Octubre 18, 2022

Jaime Quintana y 18-O: “Una disculpa de las actuales autoridades y ministros que insultaron a Carabineros ayudaría a restablecer las confianzas”

Alfonso Peró
Senador Jaime Quintana. Crédito: Agencia Uno.

El senador (PPD) Quintana, quien jugó un rol protagónico en las tratativas  sobre el acuerdo para cambiar la constitución y evitar un retroceso democrático tras el 18-0, evoca las tensiones y negociaciones que ocurrieron en esas jornadas. Recuerda que no fue posible una declaración transversal a favor del orden público porque desde su sector se negaron a sacarse una foto con la derecha. “Si el gobierno se va a pronunciar sobre la conmemoración de fechas emblemáticas, también me habría gustado un pronunciamiento sobre el 5 de octubre, fecha en la cual Chile recuperó la democracia”, señala.


-¿Dónde estaba el 18 de octubre de 2019? ¿Cuándo percibió que las protestas se estaban saliendo de control?

-El 18 de octubre me encontraba en mi región, asistiendo a distintas actividades en Collipulli y Lautaro. Gradualmente durante la jornada se fueron incrementando los reportes de desórdenes y violencia por parte de manifestantes y la policía. Nada estaba demasiado claro en las primeras horas. Cuando me mostraron un video de una joven estudiante en Estación Central sangrando por el impacto de un balín, me di cuenta que esa no era una protesta cualquiera. Más tarde, por supuesto, el incendio del edificio de Enel vino a reforzar que esto se trataba de un evento completamente fuera de lo normal.

-¿Cuáles fueron los momentos más duros?

-En lo personal, y esto nunca lo he contado, un día camino a Valparaíso nos topamos con un taco por un paro de camiones y al ver que se trataba de un auto de alguna autoridad –aunque por los vidrios oscuros no notaron de quién se trataba- varias personas se empezaron a bajar acercándose al vehículo con ánimo de turba; por suerte el conductor con gran habilidad logró encontrar un espacio por donde salir rápidamente.

En lo político, a finales de noviembre, luego de una de las jornadas más violentas en todo el país, desde la presidencia del Senado hicimos un esfuerzo por sacar una declaración transversal que ponía el acento en la necesidad de restablecer el orden público, con respeto de los derechos humanos. Lamentablemente, desde mi sector algunos no querían una foto con la derecha ni salir hablando de seguridad y se terminaron bajando. Eso fue bien triste.

-¿Cómo fueron sus relaciones con La Moneda esos días?

-Tuve y tengo muchas críticas respecto de cómo La Moneda manejó el estallido social, y también sobre la responsabilidad del gobierno del presidente Piñera en haber propiciado las condiciones para que se produjera con la intensidad que tuvo: no olvidemos el portazo al proyecto de nueva Constitución, Aula Segura o las irónicas declaraciones de varios ministros sobre el alza en el costo de la vida. Sin embargo, entendiendo el rol de Estado que me correspondía en ese minuto, mi relación con palacio fue siempre de mutuo respeto y de disposición al diálogo.

De hecho, el domingo 20 viajé en un accidentado vuelo a la primera reunión de los tres poderes del Estado con el presidente Piñera. Luego, cuando discutíamos el acuerdo constitucional, el rol del entonces ministro Blumel, tras bambalinas, fue bien importante. Al día siguiente el presidente Piñera me llamó para felicitarnos por haber alcanzado ese histórico acuerdo transversal.

-¿Cómo se generó el acuerdo político del 15 de Noviembre de 2019? ¿Por qué se ha entrampado la opción de establecer uno ahora?

-El año 2019 no había ninguna experiencia previa reciente sobre acuerdos transversales de esa magnitud. Todo se fue haciendo sobre la marcha y logramos estampar la firma de todos los partidos, desde el FA hasta la UDI, tras tres días de maratónicas negociaciones. Algunos dicen que el contexto de violencia y descontrol apuró las cosas, pero la verdad es que también podría haberlas descarrilado. No era evidente que el mundo político iba a reaccionar de la manera en que lo hizo. Mirando hacia atrás, pienso que la línea entre eso y un quiebre completo de la institucionalidad era bien delgada. Pero creo que tuvimos la visión de Estado y el sentido de urgencia que se requería.

