Perfil: Antonia Urrejola, a esta hora se improvisa. Por Rafael Gumucio

Escritor y columnista

Lo más grave de la grabación no es la grabación: es que esto sea lo más importante o noticioso que hayamos recibido de la cancillería. Una cancillería que, como se oye en la grabación, está dedicada a responder ofensas, a calmar crisis, a evitar declaraciones equívocas y equivocadas como la que el presidente Boric lanzó en la CELAC sobre la crisis del Perú. Un Presidente de Chile, informado y cabal, no puede pasar por alto que en la política latinoamericana no existen ni las víctimas perfectas ni los victimarios totales. O por lo menos eso resume muy mal lo que pasa en Perú.


Vivimos en un laberinto de nimiedades donde lo importante pasa desapercibido en medio de lo “histórico”, lo “inaudito”, y lo permanentemente “escandaloso”. Las redes sociales, a su vez, hablan de nada como si fuera todo, para no hablar de lo que importa. La información es así una forma de pornografía que nos permite estar en la cama de Piqué y Shakira sintiendo que estamos hablando de feminismo y la condición de la mujer en el siglo XXI.

Pasa algo parecido con los audios de la cancillería. Todo lo que escandaliza en ella no tiene nada de escandaloso. Lo que no nos escandaliza, lo que nadie comenta debería, sin embargo, escandalizarnos realmente.

Por cierto, es grave que este audio se haya grabado y que se haya filtrado a la prensa. Aunque si yo fuera la ministra felicitaría a quien lo hizo. La agenda noticiosa estaba empantanada en las absurdas acusaciones constitucionales.

El eco del indulto a pesar del esfuerzo conjunto de la oposición y el gobierno no se apagaba aún. Chile trataba de reírse en Olmué, cuando la grabación nos devolvió el alma al cuerpo. En medio de la gravedad, este pedazo de humanidad chilena desvió la atención del mundo político al menos dos días de risa que culposamente convertimos en preocupación, indignación y acusaciones cruzadas.

Es cierto, los altos funcionarios parecían estar ensayado un sketch escolar. Pero ¿no es Chile eso, un enorme e infinito colegio donde todo siempre se inventa sobre la marcha? El mejor programa de televisión política de nuestra historia se llamaba “A esta hora se improvisa”.

No deja de parecerme gracioso que algunos políticos viejos, a los que he oído pelambre y chuchadas peores, se horroricen con el lenguaje de la ministra. Claro que en general las he escuchado en grupos de puros hombres. Pero resulta también parte de la igualdad de los sexos que las mujeres tengan el derecho inalienable de “huevonear” a los “huevones” que abundan a ambos lados de la cordillera. Por lo demás, en grupos de mujeres solas a los que he logrado infiltrarme, el lenguaje suele ser aún más ilustrativo y coprolálico, aunque quizás más imaginativo en este último aspecto.

Es cierto, se escuchan en la grabación vacilaciones, torpezas, burlas, epítetos varios, pero también se puede inferir de la grabación un buen trabajo de equipo con una ministra que sabe escuchar y valorar la opinión de sus cercanos sin dejar de tomar ella las decisiones al final.

Decisiones sensatas, todo hay que decirlo, porque, en resumen, con chiste más o chiste menos, se hizo lo que se debía hacer. Los textos que se aprontaba a mandarle al canciller argentino, Santiago Cafiero eran cortantes, directos, pero no exagerados. “A buen entendedor pocas palabras”, dijo muy bien uno de los asesores. Llamar al embajador Rafael Bielsa a la cancillería, después de su abierto desprecio a la política ambiental chilena, era también, la mejor alternativa. Tener una corbata siempre a mano, por si acaso, un buen consejo.

Por cierto, queda claro que el rechazo al proyecto Dominga no es algo que llene de entusiasmo a la ministra y su grupo de apoyo, pero es algo que uno podría adivinar sin escuchar la grabación.

Hay otros pedazos de la conversación que resultan más problemáticos, como la primera parte donde se refieren de modo despectivo a una tal Ximena, que sería la subsecretaria Ximena Fuentes, a la que se le acusa de no haberle avisado a los argentinos de algo de una plataforma. Después algo confuso con Allamand y unos tragos y unas promesas de más. Pero también eso es parte de la chimuchina interna, como lo es el calificativo de “amurrado” que se le regala, con bastante precisión, me resulta a mí, al senador Quintana. Senador que respondió al epíteto amurrándose justamente.

Lo más grave de la grabación no es la grabación: es que sea esto sea lo más importante o noticioso que hayamos recibido de la cancillería desde que logró que firmáramos el TPP11 (después del bochornoso episodio de las side letters). Una cancillería que no se adelanta a nada, que no puede planificar los desparpajos de sus jefes. Una cancillería que, como se oye en la grabación, está dedicada a responder ofensas, a calmar crisis, a evitar declaraciones equívocas y equivocadas como la que el presidente Boric lanzó en la CELAC sobre la crisis del Perú.

