Noviembre 7, 2021

El llamado a la tribu de José Antonio Kast. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante

¿Por qué se ha masculinizado la candidatura de José Antonio Kast? Al igual que en su versión anterior, la reciente encuesta Criteria mostró la consolidación del candidato del Partido Republicano como un muy probable actor de la segunda vuelta presidencial. Al mismo tiempo, la encuesta evidenció que el aspirante a La Moneda tiene una adhesión claramente mayor entre hombres que entre mujeres. ¿Qué puede haber detrás de esta “masculinización”?

Mi lectura es que los espacios de poder ganados por las mujeres en las últimas décadas, cuyo epítome simbólico fue la primera elección de Bachelet, han implicado pérdidas concretas y percibidas como ingratas por muchos hombres. Hombres que sienten que han tenido que reprimirse en lo público, adecuándose a regañadientes al lenguaje de lo políticamente correcto, en una suerte de negación retórica.

No en vano, las mujeres son percibidas por los hombres como las principales beneficiarias de los avances de la sociedad en los últimos años. Si ellas han avanzado diez pasos, los hombres proyectan haber avanzado sólo cinco.

En el plano económico, mientras las mujeres han ampliado su participación laboral -objetivamente bastante menos de lo que perciben los hombres-, ellos experimentan nuevas tensiones por mayores demandas en tareas domésticas y de cuidados no remuneradas, agudizadas durante el confinamiento impuesto en pandemia. Eso a pesar de los datos, que evidencian que son ellas las que objetivamente han soportado mayor sobrecarga por la superposición de roles, con impacto manifiesto en su salud mental.

La pérdida de poder tanto político como económico se vive subjetivamente por los hombres como pérdida de control, generando emociones contradictorias, altamente sensibles al contexto oscilantes. Por momentos, prima el lado positivo que abre oportunidades de desarrollo personal, familiar y social a los hombres. Pero al mismo tiempo, y más en épocas de incertidumbre económica y laboral como la que enfrentamos, también asusta, frustra e incluso enrabia, lo que se refleja en el incremento de las tasas de violencia doméstica que hemos conocido durante la crisis sanitaria.

En diversos estudios, hemos detectado que la sensación no explícita de incomodidad, particularmente entre los hombres de 45 y más, emerge frente a la evidencia del mayor protagonismo social y personal de las mujeres.  El aumento de la incidencia de la mujer en lo público, su mayor independencia económica y la creciente autonomía sexual y reproductiva desafía las formas tradicionales de relación interpersonal y de la organización del trabajo y la vida cotidiana.

Si bien es cierto que las nuevas formas de relación y organización social se articulan en un contexto más simétrico e igualitario, el machismo (particularmente el masculino) no desaparece por ley y continúa desplegándose de manera encubierta. Se adapta así a una sociedad que ya no permite la discriminación abierta, explícita y prepotente: lo que antes era un sentido común propio de la idiosincrasia nacional, hoy es reprochable y grosero.

Ante la resistencia natural que genera la pérdida de poder, inevitablemente seduce avizorar la opción de recuperarlo. Y esa seducción ha llegado como oferta electoral representada en la explosiva candidatura de José Antonio Kast. Como decíamos, empujada principalmente por los hombres.

Hombres que adhieren al candidato republicano y su llamado a esa tribu masculina desorientada, incómoda con el lenguaje políticamente correcto, el crecimiento de una cultura feminista y los llamados a la paridad laboral y a la simetría doméstica. Hombres que no se encuentran cómodos frente a lo que ven como imposiciones amenazantes, que necesitan recuperar el control y transferir culpas para combatir la incomodidad de su pérdida.

Una subjetividad que hace match con la propuesta de JAK de terminar o fusionar el Ministerio de la Mujer debido a los suficientes avances que habrían conseguido las mujeres; una subjetividad a la que no le hace ruido que el Estado penalice a las mujeres por interrumpir voluntariamente embarazos no deseados, incluso en casos de violación, o que se naturalice premiar a las familias tradicionales con beneficios particulares, omitiendo que la mayoría de los hijos nacen fuera del matrimonio y el alto porcentaje de hogares unipersonales liderados por mujeres.

Sin duda no es el machismo explícito ni el latente el que ha diseñado y explica por sí sólo el crecimiento de la candidatura de José Antonio Kast. Sin embargo, lo está apalancado al encontrar en las propuestas revestidas de sentido común del candidato, un espacio catártico para esa masculinidad amenazada en sus espacios históricos de poder ante los avances de las mujeres.


Publicaciones relacionadas

Alfonso Peró y Waldo Díaz

Mayo 24, 2022

Claves: ¿Cuánto tiempo resistirá Boric la presión por un Estado de Excepción amplio?

Una semana después de decretar un estado de excepción acotado en la Macrozona Sur, que solo permite el despliegue de las FFAA en las carreteras, la estrategia de Boric sufrió un fuerte traspié. La violenta jornada de este martes, marcada por el asesinato de un trabajador de 66 años, ocurrió en zonas donde no puede […]

Alfonso Peró

Mayo 24, 2022

El documento de la licitación del Gobierno para la campaña publicitaria del plebiscito de salida (texto completo)

Créditos: Agencia Uno.

La Secretaría General de Gobierno entregó a agencias de publicidad una minuta para la licitación de una campaña publicitaria, por $726 millones, con el fin de difundir las opciones del plebiscito de salida. El público objetivo es el padrón electoral completo, y el secundario son “jóvenes entre 18 a 35 años que tengan derecho a […]

Joaquín Barañao (Red Pivotes)

Mayo 24, 2022

Medioambiente y desarrollo: Toda moneda tiene dos caras. Por Joaquín Barañao

Todos queremos proteger al medio ambiente. No hay novedad en declararlo ni gracia en defenderlo. Si fuera por ganas, no existirían ni el cambio climático ni la pérdida de biodiversidad… El punto es que, en paralelo a ese lugar común, convive el anhelo de una casa calentita en invierno, de transporte motorizado, de plátanos importados […]

María José Abud, investigadora del CEP

Mayo 24, 2022

Salario mínimo y apoyo a MiPymes: ¿y el enfoque de género? Por María José Abud

Histórica ha sido la tramitación del incremento del salario mínimo. No solo por el monto, el más alto en 29 años que llegará a agosto a $400 mil pesos, sino también por los acuerdos alcanzados. Entre ellos, el subsidio de $26 mil pesos a partir de ese mismo mes para empleadores de MiPymes y un […]

Alfonso Peró

Mayo 24, 2022

Las redes de Stiglitz en Chile, autor de la reseña de Boric como una de las 100 personas más influyentes del mundo

Foto de cuenta de Flickr de UNIDO.

Nobel de Economía. Destacado columnista del New York Times. Académico de la U. de Columbia. Joseph Stiglitz redactó la reseña del Presidente Gabriel Boric en la Revista Time donde fue electo como uno de los 100 personajes más influyentes del mundo. El PhD en Economía del MIT tiene una amplia red con autoridades chilenas. La […]