El síndrome Juan Gómez Millas. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista

Da la impresión que este es el verdadero objetivo de la protesta: hacerse ver por la autoridad, molestar al claustro, tomarse la universidad en el sentido de bebérsela. Quieren sentir que la universidad es suya, sin saber muy bien qué harían con esa súbita posesión. No tienen plan, nadie les ha dicho que lo tienen que tener, saben solo lo que no quieren. Mayo del 68 soñaba con “Prohibir Prohibir”. Este lema ha sido cambiado por “Prohibir permitir” o peor aún “Prohibir no prohibir”.


Estudié en Juan Gómez Millas en los años 90. Recuerdo algunos ramos y profesores, casi todos excelentes. Recuerdo igualmente el ambiente sanamente masónico de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile. Recuerdo también los interminables torneos de ping pong que solo interrumpían los días, semanas y meses del joven combatiente. Celebraciones de la Revolución Cubana, Chilena, Rusa, o simples tomas sin petitorio claro. Eventos que los profesores, que también se habían tomado la universidad cuando eran estudiantes, soportaban con una paciencia digna de mejores causas.

Una vez llevaron a un dirigente estudiantil de los 80 a hablar con “los cabros”. Fue un dialogo de sordos, como casi todos los que se sostenían en el “verde bosque”, explanada de pastos y experimentos biológicos que proveía la vecina Facultad de Ciencias.

El dirigente de los 80 había vivido la dictadura que lo había golpeado y torturado lo suficiente para no añorarla. Los alumnos, al revés, seguían mentalmente en dictadura, ansiosos que alguien los reprimiera lo suficiente, para poder contárselo a la polola o pololo. Cabreados justamente por la comprensión a toda prueba de esos profesores a los que más temprano dejaban sin oficina, quemando también, cuando se podía, el mobiliario de las salas de clase o, en su defecto, los autos estacionados en la entrada del campus.

Nunca llegaron, sin embargo, al grado de marcar como ganado a quienes entraban al campus. Ni menos pedir la expulsión de un profesor por pertenecer a alguna de las comunidades étnicas, una de larga y rica tradición en Chile. Comunidad étnica que, en su gran mayoría, salió arrancado de países donde los marcaban con una estrella amarilla, y les prohibían trabajar en alguna universidad, para luego exterminarlos en masa en una verdadera cadena industrial.

Comparar el horror que viven en Gaza miles de civiles con la industria del asesinato que los nazis comendaron en su imperio, es otra de las exageraciones irresponsables que se han hecho moneda corriente en estos tiempos. Por lo demás, comparar lo incomparable no disminuye la indignación que es imposible no sentir ante los bombardeos en Palestina. Bombardeos a los que la acampada en la Universidad de Chile no logrará espantar ni un poco, como no lo han hecho acciones similares en las principales universidades norteamericanas.

La total incomprensión de lo que pasa en los territorios ocupados y los otros, es casi imposible de perdonar en personas que se supone estudian en la universidad. Pero pareciera que este fuera justamente su objetivo: ignorar, cada vez más, todo lo que no quieren comprender. Ignorancia que les permite sentir con más ganas.

De ahí la violencia inevitable, porque sentir es violento, más aún cuando no se sabe muy bien lo que se siente. Los jóvenes que acampan en la Casa Central de la Universidad de Chile, soñando que esta se convirtiera en una universidad Palestina no saben que muchas de sus manifestaciones, gustos, aficiones e identidad sexual estarían prohibidas en su soñada universidad palestina. Que ahí no los dejarían al menos exhibir una pancarta en que la rectora de su casa de estudios, que seguro no sería mujer, esté a punto de besar a Yahya Sinwar.

La valiente firmeza con que Rosa Devés ha defendido el sentido y razón de ser de su institución, la posiciona entre los grandes rectores de esa casa de estudio. No se puede decir lo mismo de muchos de sus profesores, secuestrados por un entusiasmo generacional que ya no les corresponde, dejando que señalen con el dedo a sus compañeros, eliminando cualquier complejidad en un conflicto que es, cualquier cosa, menos simple.

El más noble de los instintos lleva a estar del lado de las víctimas. Los niños, jóvenes y adultos que mueren bajo las bombas de uno de los ejércitos más poderosos del mundo son, evidentemente, las víctimas de este conflicto. Pero los victimarios son muchos más que los “colonos” judíos.