En ese sentido, me preocupa que ahora todo se esté dilatando demasiado, aun teniendo la experiencia de un acuerdo transversal hace 3 años. No nos olvidemos que estamos en el tercer intento de proceso constituyente. Me tocó ver como muchos en la política y el empresariado expresaron su arrepentimiento por no haber creído en el primer proceso de la presidenta Bachelet. No nos vaya a pasar lo mismo ahora. Haría un llamado a todos a apurar el tranco.

-Como presidente del Senado en ese momento, fue uno de los principales artífices, ¿qué hacer ahora? ¿Alguna autocrítica?

-El año 2019, a diferencia de lo que se piensa, también dependíamos completamente de la derecha. Sin ellos, no había ninguna posibilidad de alcanzar los 2/3. El diálogo con el entonces oficialismo fue muy estratégico y un momento clave fue cuando el domingo 10 de noviembre, tras una reunión en la casa del presidente Piñera, los principales dirigentes del sector se abren por primera vez a una nueva Constitución. Tras eso, buscamos amarrar de inmediato esas buenas intenciones en un acuerdo concreto que terminamos suscribiendo esa misma semana.

Hoy día, la derecha ya dijo que estaban por una nueva Constitución, incluso antes del resultado del plebiscito, y pienso que ha faltado fuerza para hacer valer ese compromiso, así como una mayor disposición del actual oficialismo para aceptar que el bochorno de la Convención Constitucional ha sido la mayor derrota política del progresismo desde el retorno de la democracia, sin parangón ni matiz alguno. Todos tienen que ceder. De eso se trata alcanzar un acuerdo.

Sobre autocríticas, más que en el acuerdo mismo que creo fue un hito histórico, pienso que las reformas constitucionales posteriores para agregarle otros elementos al proceso constituyente pudieron haber sido mejor maduradas. En particular, los escaños reservados que podrían haberse diseñado de otra forma y la posibilidad de formar listas de independientes, que nunca debió haber existido.

-Algunos analistas han planteado que las autoridades de gobierno que en 2019 no condenaron la violencia y tuitearon contra Carabineros y otras instituciones del país deben retractarse, que no es llegar y mirar para adelante

-Yo también fui crítico del accionar de Carabineros durante el estallido, pues las violaciones a los derechos humanos fueron evidentes y están consignadas en varios informes de organismos nacionales e internacionales. Pero intenté nunca perder de vista que no era un mero espectador, que mis palabras podían tener consecuencias y que Carabineros iba a seguir existiendo y teniendo un rol central en el combate al delito y la inseguridad, que siempre es una de las principales prioridades de las personas.

Entiendo que la nueva generación que llegó a La Moneda, por sus propias declaraciones anteriores, llevaba ya un tiempo preparándose para gobernar. Los ministros y autoridades que insultaron a Carabineros debieron haber medido mejor sus palabras. Creo que una disculpa no los rebajaría sino que ayudaría a restablecer las confianzas.

-El ex Jefe del Segundo Piso, Cristián Larroulet y Sergio Micco han dicho que querían hacer caer a Piñera. ¿Quiénes?

-Puede haber habido sectores extremos que querían hacer caer al gobierno, pero cuando eso ocurre, un gobierno también tiene que preguntarse qué cosas ha hecho mal para llegar a ese nivel de animadversión. Sin embargo, el acuerdo del 15 de noviembre es una muestra concreta de que, al menos la mesa del Senado y casi todos los partidos políticos, estuvimos empujando los cambios desde la institucionalidad y no en contra de ella.

-¿Dónde está el octubrismo hoy? 

-El octubrismo es un eslogan que no permite ver bien lo que fue un momento de inflexión en el país. No soy de los que creen que Chile se estaba cayendo a pedazos antes del estallido pero tampoco de aquellos que hoy día quieren hacer ver como si nada hubiera pasado. Los estallidos sociales se producen en países con condiciones estructurales que los propician. En Chile es la desigualdad. Prefiero quedarme con eso más que con el eslogan del octubrismo que reivindica la violencia.

