Junio 26, 2022

Un gabinete agotado en solo 100 días. Por Cristián Valdivieso

Director de Criteria
Tercer Consejo de Gabinete de la Administración Boric (Presidencia).

Se ha hecho evidente que el problema no es sólo Siches. A poco andar, a los errores de la ministra del Interior se sumaron los traspiés de Jeanette Vega y su vuelta de carnero luego de su improvisado comentario en relación a los presos políticos, y la contumacia de Jackson de condicionar la viabilidad del programa de gobierno (la gobernabilidad, en rigor) al Apruebo de la nueva Constitución. A ellos se suman problemas en Educación, Mujer, Medioambiente y Minería.


Hace un par de semanas, en este mismo espacio, aludimos positivamente a la retórica del Presidente Boric y su talento para conectar con las audiencias. Es más, señalamos que no nos sorprendía en lo absoluto que tras la primera cuenta pública su aprobación tuviera un alza significativa en las encuestas. Pero también hicimos un punto al señalar que la elocuencia de su oratoria no equivalía a capacidad para liderar a un equipo de gobierno que ya evidenciaba inconsistencias e incompetencias que atentaban contra la materialización del paquete de promesas realizadas.

Hoy, ya cumplidos los primeros 100 días de gobierno, los porfiados hechos vuelven a instalar las mismas preguntas sobre la capacidad de Boric para sincronizar con propósito colectivo y celeridad a un gabinete cuya inexperiencia le está pasando rápidamente la cuenta.

Mientras el Presidente, el Ministro de Hacienda y la Ministra Secretaria General de Gobierno parecieran ser los tutores de una orquesta con bajo fiato, el resto de los ministros y ministras, o se han arrancado del radar para no quemarse en la cancha, o han salido a trastabillones dejando una sensación de impericia e improvisación.

Con el transcurrir de la primera centena de días, se ha hecho evidente que el problema no es sólo Siches. A poco andar, a los errores de la ministra del Interior se sumaron los traspiés de Jeanette Vega y su vuelta de carnero luego de su improvisado comentario en relación a los presos políticos, y la contumacia del ministro Giorgio Jackson de condicionar la viabilidad del programa de gobierno (la gobernabilidad, en rigor) al apruebo de la nueva Constitución.

A lo anterior, se sumó un Marco Ávila en Educación adelantando y alargando las vacaciones de invierno de los escolares sin considerar la dimensión del cuidado de niños y niñas y obviando completamente la perspectiva de género en un gobierno declarado feminista. La ministra de la Mujer tuvo que lanzarle el salvavidas “estamos trabajando para poder encontrar soluciones”. Esta semana, a propósito del cierre de la fundición Ventanas, también vimos a la ministra de Minería, Marcela Hernando, acusando falta de diálogo previo con los trabajadores y confrontándose con Maisa Rojas de Medio Ambiente por considerar la decisión un acto impulsivo definido a sus espaldas el mismo día del anuncio.

Como si no bastara para 100 días, esta semana se filtró el denominado error administrativo que reemplazó el término “Primera dama” por el nombre natural de Irina Karamanos en un acto que entremezcló prácticas bananeras con infantilismo monárquico.

Para qué seguir. Esta recurrencia de errores y posteriores rectificaciones (bienvenidas, por cierto), expresan bien una de las grandes contradicciones que carga este gobierno cuyo discurso apunta a atender problemas estructurales de la sociedad del siglo XXI, pero que se articula sobre un grupo de ministros y ministras sin pericia ni una buena coordinación intersectorial, reforzando permanentemente en la ciudadanía la idea de una gestión improvisada y desprolija.

Huellas de este primer periodo del gabinete que inevitablemente llevan a la pregunta sobre los cursos de acción que tomará el Presidente para que su gobierno deje de dispararse en los pies, afectando la confianza que la ciudadanía depositó en él hace tan sólo unos meses.

Al respecto no es descabellado pensar en un cambio de gabinete antes del plebiscito del 4 de septiembre. El Ejecutivo ha sido majadero en asociar el despliegue de su programa al éxito de la Convención Constitucional, generando un vínculo indisoluble para la ciudadanía entre ambos. Si el apruebo y la aprobación al gobierno siguen corriendo por un mismo carril como es muy probable que suceda, y el gobierno sigue dando pasos en falso, más temprano que tarde el Presidente Boric se verá compelido a buscar un punto de inflexión y ejercer su liderazgo.

Para ello deberá cambiar piezas y mejorar la coordinación interministerial con miras a recuperar la confianza de la ciudadanía y no mermar las posibilidades del triunfo del apruebo al transformar el plebiscito del septiembre en un juicio al gobierno antes que al texto.

Es así como las derivaciones de los errores del gabinete en estos primeros 100 días y la incertidumbre que suscitan las idas y vueltas comunicacionales, tienen implicancias políticas a gran escala que pueden afectar no sólo la evaluación de la gestión de Boric, sino también condicionar el ordenamiento jurídico, político y social del país.


Publicaciones relacionadas

Socio de Razor Consulting

Agosto 17, 2022

Vive la différence! Experiencia francesa de cuota de género en directorios. Por Héctor Lehuedé

Francia está en el top 3 de participación femenina en los directorios. Se enmarca en un contexto internacional en el que Israel fue el primer país en adoptar una cuota, de “al menos una mujer” en 1999, y fue seguido por Noruega que adoptó su cuota de 40% en 2003.

Ex-Ante

Agosto 17, 2022

El desafío de Boric de estar a la altura de lo que ocurrirá después del plebiscito. Por Ricardo Brodsky

Crédito: Agencia Uno.

El 5 de septiembre el rol del Presidente será esencial y su palabra debe estar suficientemente respaldada por hechos para que le permitan jugar el papel que el país entero esperará de él: arbitrar, bajar las tensiones, desdramatizar la situación, enfrentar los verdaderos desafíos que tiene el país aquí y ahora (inflación, inseguridad, pensiones) y […]

Investigadora CEP

Agosto 16, 2022

Derechos laborales: ¿Avance o retroceso? Por María José Abud

La forma en que los derechos laborales han quedado en la nueva constitución olvida principios que están presentes en otros capítulos del texto como el enfoque de género, alejándose de los desafíos actuales y futuros del mercado laboral.

Ex-Ante

Agosto 15, 2022

Orgullo de funcionario público. Por Noam Titelman

Montaje de John Smok y Carmen Gloria Valladares.

Hay muchas cosas que se puede y se debe mejorar en el sector público, pero haríamos bien en partir por reconocerle su mérito a los miles de “Carmen Gloria Valladares y John Smok” que trabajan en nuestro Estado. Son ciertamente motivo de orgullo de funcionario público.

Director de Criteria

Agosto 15, 2022

Reforma de pensiones, ¿la tercera, será la vencida? Por Cristián Valdivieso

Crédito: Agencia Uno.

Si el gobierno quiere salir airoso con su reforma previsional deberá tener como telón de fondo a la propuesta las vivencias subjetivas de las personas. No hacerlo, atentaría contra la legitimidad social de la tan anhelada reforma poniendo un signo de interrogación en la posibilidad que, esta vez, la tercera sí sea la vencida.