Declaraciones que están en el nudo mismo del error de nuestro gobernante. Porque no hay duda de que 50 muertos en las calles es un escándalo y que Perú es hoy una herida abierta que sangra en la conciencia de quienes amamos a este vecino del que venimos.

Si el Presidente fuese el artista que lleva dentro, no hay duda de que debería solidarizar con el dolor del Perú e ir a cantar o firmar manifiestos para que se acaben las balas. Pero un presidente de Chile, informado y cabal, no puede pasar por alto que en la política latinoamericana no existen ni las víctimas perfectas ni los victimarios totales. O por lo menos eso resume muy mal lo que pasa en Perú.

Defender el derecho a protestar no lleva a nadie de izquierda a quejarse por los heridos y los muertos del asalto al Capitolio en Washington o tratar de víctimas a los golpistas que asaltaron Brasilia para desconocer la victoria de Lula. La frontera entre el derecho a protestar y el de las instituciones a ejercer su papel y defenderse de los que quieren derrocarlas por la fuerza, es un gran tema de la posmodernidad.

En Perú, como en Chile, hay muchas cosas por las que protestar, pero eso no valida toda y cualquier forma de protestar. Ni tampoco queda siempre claro si la espontaneidad y anomia es tal, si no hay un poder o varios detrás del humo del fuego y las lacrimógenas. Es en parte lo que estuvo en juego el 18 de octubre y la razón porque los indultos resultan para los chilenos tan imperdonables.

Todo en Lima y más aún en el Cuzco es mucho más complicado de lo que podría llegar a explicar en este artículo. Mucho más de lo que podría llegar a entender yo también. Mucho más complicado de lo que el Presidente manifestó, lanzando a la cara de la presidenta interina los muertos y los heridos, poniendo en un impasse complejo la que ha sido siempre nuestra relación más complicada. Un país, no hay que olvidar, que invadimos alguna vez y que ha estado en pie de guerra con Chile demasiadas veces como para no pesar cada palabra que se le diga a la cara a su presidenta constitucional.

Es importante tener el corazón en su lugar, pero no implica olvidar que la cabeza esté en otro lugar, generalmente encima del corazón. No hay que olvidar que es la cabeza la que hace latir el corazón y no lo contrario. La canciller, de indudables méritos profesionales, llegó ahí en gran parte por su valiente actitud ante la dictadura de Ortega y su máscara democrática. Ese coraje ético es un buen comienzo, pero se necesita una cabeza fría que enfrié a la del Presidente cuando quiere ver en cualquier manifestante del mundo una versión del manifestante que alguna vez fue.

Si la ministra fuera capaz de parar crisis posibles y frases desafortunada antes de que sucedieran, la grabación sería solo una anécdota. Pero ante las continuas salidas de libreto uno termina por dudar de que el libreto exista. Es eso lo que hace de la anecdótica grabación algo más que una divertida anécdota.

Seguir leyendo columnas de Ex-Ante aquí.

Publicaciones relacionadas

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Cadem: 68% piensa que el crimen del ex militar Ronald Ojeda fue con motivaciones políticas encargado por Venezuela (Lea aquí la encuesta)

El 80% no cree que el gobierno de Maduro colaborará en la búsqueda de los responsables del crimen de Ojeda y el mismo porcentaje dice sentir mucho o bastante temor a la presencia del Tren de Aragua en el país. En cuanto a las preferencias presidenciales espontáneas, la alcaldesa Evelyn Matthei está en el primer […]

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Las claves de la gira de Kast a Hungría con foco en inmigración y en políticas pro familia

Líderes, pensadores y personeros influyentes del conservadurismo mundial se congregarán en Budapest, siendo José Antonio Kast uno de los exponentes centrales del evento. Allí compartirá escenario con el polémico líder euroescéptico y antiinmigración de Países Bajos Geert Wilders, con el líder de Vox en España Santiago Abascal y con el senador estadounidense por Oklahoma Markwayne […]

Ex-Ante

Abril 21, 2024

Batalla por Santiago: La historia detrás de la bajada de Sichel y su último quiebre con Chile Vamos

Hasta el mediodía del viernes Sebastián Sichel tenía contemplado anunciar este fin de semana que sería candidato a alcalde por Santiago, con o sin Aldo Duque en competencia. Esa misma tarde, sin embargo, RN le notificó que su candidato era Mario Desbordes, aunque habrían estado dispuestos a buscar una alternativa para dirimir la contienda. Lo […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]