Noviembre 2, 2022

Genaro Arriagada y crisis de la DC: “Chile es un sistema político enfermo”

Marcelo Soto

El ex ministro Genaro Arriagada, quien militó 58 años en la DC hasta su renuncia en 2021, analiza la crisis de su antiguo partido, que considera parte de un descalabro mayor, que va mucho más allá del caso de la ex falange: “Los partidos se fueron transformando cada vez más en partidos de funcionarios del Estado, de funcionarios de los municipios, de actores económicos que querían influir en los partidos, sus alcaldes o sus parlamentarios”.


  -La semana pasada oficializaron su renuncia a la DC, Ximena Rincón y Matías Walker. El PDC vive uno de los peores momentos de su historia. ¿Podría incluso desaparecer?

–El pronóstico para la DC chilena es malo.  Pero su crisis tan profunda está sirviendo de excusa a varios otros partidos para no ver que esos mismos vicios los tienen en su propia casa.  Hace 25 años escribí un libro (“¿Hacia un Big Bang del Sistema de Partidos?”) donde extendía a los partidos la advertencia que Paul Valery había hecho a las civilizaciones: el abismo de la historia es bastante grande para todo el mundo. Y es así.

En América Latina los grandes partidos DC han desaparecido o son fuerzas muy marginales.  En Europa sobrevive la DC alemana como partido de centroderecha, en tanto la DC italiana, que había sido la más importante del mundo desapareció; algo queda en Bélgica.  Los partidos Comunistas han desaparecido en América Latina con la excepción del PC chileno y del partido único cubano; en tanto que en Europa los que fueron los PC más importantes del mundo occidental, los de Francia e Italia ya no existen. La social democracia europea, aunque con problemas, sobrevive mejor.

-Volviendo a Chile, ¿Hay una crisis en el sistema de partidos?

–Sin duda.  Chile es un sistema político enfermo.   Tiene lo que los médicos llaman una enfermedad multi sistémica.   En ella entre lo más grave está la crisis de su sistema de partidos.  En el libro que acabo de citar, ya en 1997 anunciaba su crisis.  Desde esa fecha el sistema no ha hecho sino agravarse pasando a ser una pesada carga para la democracia.

-¿Cuáles son las causas?

–Muchas y muy variadas.  Una es su decadencia ideológica y programática. Mientras Chile cambiaba dramáticamente, ellos seguían pegados a ideas muertas.  La DC seguía invocando una ideología que había perdido vigencia. Los socialismos de estilo soviético habían colapsado y el PC chileno, con la fe del carbonero, ha seguido proclamándose marxista leninista por los cuatro costados.  Cuba, el gran referente, se había transformado en una dictadura sin más y regímenes comunistas que sobreviven como China y Vietnam han pasado a ser, en lo político dictaduras socialistas de viejo cuño, pero en lo económico impulsores del mercado.  La derecha había perdido el alma en su compromiso con las dictaduras militares en América Latina y luego continuó pegada a las ideas de un capitalismo con las minimas regulaciones, sorda a la crisis medioambiental y a la desigualdad.

-Pero hay otras causas…

–Sin duda.  Y muchas.  El clientelismo es una de las más feas.  Los partidos se fueron transformando cada vez más en partidos de funcionarios, funcionarios del Estado, de los municipios, de actores económicos que tenían interés en influir sobre los partidos, sus alcaldes o parlamentarios.  Y esto pasó, y está pasando, igual en el centro, la izquierda y la derecha; en la UDI, la DC, el PS.  Piense Ud. que el alcalde que fue presidente de la DC registraba seis de 30 miembros del Consejo Nacional que eran funcionarios de su municipio.  El ex alcalde socialista de San Ramón, que está bajo arresto, acusado de graves irregularidades, lo han dicho sus propios camaradas, controla un 10% del Comité Central.  Agregue Ud. otros males como las fallas de la democracia interna, la falta de disciplina de sus bancadas parlamentarias y tiene la tormenta perfecta.

-Ud. y muchos otros han criticado, además la fragmentación del sistema de partidos.

