Febrero 6, 2022

Joaquín Fermandois: el estallido explicado desde el mito de Sísifo. Por Bernardo Solís

Ex-Ante

La democracia en Chile. Trayectoria de Sísifo (Ediciones Universidad Católica de Chile, 579 páginas, 2021), del historiador Joaquín Fermandois, es un esfuerzo monumental por explicar la historia de la democracia en Chile sacudiéndose varios de los mitos que hablan de la excepcionalidad nacional y de la leyenda negra que atribuye la construcción del Estado a oscuras fuerzas oligárquicas.

Fermandois, combinando realismo y muchas cuotas de pesimismo, lo que cuenta es una deriva en que la construcción y desmoronamiento suelen sucederse. La cita de José Ortega y Gasset que da título al libro lo explica bien: “porque tiene este Chile algo de Sísifo, ya que, como él vive junto a una alta serranía, y como él, parece condenado a que se venga abajo cien veces, lo que con su esfuerzo cien veces elevó”. Ortega lo escribió en diciembre 1928, hace casi 94 años.

Cuando el libro ya estaba en la editorial, se produjeron los sucesos del 18 de octubre de 2019, “acontecimiento magno y completamente inesperado, todavía creo que en gran medida espontáneo, al cual rápidamente se le bautizó como ‘la contingencia’ y luego como ‘estallido social’”, cuenta Fermandois, que aporta de las descripciones más finas del proceso. Dice: “Mostraba los rasgos de fiesta o más bien de carnaval, uno de sus rostros más acusados, pero sin frontera con el empleo o lenidad ante la violencia. Tuvo un aspecto pacífico, quizás mayoritario entre manifestantes y protestatarios, con la característica eso sí que -quizás por este fenómeno especial de que no tenía dirigentes ni voceros y probablemente carecía de jerarquías- no emergía de esta masa una diferenciación ni menos una condena de la violencia, salvo cuando se originaba de las fuerzas policiales. En todas sus múltiples manifestaciones, desde un primer momento demandaba la caída del gobierno -electo con clara mayoría dos años antes- y un cambio institucional de cabo a rabo”.

Sobre la violencia, Fermandois añade otra descripción, aplicable todavía: “Hay otro elemento, el que refleja una paramilitarización de la política moderna en una síntesis peculiar con los estilos de vida de contracultura activista y movilizada, que practica la violencia callejera más o menos organizada y no pocas veces con un claro sentido estratégico; ello incluía un estilo en la vestimenta y en los instrumentos, no pocos de ellos mortíferos, aunque no alcanzaban ni al puñal ni al arma de fuego. De todas maneras, se trataba de un instrumentarlo bélico y de un espíritu revolucionario que brinca a la acción (…) No se trata de brigadas ni de una organización de jerarquías aparentes; funcionan, sin embargo, con una combinación de espontaneidad y estrategia que acompaña a estos fenómenos en la modernidad. Es casi seguro que no es solo un grupo u organización, sino que un número difuso de ellos”.

Los treinta años

Hacia el final del libro –luego de describir los últimos 200 años de historia nacional–, Fermandois se concentra en el país de los treinta años y los cambios en la región. “(…) las cosas fueron cambiando en la actitud de Chile. El verse como modelo de una política que confrontaba a la tendencia antiimperialista y de discurso más radical, alimentaba una mala conciencia de parte de la izquierda chilena de situarse en el campo equivocado, a pesar de que en muchas partes del mundo se alababan los resultados de propia gestión. A la agresividad venezolana se le irían sumando Nicaragua, Ecuador, Bolivia y en algunos sentidos hasta Argentina”.

Hay un punto sobre esa descripción de los treinta años. Fermandois describe una contracorriente de dos tendencias, que sindica como la devastación y el cultivo, que se expresan aunque no necesariamente se compensan. Existen y a veces coexisten, dice.

“El tránsito de la política tradicional de la modernidad –desarrollo económico, social y educacional– al debate sobre valores, expresado en muchas partes como las ‘guerras culturales’, se ha dado en muchas sociedades democráticas y no democráticas, aunque todas ellas se desprenden en gran medida de los procesos de democratización vinculados a la evolución civilizatoria, y también ha tenido su lugar en Chile y probablemente pasen a ocupar un lugar cada día más central”, escribe el historiador.

