Enero 29, 2022

El dilema de la derecha. Por Ricardo Brodsky

Ex-Ante

Las amenazas para la viabilidad de un proyecto de una derecha reformista capaz de dar un horizonte de sentido a su vasto electorado, no vienen del futuro gobierno de Boric ni de la Convención Constitucional, sino del populismo, que hoy encarnan Parisi y el Partido Republicano.

Tras la cascada electoral del último tiempo con resultados paradojales, la derecha ha vivido el que probablemente sea su ciclo más complejo desde la recuperación de la democracia.

Acostumbrada a moverse confortablemente ejerciendo un poder de veto facilitado por las normas de la Constitución vigente y un respaldo ciudadano que no menguaba, tras el plebiscito constitucional y la elección de los convencionales, pudieron pensar que la declinación de su poder era irreparable, y que habrían perdido por un buen tiempo sus ventajas.

No contaron con que a su haber vendría a ayudarlos el despropósito de la mayoría de los convencionales que con sus excesos performáticos permitió una acelerada recuperación de sus espantadas filas, lo que se expresó en la elección de su fuerza parlamentaria y la primera mayoría relativa de José Antonio Kast en la primera ronda presidencial.

Por oro lado, el resultado de las primarias presidenciales de la coalición fue un golpe duro para los partidos de la derecha. Sebastián Sichel arrasó con Lavín pero con una soberbia de antología prescindió de los partidos para levantar un discurso que no sólo descuidaba a su electorado natural, sino que era solapadamente agresivo con ellos y abiertamente centrista.

Rodeado de su grupo de amigos, fue perdiendo el apoyo de los partidos, especialmente de la UDI, los que se inclinaron indisimuladamente hacia el más conservador José Antonio Kast.

Un giro subjetivo el del electorado de derecha que prefirió a alguien que “defienda nuestras ideas” o “sea como nosotros”, antes que un advenedizo con aires criticones y círculo de hierro democratacristiano.

Sin embargo, el candidato de “nuestras ideas” representaba en realidad un giro restaurador del autoritarismo pinochetista y del peor conservadurismo decimonónico, ideales de los que el sector  había estado sistemáticamente intentando desprenderse, en concordancia con la evolución cultural que la sociedad chilena venía experimentando por décadas. Kast fue la derrota del esfuerzo de Lavín, Desbordes y Briones por comprender al país profundo y proponerle algo consistente.

Todo esto tiene a la derecha ante la obligación de generar un nuevo discurso que dé cuenta de una puesta al día con el país que viene y provoque el recambio generacional al cual está forzada, y que por lo demás es reclamado insistentemente desde sus propias filas.

Como dice Claudio Alvarado, director del IES, un futuro posible de la derecha en el nuevo ciclo del país pudiera ser apostar por un reformismo decidido, o sea, “por un horizonte de cambios sociales contundentes y coherentes”, basados por cierto en sus propias ideas para salir de la posición defensiva a la que la ha llevado su -por décadas- resistencia a los cambios.

Otro derrotero podría ser el probado populismo de derecha asentado en los miedos de la población, en el discurso nacionalista, en el rechazo al inmigrante, en el conservadurismo y el ya ineficaz discurso anticomunista, antifeminista, anti indigenista, anti ecológico, anti diversidad, del cual el candidato Kast y sus acólitos hicieron gala en la primera vuelta.

Las amenazas para la viabilidad de un proyecto de una derecha democrática y reformista  capaz de dar un horizonte de sentido a su vasto electorado, no vienen del futuro gobierno de Boric ni de la Convención Constitucional, sino del populismo, que hoy encarna Parisi y el partido republicano, al que Chile Vamos dio carta de nacionalidad democrática en las últimas elecciones, ignorando las advertencias que Levitsky y Ziblatt enfatizan en su libro “Cómo mueren las democracias”: esto es que la connivencia ideológica por medio de la cual los políticos democráticos abdican ante el líder autoritario, importa una renuncia a la defensa de las libertades y de la democracia. Y podríamos agregar,  la resignación de un proyecto propio.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Octubre 5, 2022

Óscar Landerretche: “El gobierno de Boric lleva seis meses haciendo campaña, y un mes gobernando”

Crédito: Agencia Uno.

El economista, académico, escritor y expresidente del directorio de Codelco, Óscar Landerretche, dice que el voto obligatorio es crucial para un buen derrotero del proceso constituyente. “La clase política no puede mandarse otro guatazo, quedaríamos en ridículo frente a todo el planeta”, advierte este militante socialista que rechazó la propuesta constitucional.

Mario Gálvez

Octubre 5, 2022

La operación Tohá-Uriarte para salvar el acuerdo y mantener a Karol Cariola (PC) en la presidencia de la Cámara de Diputados

Diversos apoyos consiguió hoy la diputada Karol Cariola para asumir la presidencia de la Cámara de Diputados. En la foto, conversa con su compañera de partido, la ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeanette Jara.

Las titulares de Interior y Segpres han desplegado un intenso lobby entre parlamentarios de los partidos oficialistas para evitar que apoyen un cronograma distinto a lo acordado en marzo pasado. Respecto de la posibilidad de que ChileVamos y el Partido Republicano se unan al Partido de la Gente para evitar que asuma Cariola, en la […]

Nelly Yáñez

Octubre 5, 2022

Lo que hay tras la rebelión de 16 diputados oficialistas que se desmarcaron del Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad

Crédito: Agencia Uno.

Este miércoles se lanzó oficialmente el grupo “Hacia una nueva coordinación política de la centroizquierda chilena”, instancia parlamentaria que se desmarcó del Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad. El bloque de los parlamentarios PPD, DC, PR y PL, que incluye al presidente de la Cámara de Diputados, apuesta a levantar una agenda legislativa propia, reivindicar las […]

Eduardo Olivares C.

Octubre 5, 2022

Qué se juega la canciller Urrejola y el Gobierno de Boric en los días decisivos antes de la votación para el Consejo de DD. HH. de la ONU

Canciller Urrejola y embajador Paula Narváez con el cuerpo diplomático de Chile en la ONU. Créditos: Minrel

En el Gobierno chileno hay un “moderado optimismo” luego de las intensas gestiones que realizó la ministra Antonia Urrejola en Nueva York. La votación será el 11 de octubre. Cancillería priorizó esa elección antes que una campaña en favor de Claudio Grossman.

David Tralma

Octubre 5, 2022

Lo que hay que saber de Gonzalo de la Carrera, su controvertida trayectoria y su explosiva personalidad

Ex Evópoli y ex Republicano, el ingeniero comercial había pasado a fines de agosto -por segunda vez- a la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados, luego de golpear a su vicepresidente. Ahora arremetió contra Emilia Schneider, la primera diputada transgénero del país, lo que generó críticas transversales. De la Carrera vivió en EEUU […]