A tres semanas del inicio de la Convención aún no hay claridad sobre quién conducirá la sesión inaugural

José Miguel Wilson
El ex Congreso Nacional de Santiago será la sede de la Convención Constitucional. Creative Commons

A partir de hoy comienzan a correr los plazos para que sesione por primera vez la Convención Constitucional. Antes del próximo lunes el Presidente Sebastián Piñera debe convocar a la sesión inaugural, que no puede realizarse más allá del 6 de julio. Sin embargo, todavía hay detalles ceremoniales y de índole simbólico que no están resueltos. Por ejemplo, no está claro quién oficiará de anfitrión y conducirá el inicio del encuentro.

Qué sucede. Este martes, el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) debe dictar su sentencia en la que proclama a los constituyentes que podrán ser parte de la futura Convención Constitucional.

  • Con ello comienza a correr un plazo constitucional para que la instancia -que redactará la nueva Carta Fundamental- esté en funciones a más tardar el 6 de julio.
  • Sin embargo, a tres semanas de que se instaure el trabajo de la Convención, aún no hay claridad de cómo será la sesión inaugural.
  • Por ejemplo, no está definido quién oficiará de anfitrión y conducirá el procedimiento de elección del presidente y vicepresidente de la asamblea, asunto que debe quedar resuelto el primer día.
  • Esa interrogante, que es más bien de índole ceremonial y simbólico, es uno de los vacíos del acuerdo político que permitió el inicio del proceso constituyente.
  • También está pendiente cómo operarán las normas sanitarias por el aforo.

Simbolismo y exigencias. El problema es que algunos constituyentes electos ya han advertido que la sesión inaugural debe atenerse a ciertas condiciones por su simbolismo.

  • Por ejemplo, los miembros de la Lista del Pueblo, postura a la que adhieren dirigentes de izquierda, han señalado que no aceptarán que el Presidente Sebastián Piñera ni ningún personero de Gobierno sea quien abra las sesiones.
  • Una alternativa es replicar la fórmula que usó el Congreso en el 1990  y delegar ese rol de anfitrión a los parlamentarios más longevos.
  • Sin embargo, el constituyente de más edad es el almirante (r) y ex senador, Jorge Arancibia (82 años), quien fue edecán de Augusto Pinochet, por lo que algunos convencionales consultados dan por desechada esa opción.
  • En subsidio, algunos juristas, como el académico de la U. de Chile, Luis Cordero, han sugerido que el rol de anfitrión sea ejercido por el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva.
  • Eventualmente también podría ser la presidenta del Senado, Yasna Provoste (DC), pero dado su perfil de presidenciable es algo que ciertos constituyentes descartan de antemano.

Decisión pendiente. Según algunos juristas consultados por Ex-Ante, el Presidente Piñera debiera dejar estipulado qué autoridad encabezará la sesión inaugural en el decreto supremo, en el que se convocará a la primera sesión de la Convención y que debe ser dictado a más tardar el 21 de junio.

  • Sin embargo, la académica de la UC y ex presidenta del Tribunal Constitucional, Marisol Peña, sostiene ello debe ser resuelto por los propios constituyentes y cree que ni los titulares de la Suprema ni del Senado están mandatados por la Constitución para conducir la sesión inaugural. A su juicio eso “sería poco sano” y se prestaría para “confundir las atribuciones de los poderes del Estado”.
  • La profesora de Derecho de la U. Adolfo Ibánez, Verónica Undurraga, no cree haya obstáculos constitucionales para que los presidentes de los poderes Judicial, Legislativo o Ejecutivo abran la sesión inaugural.
  • No obstante, precisa que ella prefiere que estos poderes simplemente “estén presentes, de invitados, como un signo republicano”. A cambio plantea que los anfitriones sea un par de constituyentes seleccionados por un mecanismo objetivo como la edad o un sorteo, (“la mujer de mayor edad y  el hombre más joven”, dice, por ejemplo) con el fin de dirigir transitoriamente la sesión hasta que se elija al presidenta y al vicepresidente.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Julio 20, 2024

El riesgo de naufragio. Por Pepe Auth

El Presidente Boric realizando los últimos anuncios en materia de seguridad. Foto: Agencia UNO.

2Está en juego el riesgo de naufragio gubernamental, por cierto, de profundizarse la situación de descontrol de la criminalidad. Pero mucho más importante que eso, está en juego también la preservación de la identidad de Chile, para sus ciudadanos y para quienes nos ven desde afuera como un destino posible para visitar o invertir, como […]

Manuel Izquierdo P.

Julio 20, 2024

[Confidencial] Los más de 9 mil nuevos electores que se sumaron en Santiago en cinco meses (y el factor PC)

Imagen: Agencia Uno

Entre enero y mayo de 2024, 9.606 personas se cambiaron a votar en la comuna de Santiago, donde compiten en una elección cerrada la alcaldesa Irací Hassler (PC) y el ex ministro Mario Desbordes (RN). En Chile Vamos temen que esos votos, que se suman a otros 43 mil que se añadieron en los últimos […]

Escritor y columnista

Julio 20, 2024

Perfil: Eduardo Vergara, el hombre que sabía demasiado. Por Rafael Gumucio

A Eduardo Vergara no le falta conocimiento ni voluntad, pero sí la habilidad política suficiente para contarnos a tiempo dónde estamos, de dónde venimos, y a dónde vamos y no ir acumulando medidas según los eventos solo para que los matinales calmen sus ansias de vender apocalipsis a las 11 de la mañana.

Marcelo Soto

Julio 20, 2024

José Miguel Aldunate: “En Chile tenemos un problema importante de activismo a nivel de jueces y fiscales”

José Miguel Aldunate, de Observatorio Judicial, ha seguido con atención la crisis de la Corte Suprema, a propósito del nombramiento de ministros. “El problema es que tenemos un sistema que no ha cambiado desde el siglo 19”, dice.

Ex-Ante

Julio 20, 2024

Bifurcación en el camino: normalización o radicalización. Por Kenneth Bunker

El Presidente Boric encabezando el gabinete Pro Seguridad esta semana. Foto: Agencia UNO.

Si el mismo presidente Gabriel Boric y la vocera del gobierno Camila Vallejo se dan el tiempo y el lujo de condicionar la batalla contra la violencia a un misterioso pacto fiscal, es porque no están dispuestos a utilizar o redistribuir lo que tienen para hacer lo que puedan para terminar con las matanzas. Así, […]