Sichel tras la derrota de Desbordes: “Lo que pasó, tiene que quedarse en RN, aunque voy a seguir pidiendo libertad de acción”

José Miguel Wilson
Sebastián Sichel

“Me estoy preparando en lo programático. Estoy revisando los programas de los otros candidatos y viendo debates antiguos”, dice Sebastián Sichel, quien este lunes participará en el primer debate con sus rivales a la primaria presidencial de Chile Vamos.  El precandidato independiente cree que después de los últimos resultados electorales, la coalición debe sacar lecciones, no caer en una guerra de ofertones y ponerse como meta urgente crecer a un nuevo electorado.

¿Qué lectura tiene de las elecciones de RN, donde Desbordes salió derrotado? Algunos creen que él al postular a la interna, arriesgó demasiado y dejó su prioridad por La Moneda… 

Mario Desbordes tomó la decisión de competir en RN y yo no pertenezco al partido y no me inmiscuyo en sus decisiones, pero parece que tenía una importancia capital, legítima, ser presidente del partido. Tengo mis respeto personal por él, a pesar de que hemos tenido diferencias en las formas. Pero lo que lo pasó en el partido, tiene que quedarse en el partido. Aunque yo voy seguir solicitando a todos los partidos una libertad de acción, porque es la mejor forma de tener una coalición amplia.

Entonces, tras estos resultados, que también incidirán en una nueva composición de su Consejo General, ¿se debiese discutir la libertad para que eventualmente algunos militantes lo apoyen sin riesgo a represalias?

Lo que me pasa es que la libertad de acción debiese ser natural en una coalición democrática, que va a una primaria para ir en conjunto. No dar libertad de acción no solo me parece antidemocrático, sino contrario al sentido común, lo que ha pasado es que mucha gente de RN, la UDI y Evópoli, me está apoyando y debiera ser natural que un independiente pueda recibir apoyos transversales. Lo raro es esta cárcel de los partidos. La libertad de acción debiera ser desde el día uno. Mucha gente me dice, quiero apoyarlo, pero me da miedo que me expulsen del partido.

Hay una inquietud instalada en Chile Vamos, después de las últimas jornadas electorales desde el plebiscito, en el sentido de que si se sigue la tendencia, el candidato presidencial de oficialismo no pasaría a segunda vuelta. Incluso el presidente de la UDI, haciéndose cargo de ese temor, ha dicho que la presidencial se juega en otra cancha…

Hay que aprender las lecciones que nos dejaron estas elecciones y me preocupa cómo han reaccionado algunas candidaturas. La primera lección es que hay que crecer hacia nuevos mundos. Solo con la votación de los partidos de derecha y de Chile Vamos ya no alcanza para gobernar y darle estabilidad al país. La endogamia y el ombliguismo puede ser mortal. He visto en la agresividad del vocero de Lavín o en Desbordes conmigo, un mal signo. Si uno quiere crecer hacia el centro, hacia un mundo liberal, independiente o de la ex Concertación, parece raro que toda la odiosidad se concentre hacia donde hay que crecer. Hay que gastar el tiempo valioso de la primaria para invocar a otros. Si nos concentramos solo en los que estábamos, no da. Hay que ampliar la base electoral. Hay que demostrarle al país que hay un mejor proyecto que el comunismo, con liderazgos nuevos e ideas nuevas.

Hugo Eduardo Herrera, asesor político de Desbordes, dijo que el escenario de la segunda vuelta está abierto y coincide en algo que plantea: que es clave un diagnóstico. ¿La centroderecha hizo un debido balance, incluso, desde el estallido social?

No. Se ha hecho la interpretación más fácil de todas, tratar de culpar al Gobierno y tratar de culpar a otros. Es el peor error que uno puede hacer. Cuando te va mal y no logras lo que obtuviste, en vez de de hacer una autocrítica, empiezas a criticar y atacar fuertemente a la gente que te rodea. Trato de ser optimista, pero el escenario electoral está abierto, hay que aprender la lección. Traer a nueva gente y entender que el verbo debe ser “nuevo”. Cómo instalamos una cultura reformista en la centroderecha que interprete a más gente que la que votaba habitualmente por la centroderecha. Puedo decir que con orgullo, a mi campaña la está apoyando gente desde la UDI, pasando por RN, hasta ex DC. Estoy tratando de crecer y generar una gran masa electoral. El otro día en un debate entre los voceros, todos me pegaban por algo que yo espero que sea una virtud, que no vengo de acá y no nací con el ADN del voto del Sí. Es volver a los 90. Si somos choros entre nosotros, vamos a lograr que termine gobernando el PC.

