Alfredo Moreno y La Araucanía: “Hoy día tenemos más grupos terroristas y se están extendiendo”

Marcelo Soto

El ex ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, impulsó una agenda -reconocida transversalmente- sobre el tema mapuche, en el segundo mandato de Piñera, pero el homicidio de Camilo Catrillanca cambió el escenario. Sin embargo sigue viajando seguidamente a la zona y las autoridades actuales lo han llamado para conocer su opinión. En esta entrevista, dice que valora el nuevo discurso de Boric, pero que no basta con armar una comisión.


-¿Cómo evalúa lo que ha hecho el gobierno en el tema de La Araucanía, dada su experiencia en la región?

-Me marcó humanamente conocer el drama en la zona. Esta pulsera blanca que uso es un símbolo de la paz en La Araucanía. Primero, hay que decir que el Gobierno perdió ocho meses. Todo el equipo que había, desde la ministra del Interior, la ministra de Desarrollo Social, Salvador Millaleo, que era el coordinador de Asuntos Indígenas, hasta el delegado presidencial en La Araucanía, todos ellos salieron. Del equipo inicial no queda nadie. Si uno lo mira en perspectiva, ha sido un tiempo que se ha perdido.

-Pero el Presidente Boric visitó la región.

-Eso es valioso, porque no lo había hecho. Creo que Ana Lya Uriarte, la ministra Tohá y Víctor Ramos, son un mejor equipo que el anterior y tienen más posibilidades de avanzar. Ahora, es difícil evaluar lo que están haciendo porque esta comisión de Paz y Entendimiento, no se sabe exactamente en qué consiste. Creo que estamos en el momento adecuado y es imprescindible ir a una solución definitiva, porque lo que hemos hecho hasta ahora no resuelve el problema y causa situaciones enormes de violencia, para los mapuche y no mapuche.

-¿Se ha agravado el panorama?

-El grado de violencia de los atentados ha aumentado. Tenemos un estado de emergencia permanente. La mitad de las víctimas que hemos tenido este año son mapuche, muertos por personas que supuestamente están a favor de la causa mapuche. Y afecta a cuatro zonas del país. Entonces creo que es el momento de tener otro camino. Si no cambiamos el rumbo, la violencia va a seguir expandiéndose porque tienes un problema que no está resuelto y un Estado que se está retirando. Hay lugares donde la policía no entra. Una vez que se retira el Estado, impera la ley del más fuerte: los delincuentes que tienen recursos, roban madera, el narcotráfico. En la medida en que el Estado no ejerce sus atribuciones, son otros los que las ejercen.

-¿Es un avance que Boric haya dicho que hay actos terroristas en la zona?

-Yo creo que sin duda es un avance, porque parte del problema es que no hemos sido claros respecto de la violencia. Han habido distintas opiniones, eso ha impedido que las leyes que se requieren sean aprobadas. Estos grupos violentos son muy organizados; los militares pueden ayudar a mitigar los efectos, pero no van a resolver el problema. Se requiere inteligencia, normas que permitan interceptar comunicaciones, tener informantes, para desarticular  estos grupos, que además tienen una particularidad: no tienen un objetivo preciso. Si uno cuida un campo, atacan el otro. Si uno cuida una carretera, interrumpen otra.

-¿Qué buscan?

-Simplemente lo que buscan es crear el terror de las personas para que vayan abandonando los lugares y puedan ir tomando los territorios. Si podemos llegar a un acuerdo respecto a que hay grupos que tienen esas características terroristas, entonces es más fácil que podamos tener la legislación, la acción del Ministerio Público, la acción del Ministerio del Interior, la acción de los tribunales y de la policía; todos unidos en resolver un problema sobre el cual hasta ahora hemos tenido muchas dudas y poca decisión.

-Algunos criticaron al Presidente porque hablaba de actos terroristas en vez de hablar de terrorismo o grupos terroristas.

-Yo creo que pudo haber sido más preciso, pero es un avance comparado con lo que él y su sector político han dicho hasta ahora. Me parecía a mí que había en el Presidente y sus aliados una confusión entre la causa y los hechos. Algunas objetivos pueden ser razonables, pero no hay ninguna causa, por legítima que sea, que justifique la violencia.

La solución viene a través del diálogo, de la negociación, porque como país tenemos muchas deudas con los mapuche. Eso no justifica que se intente resolver el problema a balazos. Las personas que están en la violencia tienen que saber que van a sufrir la fuerza del Estado, que van a ser encarcelados y que van a ser enfrentados con la mismas armas que ellos usan.

-¿La CAM y otros grupos son terroristas? ¿Se está extendiendo su influencia territorial?

-Sin duda. Hoy día tenemos más grupos terroristas y se están extendiendo. Por ejemplo, Liberación Nacional Mapuche, que acaba de salir y ha hecho varios atentados. Entiendo que hay varios otros que están empezando a reivindicar actos violentos. O sea, esto es algo que se está desperdigando, que está creciendo regionalmente.

-¿Por qué no hay capacidad para detenerlos?

-Son personas que pueden hacer todos sus actos con prácticamente ninguna consecuencia, porque no los pillan, nunca se enfrentan. El Presidente ha señalado que son cobardes y tiene razón. Nunca van a enfrentar a quienes tienen la misma capacidad de fuego que ellos, sino que atacan en la noche a personas que están desamparadas.

