Diciembre 29, 2021

El futuro de las derechas después de Piñera. Por Claudio Alvarado, director del IES

Ex-Ante

Hay al menos tres defectos de la candidatura de José Antonio Kast que parecieran haber influido decisivamente en el resultado electoral. Es imprescindible tomar en cuenta esas falencias  para delinear– desde la identidad del sector – un proyecto de transformaciones creíbles. Una tarea en la que falló Sebastián Piñera y que también explica el desfonde de la candidatura de Sichel.

La aproximación errónea a la historia reciente. Aunque Kast nunca negó explícitamente las torturas o desapariciones de personas, matizó la persecución política al compararla con Nicaragua y su tono, sus énfasis y sus matices nunca transmitieron plena conciencia acerca de los brutales crímenes cometidos por el régimen de Pinochet.

  • Todo esto facilitó la retórica de que nuestro país experimentaba algo así como un revival del plebiscito de 1988, y también la caricatura de que Chile se debatía entre el fascismo y la democracia.
  • Es plausible pensar que parte del rechazo que generó su campaña y de la movilización en su contra fueron una reacción a este enfoque. Mientras algunos confiaban en la profundidad del anticomunismo, el antipinochetismo terminó mostrando mayor vigencia.

Una candidatura de nicho. El segundo aspecto que dificultó el despliegue de la campaña de Kast fueron las secuelas derivadas de haber articulado originalmente una candidatura de nicho.

  • Esto se notó en su carencia de respuestas sólidas al ser interrogado sobre su propuesta relativa a los estados de excepción constitucional, pero sobre todo en los exabruptos, las salidas de madre, las fake news y los dichos impresentables de algunos diputados electos por el Partido Republicano, que llegaron incluso a poner en duda el voto femenino (impulsado en Chile, dicho sea de paso, por el mundo conservador).

Resistencia a la pulsión de cambio. El tercer aspecto que atentó contra un eventual éxito de JAK fue su resistencia para aceptar la pulsión de cambio arraigada en la sociedad chilena y, en consecuencia, para articular un giro análogo al que realizó Gabriel Boric de cara al balotaje.

  • Si en su mensaje de primera vuelta Boric enfatizaba la necesidad de transformaciones sociales e ignoraba el anhelo de seguridad en el sentido más tradicional del término —lucha contra la delincuencia y el narcotráfico—, en la segunda vuelta el Presidente electo incorporó esta variable.
  • Desde sus propias ideas, Boric ofreció seguridad en las distintas dimensiones de la vida. Kast, en cambio, se mantuvo fiel a sus prioridades iniciales en cuanto al orden público y la batalla contra la violencia, pero nunca logró complementar este mensaje con propuestas que asumieran de modo prioritario el anhelo de mayor protección y seguridad social. Algo análogo ocurrió con los problemas de las AFP, las políticas para la mujer, los temas territoriales particulares y varios otros asuntos.

Kast en perspectiva. Ninguno de esos problemas debería llevar a creer que las dificultades del sector comienzan con José Antonio Kast. No deja de impresionar que éste, pese a todo, consiguiera una cantidad de votos bastante cercana a la que obtuvo Sebastián Piñera en su categórico triunfo frente a Alejandro Guillier en la segunda vuelta del año 20173.

  • La derecha ahí alcanzó una victoria que entonces se consideró histórica y Kast, con todos sus ripios, volvió a llevarla a un caudal de votos similar.
  • Pero más allá del antecedente inmediato de esta elección, que es la paliza sufrida en la elección de convencionales constituyentes, el hecho exige preguntarse qué pasó entre ambos balotajes.

El factor Sichel. Lo cierto es que Chile Vamos/Chile Podemos Más se desfondó luego de una primaria que, paradójicamente, parecía revitalizar a la centroderecha.

  • Hay aquí responsabilidades compartidas: si los partidos oficialistas tejieron un lazo meramente instrumental con Sebastián Sichel, al punto de abandonar de facto a su candidato oficial, este último tampoco ayudó a establecer un nexo constructivo con sus bases.
  • En cualquier caso, en términos discursivos y estratégicos la campaña del ganador de la primaria terminó olvidando que se trataba precisamente de eso: de la campaña de una coalición política.
  • En palabras simples, moderación no era sinónimo de progresismo. Pretender articular un proyecto de centroderecha sin conciencia de que el impulso conservador es inherente a este sector fue un grave error, del cual deberían tomar nota las distintas derechas.
  • Sebastián Sichel debía encarnar un cambio profundo y creíble respecto del oficialismo y de la política en general. Pero sin descuidar en demasía al votante de derecha tradicional. En ambas tareas, como es sabido, Sichel reprobó.

El factor Piñera Sichel repitió a pequeña escala y en apenas un par de meses algunos de los graves problemas del segundo gobierno de Sebastián Piñera.

