7-M: Una elección sobre cualquier cosa menos lo constitucional. Por Kenneth Bunker

Ex-Ante
Crédito: Agencia Uno.

Esta es una elección sobre la delincuencia, sobre la inmigración y sobre la economía. Es, en realidad, una elección sobre el presidente Boric y el estallido social. Es hasta una elección sobre el perro matapacos y sobre los indultos. Pero no es una elección sobre lo constitucional.


En el papel, la elección del 7-M es para elegir a 50 consejeros para que escriban la propuesta constitucional que se le presentará a los chilenos en el plebiscito de diciembre. En teoría, es una elección que busca seleccionar a las mejores personas posibles para escribir el mejor marco legal posible para que mejore todo lo que ahora no funciona. En la práctica, el asunto es muy diferente. Pues, es una elección sobre cualquier cosa menos lo constitucional. Es una elección sobre la delincuencia, sobre la inmigración y sobre la economía. Es, en realidad, una elección sobre el presidente Boric y el estallido social. Es hasta una elección sobre el perro matapacos y sobre los indultos. Pero no es una elección sobre lo constitucional.

El asunto es sencillo: hoy las variables de corto plazo son más importantes que las variables de largo plazo. Las personas están más preocupadas sobre lo que pasará esta semana que sobre lo que ocurrirá en las cuatro décadas que vienen. Las prioridades son la seguridad, la frontera y la inflación, no la desigualdad, los pueblos originarios o el código de aguas. Los chilenos implícitamente interpretan la situación como un tradeoff, donde poco importa lo importante si lo relevante es lo urgente. En términos simples: para la mayoría escribir una nueva constitución es absurdo si es que no se puede salir a la calle en paz. Pensar en el próximo año da lo mismo si no se puede llegar a fin de mes.

El problema es que las dos miradas no son mutuamente excluyentes: se puede escribir una constitución mientras se opera sobre la coyuntura. Pero los votantes no tienen la obligación de verlo así. De hecho, no tienen la obligación de nada. Y, de cualquier forma, concebir que escribir una constitución puede ser detrimental para la resolución de los asuntos del día a día es perfectamente racional. Basta mirar lo que ocurrió antes durante y después del primer proceso constituyente: nada es mejor. Más allá de lo que quieran algunos sectores políticos, las personas solo ven que el país ha empeorado. Y las cifras lo respaldan: el país está a más maltraer hoy de lo que estaba antes del estallido social.

El asunto va más allá de lo que muestran los datos. Es también un asunto de memoria. Fue el gobierno actual el que forzó a las personas, y que aun los fuerza a pensar, que la resolución de los problemas de la coyuntura depende del futuro. Boric empujó tanto la idea de que todo dependía de aprobar la propuesta de constituyentes en 2022 que hoy la mayoría asocia a su gobierno con esa propuesta fallida. Y, por lo mismo, es increíble que hasta el día de hoy siga haciendo lo mismo. El presidente constantemente propone que para que las cosas se hagan necesita apoyo total e irrestricto. Propone que, si no se le apoya, nada se podrá hacer. El ministro de Hacienda Mario Marcel dijo que “la seguridad depende de la reforma tributaria”.

Tal como antes se proponía que la dignidad dependía de la nueva constitución, ahora se propone que el bienestar diario depende de la agenda legislativa del gobierno. Al final, lo que se está haciendo es que se les está exigiendo a los chilenos apoyar ideas políticas a cambio de resultados. Y eso es precisamente lo que explica no solo la apatía contra el gobierno actual, sino que también contra el proceso constitucional. La gente entiende perfectamente que se puede avanzar en controlar la inmigración ilegal o la economía sin una nueva constitución. Sabe que no es necesario que Boric necesite que se apruebe su reforma tributaria para que se haga cargo de la delincuencia.

Fue un craso error político lo que hizo el gobierno actual al apoyar con tanto énfasis la propuesta constitucional anterior. Si las personas hoy no están interesadas en el proceso actual, o votarán por candidatos de derecha, populistas o extremos solo para ir en contra del gobierno, es culpa de nadie más que del propio gobierno, que no ha logrado hacerse cargo de las condiciones coyunturales y pavimentar el camino a una buena elección. Si el gobierno hubiese dejado al proceso anterior hundirse por su propio peso, no estaría hoy asociado al fracaso. Si el gobierno no obligara a las personas a pensar que el bienestar actual depende de la capacidad política del presidente, Boric no sería tan impopular como lo es.

Lo que está en juego hoy no es ni el proceso constituyente ni su legitimidad, sino que es la aprobación de una constitución que (al parecer) no será tan distinta a la que ya existe. Y no es que eso sea bueno o malo per se, sino que revela la magnitud de la pérdida de tiempo y recursos que se tuvo que hacer para llegar al punto de partida. Evidentemente la noticia es peor para los sectores de izquierda que han empujado cambios radicales desde antes del estallido social. Habiendo tenido todo para hacer una buena nueva constitución, moderna, verde, progresista y feminista habrán quedado con poco más de lo que ya había. Por sus propios errores de principiante, no forzados, van rumbo a legitimar el mismo modelo que tanto critican.

Cabe preguntarse dónde estaría hoy el país si el gobierno se hubiese hecho cargo de la delincuencia, de la inmigración y de la economía (como lo está haciendo ahora) desde el comienzo. Probablemente las personas no estarían ponderando negativamente la importancia del largo plazo. Con la tranquilidad de ver a su país seguro, protegido y creciendo, estarían pensando en los nombres de las mejores personas para escribir la nueva constitución. Pero no: los votantes hoy están más dispuestos que nunca a endosar a candidatos conservadores, radicales o populistas que no han hecho más que manifestarse sobre lo coyuntural para ganar tracción. Es una responsabilidad que el presidente y su gobierno tarde o temprano tendrán que asumir.

Para seguir leyendo columnas de Ex-Ante, clic aquí.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ex-Ante (@exantecl)

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Cadem: 68% piensa que el crimen del ex militar Ronald Ojeda fue con motivaciones políticas encargado por Venezuela (Lea aquí la encuesta)

El 80% no cree que el gobierno de Maduro colaborará en la búsqueda de los responsables del crimen de Ojeda y el mismo porcentaje dice sentir mucho o bastante temor a la presencia del Tren de Aragua en el país. En cuanto a las preferencias presidenciales espontáneas, la alcaldesa Evelyn Matthei está en el primer […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]