-Según el Índice Global de Terrorismo, Chile subió al puesto 18 entre los países más afectados por el terrorismo.

-Eso indica lo que estamos viviendo. Yo creo que hay que aprovechar este momento, porque la población antes no tenía una sensibilidad fuerte respecto de la violencia. Parecía un problema alejado a 700 kilómetros y localizado en una zona muy específica. Hoy día, debido al auge de la delincuencia, la gente manifiesta un radical rechazo a la violencia. Las autoridades políticas tienen que aprovecharlo para tener un acuerdo importante en esta materia. De hecho, la ministra Tohá ha llamado a un acuerdo nacional que será difícil, pero tendrá que concretarse.

-¿El diálogo hasta dónde debe llegar?

-El problema de la Araucanía no se va a resolver con medidas contra la violencia, pero requiere terminar con la violencia y que los grupos que permanezcan en la violencia sufran las consecuencias. Debemos tener claro qué vamos a hacer con los grupos violentos, tanto en términos de cómo se van a reprimir, como también de qué vamos a hacer con ellos respecto al diálogo.

El objetivo es que las personas abandonen la violencia y se incorporen a este camino pacífico. Es un camino de dos vías. Ojalá que las personas que están en la violencia la dejen y se integren al proceso, pero a los que perseveren en ella hay que aislarlos y hay que tratarlos con toda la dureza de la ley.

-Hugo Alcamán, dirigente gremial, decía que el pueblo mapuche guardaba silencio ante la violencia porque en el fondo tenía un resentimiento grande contra el Estado chileno.

-Hoy día tenemos un grupo pequeño de algunos cientos que cometen todos estos atentados, pero obviamente que hay un grupo muchísimo más amplio que no los delata, que no dice dónde están escondidos, que no entrega la información por temor y por las razones que tú señalas. Piensan: “estos tipos están equivocados, pero están luchando por algo que a mí también me pasó”. Entienden que la violencia no es la manera de resolverlo, pero tampoco ven que el Estado lo esté arreglando. Hay que enfrentar a los grupos violentos y hay que aplicar la ley, pero también hay que tender la mano y decir: solucionemos los problemas de otra manera.

-¿La idea de un Comisión de Paz va bien encaminada? No es la primera que se hace.

-No conocemos  a los mapuche y cualquier solución hay que buscarla con ellos. Comisiones ya tuvimos. Yo partí diciendo como ministro que no iba a formar ninguna comisión. Las conclusiones están. El asunto tiene que ver con conversar con el pueblo mapuche. Son ellos los que tienen que decir cuáles son sus aspiraciones y el Estado tiene que contestarles cuáles son posibles. Hay que tener una mesa con el Estado y con las comunidades mapuche, que ya es un problema porque son muy diversas y muchas. Cómo hacerlo es bien complejo y va a tomar muchísimo tiempo, pero ese es el camino.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

Perfil: 20 cosas que hay que saber del senador Fidel Espinoza

El senador Fidel Espinoza dando una conferencia de prensa el 12 de octubre en el Congreso en Valparaíso. Foto: Leonardo Rubilar / Agencia Uno.

Hijo de un diputado PS ejecutado en 1973. Estuvo 5 períodos en la Cámara —siempre por Los Lagos— y tras la publicación de la ley que limita la reelección, postuló al Senado. Creó el programa “Aló Diputado”, siguiendo el modelo de “Aló Presidente” de Maduro. En septiembre decenas de militantes lo acusaron de “caudillista” ante […]

Ex-Ante

Noviembre 27, 2022

¿Qué quiere realmente La Moneda respecto de la Constitución? Por Sergio Muñoz Riveros

¿A dónde conduce esta intrincada negociación, que ya es lejana para los ciudadanos, y que va adquiriendo características de farsa? Quizás a ninguna parte. En general, los partidos están preocupados de no ser culpados por el posible fracaso de las conversaciones. Más vale que terminen con las simulaciones y prioricen el interés del país.

Ex-Ante

Noviembre 26, 2022

Camioneros no llegan a acuerdo con gobierno y siguen las movilizaciones

Camioneros movilizados en el puerto de Iquique.

El dirigente Cristián Sandoval señaló que “no tienen capacidad de seguir operando” y que no se llegó a acuerdo en el tema de la rebaja del precio del combustible, que fue el más relevante en las negociaciones de hoy.

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Noviembre 26, 2022

¿Está Apruebo Dignidad cerca del punto de quiebre? Por Camilo Feres

Cónclave oficialista de principios de noviembre entre Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático.

Una de las arengas que más se repite en estos días dentro de la naciente autoflagelancia de izquierdas es que no hay nada más sólido que el 38% del apruebo a la Convención ya que, al revés de lo que sucedía en el plebiscito de entrada, se trata de una votación afirmativa, un “estoy de […]

Marcelo Soto

Noviembre 26, 2022

Daniel Mansuy: “El gobierno va a velocidad de tortuga y la paciencia de la ciudadanía es escasa”

El investigador asociado del IES (Instituto de Estudios de la Sociedad) y profesor de la Universidad de Los Andes sostiene que el Presidente Boric ha sido lento en corregir los errores. Y sobre la derecha apunta a que el populismo y las posturas ultra conservadoras son “una gran amenaza” para el sector. “Si no se […]