–Así es. Para repetirlo una vez más no hay en el mundo sistema político alguno, sea presidencial, parlamentario o semipresidencial que pueda funcionar con 13 partidos con representación parlamentaria como existen en Perú, con 23 o más como los hay en Brasil o los 18, más dos de reciente creación, que hay en Chile.  Eso es un absurdo y un atentado contra la democracia.

-Si esa es una verdad tan evidente ¿por qué no hay un acuerdo para reducir su número?

–Intereses creados.  Pequeños actores que necesitan mantener sus pequeños o ínfimos partidos para tener una voz.  En sistemas políticos más corruptos que el chileno, es la forma de negociar sus votos para obtener prebendas para ellos o sus familiares o simplemente vender sus votos “al señor del maletín”, como han existido casos notorios en Ecuador, Argentina o Brasil .  El pluripartidismo extremo es un camino de corrupción.

-¿Cómo se puede reducir el número de partidos sin afectar la democracia?

–Hay que definir dos cosas.  Una es ¿cuánto queremos reducir?; y, luego, con qué instrumentos. En cuanto a lo primero en Chile debe haber un pluripartidismo, pero no extremo, lo que quiere decir entre seis y no más de ocho partidos efectivos.  Sartori dice que una democracia con más de esa cifra deja de funcionar bien.

En lo que respecta a los instrumentos hay una amplia variedad.  Una, que Chile aprobó en 1957, fue prohibir los pactos electorales.  Otra, es la norma de la Constitución Alemana que establece que un partido con un muy bajo respaldo electoral puede seguir existiendo, pero para tener representación parlamentaria debe alcanzar un 5 o más por ciento de los votos a nivel nacional.  Otra es una buena ley de bancadas que aminore la indisciplina.  Suprimir los “vientres de alquiler”, que así se llama a los independientes que solicitan ser incorporados a la lista de un partido para después de elegidos abandonarlo.

La pérdida del escaño por parte de quien abandona al partido que lo eligió, puede parecer extrema, pero no lo es tanto si se piensa que en Ecuador el 25 por ciento de los diputados abandonaron a los partidos que los habían elegido, en el breve lapso que transcurrió entre el día de la votación y el momento en que asumieron.  En Chile no lo hacemos mal: en el pasado Congreso, sólo hubo un diputado elegido como independiente, y cuatro años después, éstos eran 20, vale decir había 19 descolgados de los partidos en cuyo nombre habían sido elegidos.

-Un problema es la fragmentación del sistema de partidos, pero otros plantean que hay otro aún mayor, que es la crisis del centro político.

–Efectivamente esa es, hoy, una falla mayor de la política chilena.  Para decirlo en la jerga de los economistas, en materia de centro hay una enorme demanda pero una mínima oferta.  Los grandes partidos que alguna vez fueron el centro, la DC, el PPD, el PR están en una profunda crisis, en algunos de ellos terminal.  A su vez, la propuesta de Evópoli, de crear un partido  auténticamente liberal no logra perfilarse.  Que haya un centro fuerte es un interés nacional, pues más allá de que seamos de izquierda, centro o derecha, un sistema político funciona mal cuando el centro desaparece.

-Pero hay iniciativas para crearlo, como son la de los Amarillos o la de Walker y Rincón de fundar el Partido Demócrata.

–Tengo el mayor respeto por lo que ellos están haciendo.  Es probable que próximamente se conozcan dos o tres iniciativas más, lo que agregará dificultad a la tarea.  Como todo proceso su inicio será confuso y a ratos contradictorio.

-¿Ud. cree que las dificultades son enormes? 

–No sé cuán enormes, pero en ningún caso insuperables. También hay que reconocer, para seguir hablando en la jerga de los economistas, que hay una enorme cantidad de mano de obra, altamente calificada que no sólo está disponible sino que reclama un lugar en la tarea.  Cantidad de profesionales, líderes de opinión, dirigentes sociales, jóvenes que rechazan el dilema de un país polarizado entre una derecha reaccionaria y una izquierda autoritaria.

-Y entonces ¿por qué no se crea?