  • Para encarnar un cambio creíble el eje fundamental es el socioeconómico y, en especial, el ámbito de la protección social, para lo cual se requería un proyecto político sólido y no sólo apelar a sus atributos personales.
  • Ahí se ubican gran parte de las prioridades ciudadanas: educación, salud, pensiones. y ahí estuvo precisamente el mayor déficit no sólo de la candidatura de Kast, sino también (y antes) de Piñera.
  • Piñera ganó con un mensaje centrado en la “clase media protegida” y sus voceros programáticos  subrayaban la necesidad de articular el ideal del mérito con la solidaridad.
  • Sin embargo, el gobierno actual fue  incapaz de cumplir sus promesas (y todo esto antes de la crisis de octubre de 2019): primero vino la borrachera electoral, luego las prioridades políticas cambiaron con frecuencia y  terminó su primer año sin articular un proyecto de transformaciones sociales contundentes.
  • En paralelo, Piñera cambió de opinión y apareció cediendo o incluso golpeando a parte de su electorado (y sin ningún rédito político visible) en temas sensibles, desde el cambio de sexo en los menores de edad hasta el aforo permitido para el culto religioso, pasando por la objeción de conciencia institucional y varios asuntos adicionales.
  • Desde  el punto de vista político y comunicacional, este problema sólo confirmaba la dispersión de  agendas y objetivos de su administración.
  • Sus atisbos de narrativa fueron contradictorios desde un inicio. No logró dibujar ni transmitir un proyecto creíble,  consistente y basado en prioridades claras.

El proyecto que le falta a las derechas.  Después de un gobierno de centroderecha el sector tendrá un legado que dista de los  anhelados “tiempos mejores”, marcado por una Convención Constitucional con mayorías de  izquierda, y por la necesidad de articular una oposición firme pero también leal, capaz de  colaborar en aquello que sea posible con los cambios que espera el país.

  • Todo esto exigirá diálogo tanto al interior del sector como con la sociedad, un recambio generacional, renovados esfuerzos y trabajos a nivel territorial, una mirada estratégica realista de cara a los desafíos más inmediatos, etc.
  • Con todo, lo fundamental sigue siendo aquello que asomaba como una  tarea indispensable al iniciar el segundo mandato de Sebastián Piñera: delinear un horizonte  de cambios sociales significativos, creíbles y coherentes entre sí, que entregue un camino de  esperanza y que se haga cargo de las prioridades ciudadanas.
  • Es decir, un proyecto de  transformaciones imaginado desde la propia identidad, que apunte a disminuir la  incertidumbre y el costo de la vida de las familias chilenas y, por supuesto, que se distinga del proyecto de la nueva izquierda.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

Pulso Ciudadano: 40,9% prefiere que un panel de expertos redacte nueva Constitución (Lea aquí el estudio completo)

Reunión ampliada por diálogos para el nuevo proceso constituyente.

Terminando el mes de noviembre, el Presidente Gabriel Boric tiene una aprobación de un 24,6%, -0,8 puntos menos en relación a la aprobación de octubre (25,4%)-, y una desaprobación de un 61,0%, 2,4 puntos menos con relación a octubre (63.4%).

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

Perfil: 20 cosas que hay que saber del senador Fidel Espinoza

El senador Fidel Espinoza dando una conferencia de prensa el 12 de octubre en el Congreso en Valparaíso. Foto: Leonardo Rubilar / Agencia Uno.

Hijo de un diputado PS ejecutado en 1973. Estuvo 5 períodos en la Cámara —siempre por Los Lagos— y tras la publicación de la ley que limita la reelección, postuló al Senado. Creó el programa “Aló Diputado”, siguiendo el modelo de “Aló Presidente” de Maduro. En septiembre decenas de militantes lo acusaron de “caudillista” ante […]

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

¿Qué quiere realmente La Moneda respecto de la Constitución? Por Sergio Muñoz Riveros

¿A dónde conduce esta intrincada negociación, que ya es lejana para los ciudadanos, y que va adquiriendo características de farsa? Quizás a ninguna parte. En general, los partidos están preocupados de no ser culpados por el posible fracaso de las conversaciones. Más vale que terminen con las simulaciones y prioricen el interés del país.

Ex-Ante

Noviembre 26, 2022

Camioneros no llegan a acuerdo con gobierno y siguen las movilizaciones

Camioneros movilizados en el puerto de Iquique.

El dirigente Cristián Sandoval señaló que “no tienen capacidad de seguir operando” y que no se llegó a acuerdo en el tema de la rebaja del precio del combustible, que fue el más relevante en las negociaciones de hoy.

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Noviembre 26, 2022

¿Está Apruebo Dignidad cerca del punto de quiebre? Por Camilo Feres

Cónclave oficialista de principios de noviembre entre Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático.

Una de las arengas que más se repite en estos días dentro de la naciente autoflagelancia de izquierdas es que no hay nada más sólido que el 38% del apruebo a la Convención ya que, al revés de lo que sucedía en el plebiscito de entrada, se trata de una votación afirmativa, un “estoy de […]