Desde las otras candidaturas también le reprochan, Sebastián, que le pega demasiado a Lavín. Particularmente Desbordes es el que sostiene que ha habido declaraciones desafortunadas de su parte.

Varias cosas. Creo que una primaria es para debatir proyectos de futuro. No puede ser un baile de máscaras. Hay que hacer un debate sobre qué tipo de liderazgo quiere Chile Vamos y eso me parece legítimo. Yo jamás he caído en las críticas personales. Y lo que veo es el policía bueno y el policía malo. El vocero de Lavín (N del R: Rodolfo Carter) atacándome todo el día, inventado, dijo. El otro día me dijo otra cosa peor, algo así como vendido. Y Desbordes defendiendo a Lavín, por otro lado, como una cosa simbiótica. Y yo diciendo que quiero debatir sobre matrimonio igualitario, sobre el salario mínimo. He tratado de tener un debate para evitar el ataque y la rencilla personal.

¿A qué atribuye esta simbiosis, como dice, entre Desbordes y Lavín?

Lo veo más bien como una cercanía en lo programático. El mismo Lavín dijo que votaría Desbordes, si no pudiera votar por él mismo y Mario ha salido a defender a Joaquín. Piensan parecido respecto de lo que quieren para Chile y yo tengo diferencias con ellos.

Tras la presentación del programa de Jadue, ¿se hace difícil para cualquier candidato de Chile Vamos equiparar una oferta atractiva para la ciudadanía, independiente que sea cumplible o imcumplible?

Lo que tenemos que rechazar inmediatamente en el mundo de Chile Vamos es la guerra de los ofertones. Eso se llama populismo. Nosotros tenemos que evitar los ofertones. Mostrar que nuestro proyecto distinto y alternativo se basa en la seriedad, en la capacidad de presentar reformas, ayudas integrales. La pelea de quién da el bono más alto, quién asegura el sueldo mínimo más alto, quién paga más al bolsillo, es validar la lógica del populismo. El populismo y el comunismo se derrota mostrando que hay ideas mejores, integrales y con gradualismo. Nuestra diferencia con la izquierda, no es la mejor oferta electoral, es la capacidad de ser serios.


Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Diciembre 5, 2021

Pablo Ortúzar: “Parisi es la espada de Damocles del sistema político chileno, el héroe demagógico que la gente espera”

Para Pablo Ortúzar, antropólogo e investigador del IES, la actual crisis de confianzas en el país es también una crisis moral. Dice que de no mediar una reforma al espíritu de Chile, “le veo un futuro triste y oscuro, que parirá una generación gris y derrotada”. Además, afirma que Franco Parisi “vendrá con fuerza incontrolable” […]

Ex-ante

Diciembre 5, 2021

Lo que hay detrás de las dudas y el giro de Boric para debatir con Parisi en el programa on line Bad Boys

En entrevista con Mesa Central, de Canal 13, Boric dijo que está evaluando participar el martes en el parograma Bad Boys con Parisi, pese a que lo había confirmado hace pocos días. Lo justificó señalando que en La Red apareció que Kast se había reunido con él en su reciente gira a EEUU, lo que […]

Ex-ante

Diciembre 5, 2021

Serie Especial: La redención de la izquierda (Tercera parte). Por Max Colodro

Crédito: Agencia Uno.

El estallido social vendría a significar para la izquierda el inicio de una verdadera redención histórica, una masa crítica en movimiento que habría terminado de derribar los cimientos de ese Chile construido a partir de los pactos de la transición. Una lectura supuestamente confirmada por la fuerza de los hechos, y que dejó a la […]

Director ejecutivo del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES)

Diciembre 5, 2021

Serie especial: El fenómeno JAK (Tercera parte). Por Claudio Alvarado

Crédito: Agencia Uno.

Quizá no es casual que el movimiento que antecedió al partido de Kast se llamara Acción Republicana. Su triunfo en la primera vuelta ha sido interpretado como la manifestación de una renovada pasión por el orden, derivada de la desmesura de las izquierdas luego del 18-O; pero si algo ha distinguido la estrategia del exdiputado […]

Ex-ante

Diciembre 5, 2021

Boric en la cuerda floja: la moderación y el peso de los compromisos. Por Kenneth Bunker

Una administración de Boric sería un gobierno tensionado por el realismo de los compromisos y el Congreso, por una parte, y por la presión política y el voluntarismo, por el otro. Sería un gobierno amenazado por ser amarillo, socialdemócrata y tradicional (criticado por el hipotético oficialismo) o extremo, expansivo y populista (criticado por la hipotética […]