Y agrega: “Como tanta frase hecha, la idea de que existen ‘conflictos no resueltos’ es aplicada constantemente en el Chile actual, como si pudiese existir una sociedad humana con conflictos resueltos; ese sí sería el fin de la historia y de la humanidad”.

El futuro

Fermandois, hace meses, alcanza a vislumbrar los debates actuales y los que vienen. Se concentra, entre otros puntos, en las identidades que buscan instalarse en la política.

“Todos ellos están colocados en la probabilidad de que se constituyan en grietas que no solo erosionan a la sociedad sino a lo que aquí interesa, afectan a la democracia. Existe bastante experiencia en la modernidad de que las divisiones finalmente nacionales o sectarias no se traducen en una multiplicidad de pequeñas democracias, sino en una de pequeñas autocracias, pocas o ninguna en un paradigma de la política moderna en el sentido positivo de la palabra, si es que consideramos a la sociedad abierta como tal. Puede ser que se active la otra probabilidad, de que sean factores que vivifiquen la democracia, que le proporcionen la energía, el grado de competencia, un grado limitado de contestación (contentious democracy) ya que el debate público es lo que hace surgir el interés por la participación, o eso se espera”.

Así, el desafío para Fermandois no es sino responder a una duda: “la cuestión es si la sociedad chilena –en esto no difiere de dilemas en gran parte del mundo– se constituirá como grupos segmentados de bandas, o si en su conjunto estos renovarán una conciencia de comunidad”.

Publicaciones relacionadas

Mario Gálvez

Septiembre 28, 2022

Cambios en La Araucanía: Interior alista salida de delegado de Boric antes de viaje de Tohá a la Macrozona Sur

Vinculado a la problemática indígena y cercano del jefe de gabinete de Boric, Matías Meza-Lopehandía, el delegado presidencial en La Araucanía, Raúl Allard, ha sido cuestionado por su falta de redes políticas en una zona de alta conflictividad. Su salida del cargo aparece como las más segura y debería concretarse antes del 5 de octubre, […]

Ex-Ante

Septiembre 28, 2022

Lo que hay detrás de la dura crítica de los diplomáticos de carrera al embajador chileno en España y a desaciertos en relaciones exteriores

Embajador de Chile en España, Javier Velasco. Créditos: Ministerio de Relaciones Exteriores

Adica emitió un comunicado público con críticas al comportamiento del embajador amigo del Presidente Boric. “La discreción, criterio y prudencia, características básicas para llevar adelante nuestra labor especializada, no han sido la tónica de las últimas semanas”, dice el gremio.

Mario Gálvez

Septiembre 28, 2022

[Confidencial] Las causas por despidos de embarazadas contra el nuevo Conservador de Santiago nombrado por el gobierno

Tres causas presentadas en los tribunales de Concepción, donde oficiaba de notario, dan que cuenta que Carlos Miranda Jiménez pidió desafuero maternal contra las trabajadoras que estaban en estado de gravidez. Una de ellas tuvo que confirmar con un certificado su situación personal.

David Tralma

Septiembre 28, 2022

Ex presidenta de la Convención reaparece en Grecia: “Dentro de poco puede haber otra crisis social”

Tras su participación en un foro de políticas epidemiológicas ambientales, en donde expuso sobre el proceso constitucional que encabezó y que fue rechazado, María Elisa Quinteros concedió una entrevista para el medio Kathimerini.

Eduardo Olivares

Septiembre 27, 2022

TPP11: Chile solo ha perdido un caso de disputa internacional entre el Estado e inversionistas extranjeros

Sede del Ciadi, en Washington. Créditos: Ciadi/Icsid

La campaña de side letters en torno al TPP11 busca que Chile quede excluido del capítulo de inversiones del acuerdo. Hasta ahora, sin embargo, en el Ciadi existe una tendencia favorable a los intereses de Chile.