-¿Qué le pareció el mensaje del presidente Boric por la conmemoración del estallido?

-Me pareció un buen mensaje, intentando buscar un equilibrio entre las tesis más extremas que se han levantado para explicar las causas del malestar. Puso el foco en la desigualdad. No podemos olvidar las necesarias transformaciones estructurales que parten de la Constitución hacia abajo. Incluso recuerdo que en los días posteriores al estallido algunos decían que lo constitucional no era tema, que había que concentrarse en las urgencias sociales; un completo error de diagnóstico que siento se está volviendo a instalar hoy día en ciertos sectores.

Ahora bien, si el gobierno se va a pronunciar sobre la conmemoración de fechas emblemáticas, también me habría gustado un pronunciamiento sobre el 5 de octubre, fecha en la cual Chile recuperó la democracia. Creo que hizo falta.

-El socialismo democrático asumió un rol protagónico en La Moneda después del plebiscito, equiparando los equilibrios en el Comité Político, pero la agenda sigue una línea que no ha variado lo suficiente, prueba de aquello es la aprobación del TPP11 en el senado y la postergación del mismo por parte del Presidente

-Ciertamente esto de las dos coaliciones es algo que aún no logra cuajar del todo. Los ministros y ministras del Socialismo Democrático son los mejor evaluados del gabinete y pienso que debieran hacer sentir su impronta con mayor fuerza. No por capricho, sino porque le haría bien al país. Respecto del TPP11, pese a no haberlo apoyado, espero que el Presidente Boric respete la decisión democrática del Congreso. No creo que este sea un tema donde valga la pena enfrascarse en un gallito entre dos poderes del Estado.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Negligencia: El certificado que desmiente la versión de Migraciones de que no otorgó permiso de trabajo a sospechoso del asesinato de Ojeda tras el crimen

A través de una declaración pública, el Servicio Nacional de Migraciones negó este sábado que Maickel Villegas -sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda- haya obtenido un permiso que habilitara para trabajar en Chile después del homicidio, como señaló y reitera Ex-Ante sobre la base de documentación oficial. El texto del SNM dice que […]

Ex-Ante

Julio 13, 2024

Lo que se sabe de la captura de Maickel Villegas: un bus de migrantes a las 11 am, una biometría y la alerta roja

Venía a bordo de un bus, cuando la policía de migración de Costa Rica le pidió la identificación y le realizó una biometría. Eran las 11 am del viernes y Maickel Villegas, un venezolano de 27 años, integrante del temible Tren de Aragua, encendió la alarma roja de Interpol. Fue detenido y Chile hace gestiones […]

Director ejecutivo del Centro Democracia y Comunidad (CDC)

Julio 13, 2024

La grandeza política. Por Joaquín Orellana

No basta con llamados a la unidad frente a un adversario común. Urge un trabajo oportuno en el posicionamiento de liderazgos, en la construcción de relatos que hagan sentido a las mayorías y también en el desarrollo de programas para dar soluciones eficaces en materia de política pública a problemas que son críticos.

Escritor y columnista

Julio 13, 2024

Gonzalo Winter: Orgía de lombrices. Por Rafael Gumucio

Winter quiso convertir el debate sobre la ley electoral en uno sobre el capitalismo y su concentración de la riqueza. Gran tema, demasiado grande para no enredarse en su excesiva tela. Elevar el debate en el Congreso es siempre peligroso, pero elevarlo sin tener una buena cuerda con que guiarlo desde tierra, es simplemente suicida.

Manuel Izquierdo P.

Julio 13, 2024

Ex subsecretaria Carolina Valdivia: “A Petro no le importa mucho la institucionalidad internacional”

Imagen: Agencia Uno

Para la investigadora del CEP y ex subsecretaria de Relaciones Exteriores, la defensa que hace el Presidente colombiano de Daniel Jadue “es inaceptable porque es una injerencia en asuntos internos. Es desconocer cómo funciona la democracia, que requiere y exige la separación de poderes”. Por otro lado, con respecto a las señales de Caracas frente […]