián Edwards Sin Fronteras: inflación y crecimiento con miras al balotaje

En un nuevo capítulo del podcast Sin Fronteras, el economista y consultor internacional Sebastián Edwards analiza el panorama económico y político del país, además de los ajustes de programa de los candidatos presidenciales Gabriel Boric y José Antonio Kast.

Ex-ante

Noviembre 26, 2021

Perfil: La biografía y trayectoria política de Paula Daza, la doctora que se integró a la campaña de Kast

Crédito: Agencia Uno.

La subsecretaria de Salud Paula Daza confirmó este viernes que se sumará a la campaña de segunda vuelta de Kast, pidiendo permiso sin goce de sueldo. Las gestiones para fichar a la doctora, que en la encuesta CEP divulgada en septiembre aparece como el personaje público mejor evaluado en el país, fueron realizados por el […]

Ex-ante

Noviembre 26, 2021

Subsecretaria de Salud Paula Daza se suma a equipo de campaña de Kast

La subsecretaria de Salud Paula Daza confirmó este viernes en una conferencia de prensa que se sumará al equipo de campaña de José Antonio Kast.