Diciembre 23, 2022

El nuevo camino constituyente. Por Juan Luis Ossa

Historiador e investigador CEP
Crédito: Agencia Uno.

Aun cuando la futura Ley Fundamental deberá seguir ideas y líneas matrices fácilmente reconocibles en la tradición constitucional, su articulado habrá de responder asimismo a las urgencias y necesidades del presente.


Aquí vamos otra vez: luego de tres meses de arduas negociaciones, tenemos por fin un acuerdo para continuar el proceso constituyente. A mi entender, lo pactado el 12 de diciembre es un muy buen paso para llevar a cabo el viejo anhelo de escribir una Constitución en democracia; una que no sea propiedad de ningún sector político, sino el resultado de un diálogo entre las distintas fuerzas políticas que coexisten en el país.

Por supuesto, la redacción de un nuevo pacto constitucional supone algo más que una acumulación de buenas intenciones. De hecho, es muy probable -incluso deseable- que en una sociedad compleja como la chilena los conflictos y las discrepancias nunca desaparezcan, en especial en áreas donde los disensos pueden ser a veces más virtuosos que los consensos forzosos. La pretensión de que el cambio constitucional resolverá todos nuestros males no sólo es ingenuo, sino que pierde de vista que las constituciones funcionales son aquellas que dejan suficiente espacio a la deliberación posterior (y, por tanto, al choque de opiniones divergentes).

Ahora bien, luego de la frustrada experiencia de la Convención y de la derrota histórica que sufrió la izquierda radical en el plebiscito del 4 de septiembre, es de esperar que tanto los expertos como los consejeros utilicen esta oportunidad para acordar algunos principios clave que permitan ordenar la convivencia política.

Principios de primera y segunda generación (como aquellos que están recogidos en nuestras constituciones históricas y que apelan a la igualdad ante la ley, al debido proceso o al acceso garantizado a ciertos bienes y servicios económicos y sociales), pero también de tercera y cuarta (como los derechos colectivos e informáticos, respectivamente).

Esto quiere decir que, aun cuando la futura Ley Fundamental deberá seguir ideas y líneas matrices fácilmente reconocibles en la tradición constitucional, su articulado habrá de responder asimismo a las urgencias y necesidades del presente.

El cuidado del medioambiente, por ejemplo, no era un objetivo transversalmente compartido hace unas décadas; hoy, desentenderse del cambio climático y de las acciones humanas para mitigar sus consecuencias es simplemente impensado. Podrán haber diferencias en el uso de los conceptos (“conservación” no es lo mismo que “protección”), pero no cabe duda de que el crecimiento sostenible y sustentable dejó de ser un caballito de batalla de unas pocas ONG’s de izquierda.

Otro tanto puede decirse de la conectividad, un problema históricamente relacionado con las formas de conexión aérea, marítima y terrestre entre las periferias y los centros, pero a lo cual se le suma ahora la conectividad digital. Si lugares apartados como Colchane o Chaitén no cuentan con un buen acceso a internet, entonces sus habitantes difícilmente podrán disponer de los beneficios del siglo XXI, los que van desde la educación a distancia hasta la telemedicina.

Las desigualdades de acceso que todavía existen en estas materias no se resolverán por decreto, claro está. Sin embargo, vale la pena ser conscientes de la multiplicidad de frentes que debe abarcar una Constitución, aunque ese abarcamiento sea sólo superficial. Las constituciones son, en efecto, como una gran red de sistemas y subsistemas que se tocan y entrelazan, de la misma forma que una sociedad está compuesta de interacciones cooperativas que pueden ser más o menos coordinadas dependiendo del tiempo y del espacio en el que ocurran.

Una de las principales razones del fracaso de la propuesta de la Convención tuvo que ver con sus incoherencias internas y su falta de coordinación sistémica. Por un lado, el Estado regional prometía una descentralización estructural; por el otro, el bicameralismo asimétrico implicaba el debilitamiento de las regiones en las instancias nacionales de representación. Algo similar sucedió en la discusión sobre el pluralismo jurídico: se pretendió superar las desigualdades históricas de las que han sido objeto los pueblos originarios mediante la introducción de un régimen judicial que tendía a beneficiar a unos por sobre otros.

El nuevo camino constituyente debería considerar estos aprendizajes y sacar conclusiones de corto, mediano y largo plazo. Lo más importante es no perder de vista para qué sirven las constituciones y cuáles son sus radios de acción. Al mismo tiempo, el contenido debería ser deferente con el conocimiento acumulado durante dos siglos de republicanismo constitucional, así como fijar objetivos coherentes y debidamente coordinados los unos con los otros. No son muchos los países que se topan de bruces con una segunda oportunidad. No la desperdiciemos.

Publicaciones relacionadas

Manuel Izquierdo P.

Julio 24, 2024

Lo que ganó y perdió Boric y la derecha con la multa de $33 mil para los chilenos y extranjeros que no sufraguen

“Desnuda su deseo de que vote menos gente”, dijo el analista Pepe Auth al conocer el veto que envió el Presidente sobre la elección de dos días en las elecciones municipales de octubre. Boric retrocedió en la idea original de no fijar sanciones a los extranjeros, pero, de acuerdo a sus críticos, al disponer la […]

Marcelo Soto

Julio 24, 2024

Kenneth Bunker y veto del Gobierno: “Una medida hecha con mapa y calculadora en mano, propia de países subdesarrollados”

El cientista político y académico de la USS, Kenneth Bunker, analiza el veto del gobierno que establece una multa de $33 mil a quienes no voten. “En el fondo, la trampa queda hecha, la multa baja y se doblan las reglas democráticas”.

Ex-Ante

Julio 24, 2024

Suprema busca responsabilidades internas por fallida extradición de irlandesa que participó en fuga del FPMR

Imagen de archivo, la fuga de la Cárcel de Alta Seguridad el 30 de diciembre de 1996.

La mujer de 71 años había sido arrestada el 15 de mayo en Croacia debido a una orden de captura internacional en su contra emitida por Chile por participar en 1996 en la fuga de cuatro frentistas desde la Cárcel de Alta Seguridad. Aunque la Corte Suprema emitió la orden de extradición el 25 de […]

Ex-Ante

Julio 24, 2024

Voto obligatorio: Boric incluye multa para chilenos y migrantes que no sufraguen, pero la deja en el mínimo de $33 mil

“La sanción se va a aplicar a todos los electores. Eso no obsta, que creemos que como país debemos discutir respecto de la regulación del voto de los extranjeros”, informó este miércoles el ministro Álvaro Elizalde. El gobierno se había jugado por no multar a los extranjeros, lo que generó un profundo malestar en la […]

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Julio 24, 2024

Estrategias para Chile: Trump o Harris en la Casa Blanca. Por Carolina Godoy

Es crucial que los inversionistas ajusten sus estrategias en función de estas dinámicas, priorizando la gestión de riesgos en un contexto global incierto, aunque ahora con ciertas señales y lecciones que nos ha dejado el pasado en entornos similares.