Aborto: cuentas claras conservan la amistad. Por Cristóbal Bellolio

Doctor en filosofía política
El presidente Gabriel Boric junto a la ministra de la Mujer, Antonia Orellana. Crédito: Agencia Uno.

En los últimos 25 años, Chile igualó el estatus legal de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio, derogó el delito de sodomía, legalizó el divorcio, aprobó la “píldora del día después”, dictó la ley anti-discriminación, promulgó el Acuerdo de Unión Civil y luego el matrimonio igualitario, además del mencionado aborto en tres causales. Para algunos, se trata de avances; para otros, de retrocesos. Pero han sido madurados socialmente y discutidos legislativamente. No hay ninguna razón para excluir al aborto y la eutanasia de este proceso democrático.


En lo central, la reciente cuenta pública del presidente Gabriel Boric le dio la razón a los que sostienen la tesis de la “adaptación”, que algunos cercanos llaman “metamorfosis” y otros más lejanos denominan “travestismo” político. Boric se hizo cargo con especial énfasis de los temas de seguridad pública, por un lado, y de la reactivación económica, por el otro. Ese fue el grueso de su discurso. Ahí está lo medular, y demuestra que el presidente entiende donde están las prioridades de la población. Que lo haga bien es otra cosa, y eso lo evaluaremos al final de su mandato.

Sin embargo, el presidente Boric añadió que reimpulsaría el proyecto que permite poner fin a la vida en casos de sufrimiento indecible, y el que permite interrumpir el embarazo sin expresión de causa. Es decir, eutanasia y aborto. La derecha puso el grito en el cielo, incluyendo parlamentarios que hicieron el show de retirarse de la sala, mientras los democratacristianos acusaron falta de cariño, condicionando futuras colaboraciones. El que menos color se dio pintó un arcoíris.

Es una indignación impostada. A nadie le puede sorprender que el gobierno más progresista desde el retorno de la democracia -Boric está más a la izquierda que Lagos y Bachelet- quiera avanzar en la llamada agenda “valórica”, esta vez ampliando los derechos reproductivos. A nadie le puede sorprender que un gobierno que además se declara feminista -que tiene nada menos que a la ministra de la Mujer en el comité político- insista en que las mujeres tengan derecho a decidir sobre sus cuerpos. A nadie le puede sorprender, por último, porque está explícitamente en su programa de gobierno.

Es cierto que las prioridades son otras. Pero la cuenta pública nunca ha sido solo de prioridades. Se habla de tantas cosas, y a veces con tanto detalle, que los que quedan fuera se quejan: “estamos decepcionados, el presidente no habló de la importancia de desmalezar las canaletas en otoño”, “esperábamos más, al menos una mención a los clubes rurales de poto sucio”; “no hay una especificación del número de durmientes en la anunciada red ferroviaria”. Que el aborto se haya llevado los titulares habla más de nuestro sensacionalismo y atención selectiva que de su importancia relativa en la cuenta pública.

Pero tampoco podemos ser tan inocentes: por algo se incluyeron estos temas. La razón es simple: el gobierno ha tenido que adaptarse para conectar con las sensibilidades mayoritarias en economía y orden público, pero no se le puede pedir que abandone completamente sus convicciones, especialmente en el área moral-cultural, donde su base de apoyo espera avances.

Cuentas claras conservan la amistad, dicen. ¿No es eso lo que quería la oposición? ¿Qué Boric transparentara sus convicciones y dejara de vestirse con ropajes ajenos? Si nos quejamos cuando cambia de opinión, y nos quejamos cuando la mantiene, entonces quizás tengamos un problema de “anti-gabrielismo”, como sugirió un diputado oficialista.

Los críticos han observado, correctamente, que el aborto “divide” a los chilenos. A diferencia de la eutanasia, que cuenta con la simpatía de una enorme mayoría de la opinión pública, el aborto sin expresión de causa concita un apoyo (todavía) minoritario. Es cierto que hay algo deshonesto en preguntar por “aborto libre” como algo distinto de la interrupción del embarazo dentro de las 12 y 14 semanas de gestación, como lo permiten todas las democracias desarrolladas del mundo. Pero aun así, es uno de esos temas “valóricos” en los cuales la sociedad chilena no tiene un acuerdo.

