Enero 3, 2022

El rol determinante de la nueva mesa de la Convención Constitucional. Por Kenneth Bunker

Ex-Ante

Lo que haga o no haga la Convención inevitablemente estará ligado con la agenda del presidente electo Gabriel Boric. No serán pocos los que desde dentro de la Convención buscarán actuar como una tercera Cámara para aprobar proyectos que en el Congreso son inviables. Si la próxima mesa invita al gobierno a complementar su agenda con ellos, trasladando la materia de legislación ordinaria del Congreso a la Convención, estará garantizando el fracaso


El segundo tiempo. Tal como la mesa de Elisa Loncon y Jaime Bassa fue clave en la construcción del andamiaje técnico y la estructura de incentivos construida en el primer tiempo, la nueva mesa será determinante en la selección de las materias y el manejo de los tiempos de su legislación en el segundo tiempo.

  • Algunos han sugerido que la segunda mesa será más importante que la primera. Sin embargo, parece haber poca profundidad en ese juicio, considerando que mucha de la flexibilidad y de las atribuciones que tendrá la jefatura de la segunda mesa será precisamente gracias al trabajo de la primera. En esa línea, tiene más sentido concebir a las dos mesas como complementarias que como antagónicas.
  • Mientras que la primera mesa será recordada por su autoría intelectual, la segunda será recordada por su mano de obra política. Mientras que el legado de la primera estará vinculada a la combinación de estímulos institucionales que dejó inscrita en el reglamento, el legado de la segunda estará relacionada a su capacidad política para articular acuerdos a partir de esos incentivos y que resistan la prueba del tiempo.

Policía bueno, policía malo. Es imposible ignorar toda la atención mundial que ha logrado la Convención Constitucional hasta ahora. La presidenta Loncon, en su rol de mujer, académica y mapuche, ha sido destacada por medios internacionales reiteradamente; desde el Financial times (como una de las 25 mujeres más influyentes del mundo) hasta la revista TIME (como una de las 100 personas más destacadas del globo).

  • En ese contexto, y considerando que hasta ahora la Convención ha gozado de más aprobación que desaprobación, es evidente que muchos de los avances han sido posibles gracias a la luna de miel vinculada a la mesa. Loncon ha logrado escapar del grueso de las criticas políticas por su naturaleza de origen y sus diferencias con las clases tradicionales. Notablemente, ha logrado también impermeabilizar a buena parte del órgano que preside.
  • La segunda mesa no contará con la misma ventaja. Principalmente, porque para conseguir su objetivo, tendrá que ensuciarse las manos y entrar de lleno en el debate político; algo que ha esquivado astutamente la mesa actual. A la próxima mesa le será imposible ignorar el balance de poder que existe fuera de los límites del Palacio Pereira. Lo anterior aumentará considerablemente el número de oportunidades para cometer errores no forzados.

Los dilemas de la segunda mesa. Hay varias razones para pensar que el segundo tiempo, el que se inaugurará con la instalación de la segunda mesa, será más rocoso que el primero. Principalmente, porque la convergencia del primer tiempo se transformará en fragmentación. Cuando comiencen a debatirse los temas de fondo, se volverá más nítida la diferencia entre los distintos grupos y facciones, dificultando la conducción política.

  • Además, la nueva mesa debutará en medio de una fuerte tensión interna del sector hegemónico de la Convención, Apruebo Dignidad, que a pesar de haber recientemente haber ganado la elección presidencial en conjunto, ha actuado a contrapié en la Convención, inesperadamente votando antagónicamente. La próxima mesa tendrá que lidiar con las repercusiones de esa rencilla política.
  • Pero quizás lo más importante a considerar, es la relación de la mesa con el gobierno que entra. Pues, lo que haga o no haga la Convención inevitablemente estará ligado con la agenda del presidente-electo Gabriel Boric. No serán pocos los que desde dentro de la Convención buscarán actuar como una tercera Cámara para aprobar proyectos que en el Congreso son inviables (por la composición del Senado).

Dos vías. Considerando los incentivos estructurales, las restricciones políticas, y el rol que tendrá el próximo gobierno, no da lo mismo la elección de la mesa. Primero, considerando que todo apunta a que el gobierno de Boric será más moderado de los esperado, y, segundo, considerando la piscina de nombres que se baraja para ocupar la presidencia, todo apunta a que hay una vía moderada y una menos moderada.

