Enero 15, 2023

La cuenta del PPD y las listas separadas. Por Camilo Feres

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta
Natalia Piergentili, presidenta del PPD, durante las elecciones internas de agosto de 2021. Crédito: Agencia UNO.

Los expertos electorales aún debaten sobre los efectos que podría tener dividir al oficialismo en dos listas, pero en la mayoría de los casos se especula con efectos negativos más o menos acotados según quién opine. Pero donde no parece haber dos opiniones es en los costos que acarreará la división al interior del gobierno.


Los partidos que hoy sustentan al gobierno pudieron haberse unido antes de resultar electo Gabriel Boric. En esas frías noches de mayo de 2021 en las que se cocinaban las primarias con miras a la elección presidencial de noviembre, los partidos del hoy denominado Socialismo Democrático, junto a sus hoy compañeros de Apruebo Dignidad, llegaron a las puertas del altar para una primaria conjunta.

Pero la iniciativa fue defenestrada, cuenta la leyenda, por un veto del Frente Amplio al PPD ejecutado por Convergencia, pero digitado, tras bambalinas, por el entonces poderoso Giorgio Jackson.

Han pasado casi dos años desde la bochornosa retirada del socialismo de esas negociaciones y de la subsecuente improvisada y poco decorosa primaria convencional de los “picados”, pero para más de uno de los involucrados, esa cuenta sigue anotada en la cacha del revólver.

Es probable que la decisión del PPD de bloquear una lista única del oficialismo con miras a la elección de consejeros constituyentes tenga esas anotaciones entre sus razones no oficiales, pero, dado el negativo efecto que la separación del oficialismo en dos listas tendrá para la ya difícil gestión política de Carolina Tohá, la tesis de la vuelta de mano no parece ser la más convincente.

Los expertos electorales aún debaten sobre los efectos que podría tener dividir al oficialismo en dos listas, pero en la mayoría de los casos se especula con efectos negativos más o menos acotados según quién opine. Pero donde no parece haber dos opiniones es en los costos que acarreará la división al interior del gobierno.

En efecto, hasta los propios impulsores de la idea la sitúan como una forma de posicionar las diferencias del Socialismo Democrático en materias que están en el corazón de la gestión gubernamental y aunque el discurso apunte a una diferenciación entre pactos, el subtexto no puede sino mostrar una diferencia con el gobierno. Un gobierno donde la gestión política recae en una ministra de sus filas.

Así las cosas, en la reivindicación del PPD parece existir más que revancha o cálculo electoral inmediato. El bloqueo a la lista única se sustenta en un diagnóstico político, uno que, aunque no se exprese en voz alta, apunta a que la debilidad del gobierno en general y del Presidente en particular son estructurales, lo que hace aconsejable abrir la baraja y apostar por la diferenciación.

El correlato de la apuesta por la diferenciación parece ser la convicción sobre que los vientos que permitieron en el pasado al Frente Amplio marginar al Socialismo Democrático de su primaria han cambiado de dirección y refrendarlo en una elección podría inclinar definitivamente la balanza en favor de los otrora parientes pobres del “aglomerado” oficialista, como lo denominó hace poco Carlos Ruiz.

La lectura que hace el PPD parece apuntar a salir del empate técnico en que ambas coaliciones habitan el gobierno, que, aunque ha sido compensado tras la derrota del 4 de septiembre y los tiene en la conducción de facto del Ejecutivo, no acompaña ese peso específico con una mayor presencia de sus aliados naturales y generacionales en el conjunto del gobierno, que les permita ejercer mayor control y poder dentro de él.

En este diseño, entonces, probablemente sí pesa el recuerdo de la ignominia de las primarias, pero no en clave rencorosa, sino como lección aprendida: la generación que creció a costa de antagonizar con ellos, no se replegará por las buenas. Cada espacio que les han cedido ha sido a condición de una derrota y con la necesidad como consejera. Y en esta ocasión las cosas no tienen por qué ser diferentes.

La apuesta, por lo tanto, no es electoral sino de poder. El objetivo no es tener un consejero más o uno menos, sino crecer con miras a un futuro ajuste del tablero, en el que aspiran avanzar un par de posiciones más de la misma forma que lo vienen haciendo desde la elección presidencial: de marginados a invitados, de invitados coanfitriones y ahora, quién sabe, pasar de coanfitriones a poner la música e incluso a extender invitaciones.

La pregunta que queda, sin embargo, es si el diseño en comento es ejecutado por el PPD pero impulsado por una mayoría en el Socialismo Democrático tras bambalinas, o si solo es una arenga que inicia y termina en el otrora llamado partido instrumental. La respuesta quedará a la vista en pocos días.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Negligencia: El certificado que desmiente la versión de Migraciones de que no otorgó permiso de trabajo a sospechoso del asesinato de Ojeda tras el crimen

A través de una declaración pública, el Servicio Nacional de Migraciones negó este sábado que Maickel Villegas -sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda- haya obtenido un permiso que habilitara para trabajar en Chile después del homicidio, como señaló y reitera Ex-Ante sobre la base de documentación oficial. El texto del SNM dice que […]

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Lo que se sabe de la captura de Maickel Villegas: un bus de migrantes a las 11 am, una biometría y la alerta roja

Venía a bordo de un bus, cuando la policía de migración de Costa Rica le pidió la identificación y le realizó una biometría. Eran las 11 am del viernes y Maickel Villegas, un venezolano de 27 años, integrante del temible Tren de Aragua, encendió la alarma roja de Interpol. Fue detenido y Chile hace gestiones […]

Director ejecutivo del Centro Democracia y Comunidad (CDC)

Julio 13, 2024

La grandeza política. Por Joaquín Orellana

No basta con llamados a la unidad frente a un adversario común. Urge un trabajo oportuno en el posicionamiento de liderazgos, en la construcción de relatos que hagan sentido a las mayorías y también en el desarrollo de programas para dar soluciones eficaces en materia de política pública a problemas que son críticos.

Escritor y columnista

Julio 13, 2024

Gonzalo Winter: Orgía de lombrices. Por Rafael Gumucio

Winter quiso convertir el debate sobre la ley electoral en uno sobre el capitalismo y su concentración de la riqueza. Gran tema, demasiado grande para no enredarse en su excesiva tela. Elevar el debate en el Congreso es siempre peligroso, pero elevarlo sin tener una buena cuerda con que guiarlo desde tierra, es simplemente suicida.

Manuel Izquierdo P.

Julio 13, 2024

Ex subsecretaria Carolina Valdivia: “A Petro no le importa mucho la institucionalidad internacional”

Imagen: Agencia Uno

Para la investigadora del CEP y ex subsecretaria de Relaciones Exteriores, la defensa que hace el Presidente colombiano de Daniel Jadue “es inaceptable porque es una injerencia en asuntos internos. Es desconocer cómo funciona la democracia, que requiere y exige la separación de poderes”. Por otro lado, con respecto a las señales de Caracas frente […]