En esta lista está, por cierto, Hamas, que no ha dejado ni un minuto de desear que más y más de su gente muera, como también todos los países vecinos que hacen lo mínimo posible para evitar que estas muertes sigan ocurriendo. Países, casi todos, que nacieron, como Israel, de la fértil imaginación colonial de los ingleses, con la ventaja para los adictos a los eslóganes de ser pobres y subdesarrollados, cosa que Israel, gracias a que cumplió como ningún otro país el programa de la izquierda no marxista que la vio nacer, no es.

Es algo que tampoco se le perdona a los judíos: que sea el único lugar en que las ideas del Frente Amplio tuvieron éxito. Claro que al precio de miles de muertos, que la derecha israelí ha multiplicado en una absurda carrera donde el fanatismo se mezcla con el cinismo. Nada de eso, sin embargo, parece interesarles a los que acampan desalojando a representantes de Ucrania e insultando a profesores que se atreven a preguntar ¿Qué hacen aquí?

Da la impresión que este es el verdadero objetivo de la protesta: hacerse ver por la autoridad, molestar al claustro, tomarse la universidad en el sentido de bebérsela. Quieren sentir que la universidad es suya, sin saber muy bien qué harían con esa súbita posesión. No tienen plan, nadie les ha dicho que lo tienen que tener, saben solo lo que no quieren.

Mayo del 68 soñaba con “Prohibir Prohibir”. Este lema ha sido cambiado por “Prohibir permitir” o peor aún “Prohibir no prohibir”.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Ex Presidente de la Cámara de Diputados

Julio 12, 2024

Por qué el PC está tomando cada vez más distancia del gobierno de Boric. Por Jorge Schaulsohn

Juan Andrés Lagos y Lautaro Carmona

La perspectiva de sacrificar su identidad histórica y desperfilarse, en aras de una mal entendida lealtad con un gobierno que cada día los representa menos, no es aceptable para un sector importante del Partido Comunista. Máxime cuando al final del camino se avizora una derrota ya que es altamente probable que terminen entregándole el poder […]

Marcelo Soto

Julio 12, 2024

Crónica de la derrota de Chong (y del octubrismo): El llanto de la mujer de Zamora y las protestas de la Primera Línea

Este viernes la jueza Patricia Bründl absolvió al ex carabinero Sebastián Zamora por la caída de 7.4 metros desde el Puente Pío Nono al Mapocho de un muchacho llamado Anthony en 2020. El veredicto—recibido por un amigo de Anthony con un grito de “hijos de p…” en pleno tribunal— representa no sólo una dura derrota […]

Ex-Ante

Julio 12, 2024

[Confidencial] Alto funcionario de embajada de Chile en Bélgica compite en elecciones del Frente Amplio

Gonzalo Layseca, actual prosecretario de la embajada de Chile en Bélgica, participará este fin de semana como candidato para integrar el Tribunal Supremo del Frente Amplio. En fuentes diplomáticas generó perplejidad lo ocurrido, ya que una de las características de la carrera diplomática es el deber de prescindencia.

Ex-Ante

Julio 12, 2024

Detienen en Costa Rica a sospechoso de asesinato del ex teniente Ojeda: Fiscalía pide retenerlo

Maikel Villegas, sospechoso del crimen del ex teniente Ronald Ojeda, fue detenido este viernes en Costa Rica mientras iba camino a Panamá. El gobierno había dictado una orden de captura internacional en su contra en marzo pasado.

Jorge Poblete

Julio 12, 2024

Duro golpe a Chong: tribunal absuelve al excarabinero Sebastián Zamora a casi 4 años de iniciado el Caso Pío Nono

El excarabinero Sebastián Zamora este viernes en el Centro de Justicia de Santiago. (Francisco Paredes / Agencia Uno)

La jueza Patricia Bründl anunció este viernes que el excarabinero Sebastián Zamora, acusado de homicidio frustrado por la fiscal Ximena Chong, fue absuelto en el Caso Pío Nono. El fallo unánime ocurrió tras un juicio marcado por los traspiés de la fiscalía, cuyos testigos evitaron afirmar que el entonces carabinero arrojó al joven por el […]