–Es necesario partir por definir de qué tipo de centro estamos hablando.  Hay un centro que es el pantano, donde no hay principios sino un puro pragmatismo que lleva a bascular hoy hacia la izquierda y mañana hacia la derecha.  Es lo que vemos en el “Partido de la Gente” al que uno de sus dirigentes calificó de “poliamoroso”, en el sentido que podía tener aliados de muy distinto tipo. Crear este tipo de colectividad es fácil, por la fragmentación del sistema de partidos que existe y lo es más si se carece de ideología y se tienen pocos escrúpulos.  Ese centro sólo viene a agravar la crisis del sistema de partidos.  Pero hay otro centro que tendrá que nacer, pues el país lo necesita.  Este centro es más difícil crear.

¿Cómo cree que debe ser ese centro?

–Plantear eso excede los límites de esta entrevista.  Sólo dos cosas.  Una, programática; y otra, orgánica.  En lo primero, que crea en los derechos humanos sin dobles estándares; que crea en las instituciones de la democracia liberal; que tenga en el corazón de sus preocupaciones la injusticia social; que crea en los cambios sociales vía reforma y no revolución; que acepte que el capitalismo es el más eficiente sistema de producción de riqueza, pero que rechace la idea, como decía Octavio Paz, de que las leyes del mercado se deben aplicar por igual a la política, la literatura, a las artes, que ellas sean las que determinen el grado de desigualdad que exista en una sociedad y que asuma que el mercado sin restricciones, tiene enorme capacidad de destrucción, puede envenena los ríos y los lagos, hace subir los mares, vuelve desiertos las selvas.  En lo orgánico que sea un partido moderno, realmente democrático pero capaz de disciplina y no una “bolsa de gatos” en el decir de Mujica.  Ojalá me equivoque: lo orgánico se ve más difícil que lo programático.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Mayo 21, 2024

Vivir en un “ruco”: el complejo desalojo de las carpas del Parque Forestal y Barrio Yungay

Aunque fue criticada al principio de su gestión por mano blanda contra el comercio callejero y las carpas -o “rucos”- de indigentes, Irací Hassler (PC) ha hecho varios operativos para despejar algunos sectores. Para Mario Desbordes (RN), sin embargo, Santiago vive “un ambiente de absoluta pérdida de control, de ausencia de Estado”. Los vecinos alegan […]

Baltazar Silva, desde Madrid

Mayo 21, 2024

Milei como gran protagonista y Kast con un rol a la altura de Meloni y Le Pen: la trastienda de una cumbre que desató controversia

El pasado fin de semana, Madrid fue testigo de un evento que reunió a los más importantes líderes de derecha  en el Viejo Continente y el mundo a sólo semanas de las elecciones europeas. En palabras de VOX, partido organizador, se trató de “una convención de patriotas”. Pero las consecuencias de los discursos continúan resonando […]

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 21, 2024

Cómo Ripamonti apuesta a ganar reelección en Viña del Mar en medio de roces con el gobierno por reconstrucción

A cinco meses de las municipales, en el entorno de la alcaldesa de Viña del Mar señalan que el principal desafío es la reconstrucción de los barrios afectados por el megaincendio de febrero. Macarena Ripamonti buscará en octubre ser reelecta en su cargo y para ello pondrá el foco en las obras realizadas durante su […]

Marcelo Soto

Mayo 20, 2024

Max Colodro: “Kast está cometiendo el mismo error de Boric, que es refugiarse en los aplausos de la barra brava”

Doctor en Filosofía y académico de la UAI, Max Colodro critica las declaraciones de José Antonio Kast sobre el supuesto travestismo político del Presidente y sostiene que hay una falla general de la derecha: “Su falta de prolijidad, de generosidad, han impedido construir acuerdos en materia municipal”.  Pero -añade- el oficialismo “ha abusado de la […]

Alexandra Chechilnitzky

Mayo 20, 2024

Por qué Jorge Sharp desistió de ir a la reelección en Valparaíso y su apuesta por el Senado

Créditos: Agencia Uno.

Luego de dos periodos como alcalde de Valparaíso y tras varias semanas de conversaciones con su círculo más cercano, Jorge Sharp decidió no ir a la reelección y levantar el nombre de su asesora, Carla Meyer. Detrás de la decisión tomó en cuenta varios factores. A continuación la trama de una historia que sigue abierta.