Por lo mismo, corresponde que sea discutido en sede parlamentaria. No lo entendieron así ambos empeños constituyentes, que intentaron constitucionalizar su visión particular sobre la materia: mientras la Convención propuso un amplio derecho al “ejercicio de la sexualidad, la reproducción, el placer y la anticoncepción”, el Consejo -liderado por Republicanos- quiso proteger la vida “de quien está por nacer”, lo que fue interpretado como un endurecimiento a la prohibición del aborto, incluso poniendo en riesgo las tres causales legales.

Justamente porque es divisivo, en tanto afecta nuestras convicciones religiosas, éticas y filosóficas, no debe estar en la constitución, sino en la ley. Que la derecha diga que no debe debatirse porque es “divisivo” es inconsistente con haber intentado constitucionalizar su visión partisana sobre el aborto. Como dicen los abogados, quien puede lo más, puede lo menos.

Finalmente, es un dato indesmentible que la sociedad chilena se seculariza progresivamente. Cada vez menos personas se identifican con alguna religión. La modernización capitalista, diría Carlos Peña, alimenta la modernidad cultural, celosa de la autonomía individual y respetuosa de la diversidad. En los últimos 25 años, Chile igualó el estatus legal de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio, derogó el delito de sodomía, legalizó el divorcio, aprobó la “píldora del día después”, dictó la ley anti-discriminación, promulgó el Acuerdo de Unión Civil y luego el matrimonio igualitario, además del mencionado aborto en tres causales.

Para algunos, se trata de avances; para otros, de retrocesos. Pero han sido madurados socialmente y discutidos legislativamente. No hay ninguna razón para excluir al aborto y la eutanasia de este proceso democrático. Más allá de las legítimas consideraciones estratégicas, sería extraño -una verdadera claudicación- si este gobierno no los pusiera en tabla.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Junio 19, 2024

Crónica: El homenaje a Piñera en un ambiente de emoción y un fuerte mensaje de Evelyn Matthei

El homenaje al ex presidente Sebastián Piñera congregó este martes a varios ex mandatarios latinoamericanos de centroderecha y al presidente en ejercicio de Uruguay, Luis Lacalle, quienes recordaron anécdotas y vivencias en un clima de emoción frente a unas mil personas en la UDD. A muchos les sorprendió la aparición en pantalla del ex mandatario […]

Ex-Ante

Junio 18, 2024

El embajador en España y estrecho amigo de Boric se salva una vez más tras otro traspié

El ministro Alberto van Klaveren (RREE), el embajador de Chile en España Javier Velasco y el Presidente Gabriel Boric | Ex-Ante

El canciller Alberto Van Klaveren confirmó en su cargo al embajador en España, Javier Velasco, uno de los amigos más cercanos del presidente Gabriel Boric y protagonista de varios desaciertos diplomáticos en uno de los destinos más importantes para Chile. El canciller le otorgó respaldo tras una sesión de la Comisión de Defensa de la […]

Investigador del Centro de Estudios Públicos (CEP)

Junio 18, 2024

Prendiendo el motor de la inversión. Por Gabriel Ugarte

Imagen generada por IA

Es imperativo abordar las trabas que frenan el crecimiento, promoviendo un entorno más favorable para la inversión y asegurando una gestión eficiente y efectiva de los recursos públicos y privados. Solo así, la inversión podrá retomar su papel como motor clave del desarrollo económico, impulsando a Chile hacia un futuro próspero y sostenible, tal como […]

Ex-Ante

Junio 18, 2024

FA inicia campaña para salvar a Velasco de nuevo traspié pese a opinión de expertos y del Socialismo Democrático

El episodio del embajador de Chile en España abrió un nuevo foco de tensión en el oficialismo, previo a que Cancillería se pronuncie sobre los numerosos pedidos de destitución tras una serie de traspiés. El diputado Gonzalo Winter, de quien Velasco fue asesor legislativo, señaló que el hecho “no es tan grave, no veo ni […]

Ex-Ante

Junio 18, 2024

Mi experiencia francesa y lo que puede suceder en Chile. Por Pepe Auth

Viví cuatro años en Francia en los años 80 y seguí luego su evolución política. Ello me permitió asistir al vaciamiento progresivo del electorado de izquierda -particularmente el comunista- hacia la extrema derecha, movido por el ofuscamiento producido por el avance descontrolado de la población migrante en sus barrios. Eso no es excepcional. También es […]