  • Por ejemplo, una presidencia de Patricia Politzer o Beatriz Sánchez sería moderada en relación con una presidencia de Cristina Dorador o Bárbara Sepúlveda. Mientras que las primeras dos opciones avanzarían en sincronía con un gobierno anclado en el votante mediano, las dos segundas opciones responderían a colectivos políticos organizados para mover la aguja a la izquierda.
  • La magnitud de la victoria de la próxima mesa, primordialmente de la presidenta (porque todas las candidatas son mujeres), también es importante. Loncon, por ejemplo, se eligió en dos votaciones (al no conseguir mayoría absoluta en la primera), con una mayoría en ambas, una simple en la primera con 58 (de 155) y una absoluta en la segunda con 96 (de 155). Una votación ajustada o contradictoria, gravaría un costo sobre la legitimidad de la mesa escogida.

Legado en el tiempo. Una manera inmediata de medir el éxito de la mesa (y la Convención) será en el plebiscito ratificatorio que viene. Una victoria por simple mayoría es la vara. En ese sentido, incluso dentro de la vía moderada hay distintas implicancias. Siguiendo el planteamiento del constituyente Benito Baranda, la elección de una mesa vinculada con el gobierno (por ejemplo, una presidida por Sánchez), podría convertir el plebiscito ratificatorio en una evaluación presidencial.

  • Otra manera de medir el éxito de la Convención Constitucional será por la evaluación futura del texto resultante (suponiendo que se aprueba). En eso, las dos mesas tendrán responsabilidad, tanto la del diseño intelectual (de Loncon-Bassa) como la del brazo político. Por lo mismo, es importante que ese brazo político pueda identificarse con lo que será la mayoría de la población en el futuro.
  • La mesa que se elige tendrá una responsabilidad histórica. Si lo que se aprueba hoy (en el plebiscito ratificatorio) es rechazado mañana (digamos en 4 años) por la mayoría, será por su remoción de la realidad. Por ejemplo, si la próxima mesa invita al gobierno a complementar su agenda con ellos, trasladando la materia de legislación ordinaria del Congreso a la Convención, estará garantizando el fracaso.

 

Publicaciones relacionadas

Escritor y columnista

Mayo 25, 2024

Perfil: Rosa Devés. Bailarina en la oscuridad. Por Rafael Gumucio

Devés, quien fue bailarina de ballet por 20 años antes de dedicarse a la bioquímica, tendrá que usar toda la ligereza del baile, toda la armonía posible, pero también la firmeza sobre la barra, la musculatura alerta, para entender que en estas noches de frío invernal es importante que cada uno sepa regresar a su […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

El último traspié de Gabriel Boric (y el costo de los anteriores)

La publicación del Mandatario respecto a que los 12 carabineros acusados de cohecho y tráfico de drogas “deben ser investigados por la justicia civil”, debió ser aclarada por la ministra del Interior, Carolina Tohá. El episodio se suma a una serie de lapsus o salidas de libreto que ha tenido el Presidente en los últimos […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Cómo Chile Vamos ha debido flexibilizar su postura respecto de la candidatura de Poduje por Viña del Mar

En la derecha, hay disconformidad por la forma en que se ha desarrollado la trama de la candidatura de Poduje. Personeros con un ascendiente importante dentro del sector, han dado respaldo a la candidatura del urbanista, como miembros del directorio de la Fundación Piensa, e inclusive el Presidente del Directorio de Libertad y Desarrollo Luis […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

Todas las cartas sobre la mesa, cerrar los ojos y esperar el impacto. Por Kenneth Bunker

Gabriel Boric durante la cuenta pública de 2023. Foto: Agencia UNO.

Si Gabriel Boric se contiene y ofrece un discurso realista, su flanco izquierdo lo desacreditará por insuficiencia servil. Si extrema su posición y ofrece un discurso expansivo, será deslegitimado por los moderados que entienden bien que nada bueno puede nacer de promesas imposibles. Esta es la última vez que la gente estará dispuesta a escuchar […]

Ex-Ante

Mayo 25, 2024

La polémica en torno al “travestismo” en la derecha y la creciente tensión entre Chile Vamos y Republicanos

José Antonio Kast durante su discurso en Madrid donde se refirió a Boric como "travesti político".

Una de las estrategias que los republicanos exploran perfilar será la de contrastar y antagonizar, cada vez con más intensidad, el liderazgo de Gabriel Boric con el de José Antonio Kast, acusando que quienes colaboran con el Gobierno son “blandos” o abiertamente “cobardes”, a la usanza de lo que ha sido la línea política de […]