Mayo 14, 2021

Opinión: Los tres tercios a la vuelta de la esquina

Camilo Feres, Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta
Crédito: Agencia Uno.

La elección constituyente de este fin de semana se está configurando como el primer espacio institucional de expresión de los tres tercios actuales. Al no estar organizada al alero de una elección presidencial y teniendo como primer parteaguas el plebiscito de 2020, hay dos grandes preguntas principales para hacerle a los resultados y ambas tienden a los tercios: alcanza la derecha un tercio de los escaños y cómo queda la correlación izquierda/centro-izquierda expresada en la convención.

Correlación de fuerzas. Una de las características del ciclo político de la transición fue la organización política en dos grandes bloques, herederos del clivaje del plebiscito del 88 y organizados bajo los dispositivos institucionales y normas electorales implementados por la Dictadura. Una regla electoral mayoritaria, un presidencialismo robusto y una frontera política delineada por las opciones “sí” y “no” hacían bastante más sencilla la operación y caracterización del sistema político de la época: había dos grandes fuerzas que, discolajes mediante, se organizaban como oficialismo/oposición del gobernante de turno.

  • Pero las sucesivas crisis sociales y políticas fueron acumulando tensiones que lograron borrar ese mundo en mitades -propio de la transición- y, desde entonces, no son pocos los intelectuales y analistas políticos que creen ver emerger los temidos tres tercios en cada esquina y en cada elección. Algo de eso ha asomado con los ensayos de la izquierda y la antigua Concertación por organizarse bajo esquemas relativamente estables, sin embargo, la coexistencia de dichas organizaciones con la vida política legislativa tiende a desordenar las fronteras que, hasta ahora, se han otorgado dichos grupos.
  • Tras las reformas de 2015, la distribución del Congreso quedó desacoplada del resultado de la elección presidencial, aunque por la fuerza de la elección de 2017 siguió con los influjos de las coaliciones del antiguo orden y la oferta electoral se organizó, básicamente, en clave binominal. Pero a corto andar se fue manifestando lo obvio: un Presidente elegido bajo una regla mayoritaria y un Congreso elegido con una regla proporcional tienen bases electorales e incentivos políticos divergentes. Y llegamos al origami político actual.
  • Así las cosas, la elección constituyente de este fin de semana se está configurando como el primer espacio institucional de expresión de los tres tercios actuales. Al no estar organizada al alero de una elección presidencial y teniendo como primer parteaguas el plebiscito de 2020, hay dos grandes preguntas principales para hacerle a los resultados y ambas tienden a los tercios: alcanza la derecha un tercio de los escaños y cómo queda la correlación izquierda/centro-izquierda expresada en la convención.

La distribución del “Apruebo”. Luego de esas preguntas procedimentales, probablemente la mayor interrogante que se despejará, al menos en parte, con los resultados de la elección, será la distribución de preferencias de ese casi 80% de ciudadanos que en 2020 votaron “apruebo”. Y es que la opción “rechazo” fue bastante más homogénea y su organización política se concentró en un solo polo del espectro. Tras el “apruebo” en tanto, no solo se organizaron múltiples fuerzas sociales y políticas, sino también múltiples razones para expresar dicha preferencia.

  • Para esta elección, la derecha configuró una coalición cuyo norte principal es alcanzar un tercio, su éxito o fracaso estará muy vinculado a si alcanza o no dicho objetivo. Las izquierdas, en tanto, compiten por distribuirse una porción mayoritaria de ese gran pueblo del “apruebo” y si esa partición se lleva a cabo sin una distancia abrumadora en uno u otro sentido, la consolidación de la regla de tres como mapa político para el nuevo ciclo se hará más evidente.
  • Ya con el diario del lunes, será importante mirar la elección de figuras representativas del mundo social emergente y desafiante, como podría ser Rodrigo Mundaca y Mario Aguilar o los resultados de los rostros de la impugnación elitista, como Atria o Ruiz; el rendimiento del centro conservador (Mariana Aylwin, Clemente Pérez) e incluso la revitalización o muerte definitiva de un cierto ethos Neo-Laguista encarnado por figuras como Patricio Fernández y Agustín Squella.
  • Pero desde el punto de vista del ciclo político que comienza, la principal interrogante a despejar es sobre tercios y no sobre sensibilidades. La pregunta es si en la primera institución forjada al alero del nuevo Chile se cristalizarán tres grupos equivalentes y -de ser así- cómo definirán sus diferencias: lo harán bajo una tendencia centrífuga (disputándose un centro oportunista) o lo harán bajo mecanismos centrípetos (gracias al carácter dirimente de un centro hegemónico).
  • Como tantas otras veces en la vida, lo sexy de la elección de este fin de semana estará en los polos, pero lo importante se debatirá en ese aburrido camino del medio que deberá definir si será ancho, como el dicho popular o angosto, como en casi todas las guerras.

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Abril 14, 2024

¿Qué se vayan todos? Por Cristián Valdivieso

Hoy, con platas de todos los chilenos, la crisis se agudiza por la corrupción objetiva y subjetiva que se observa en el Estado. Para el 89% de la población en el Congreso hay bastante o mucha corrupción. El 85% piensa lo mismo de las municipalidades, el 79% de la Fiscalía y la mayoría piensa lo […]

¿Cuántos delincuentes envió el régimen de Maduro a Chile? Por Sergio Muñoz Riveros

Walter Rodríguez, sicario profesional, identificado como jefe del comando que asesinó a Ronald Ojeda, entró varias veces a nuestro país a cumplir “trabajos” semejantes, y luego escapaba sin problemas. Hoy, según la fiscalía, se encuentra de nuevo en Venezuela. ¿Cuántos otros criminales como él han sido agentes de la “brisa bolivariana”, como dijo Diosdado Cabello, […]

Ex-Ante

Abril 13, 2024

Las dudas y tensiones que generó la inscripción de candidaturas para las primarias de Chile Vamos

Líderes de Chile Vamos la semana pasada, junto a la alcaldesa de Las Condes. Foto: Agencia UNO.

Pese a que en la oposición son optimistas respecto a una eventual mejora en los resultados de la elección municipal, en comparación con los paupérrimos resultados del sector en 2016, otras voces son críticas  en relación a la forma en que los partidos han enfrentado el desafío electoral. Entre ellos, Pablo Longueira.

Escritor y columnista

Abril 13, 2024

Perfil: Diosdado Cabello, el omnipotente. Por Rafael Gumucio

Chile y su gobierno son últimamente de los blancos favoritos del humor color hormiga de Cabello. El desprecio con que trata al Presidente de Chile, la pachorra con que se refiere a las bandas de crimen organizado que se han ido convirtiendo en la principal exportación del régimen bolivariano, son algo más que el desahogo […]

Ex-Ante

Abril 13, 2024

Chile y el caso de Ronald Ojeda: Todo tibio. Demasiado tibio. Por Kenneth Bunker

Cuando el canciller venezolano esta semana sugirió que el Tren de Aragua no existe, el gobierno de Chile no hizo más que deslizar un par de críticas. Mientras que la ministra Tohá adoptó un tono parental, hablando de meros “insultos”, la ministra Vallejo esbozó la idea de que el Presidente estaba evaluando llamar a consulta […]