Julio 24, 2022

Plebiscito: La tercera vuelta de Boric. Por Camilo Feres

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

El día después de la elección, sin importar lo que suceda, Boric podrá llamar al Gobierno a todas aquellas fuerzas que estuvieron por el apruebo y si éstas no fueron suficientes para ganar, pero son más que las que dispone tras su segunda vuelta electoral, habrá obtenido más cuadros y más votos para sostener su Gobierno.


No cabe ninguna duda que el gobierno en general y el presidente en particular están en campaña para el plebiscito de septiembre. Y más allá de las leguleyadas de rigor, el mercado político comprende que no es posible imaginar un escenario de prescindencia en circunstancias como las actuales. No lo es para los expresidentes y no lo es para el mandatario en ejercicio.

Mucha tinta ha corrido para tratar de dilucidar si la apertura de la caja de Pandora del 5 de septiembre por parte del primer mandatario fue una jugada de ajedrez o una improvisación virtuosa. Desde los que ven en las declaraciones de Boric una quitada de piso abrupta a los convencionales, -signados por no pocos expertos como parte del problema de desafección de la opinión pública para con la propuesta constitucional- hasta quiénes creen ver en la jugada del mandatario una señal que arbitra el aparente empate oficialista en torno al apruebo a secas y su variante “con reformas”.

Pero más allá de las motivaciones y efectos de la jugada presidencial puntual, mirada en contexto, la actitud de Boric respecto del plebiscito, así como frente a la mayoría de materias dónde sus dos coaliciones tienden al cisma, sigue un mismo instinto y marca un mismo patrón: ampliar la base de sustento y apoyo de su gobierno que, a la luz de los resultados legislativos en materias relativamente sencillas, no solo es insuficiente con la actual constitución sino que lo será con una eventual nueva carta magna.

En efecto, tratar de interpretar las acciones presidenciales en las materias relativas al plebiscito como desacopladas del mapa político general no parece demasiado productivo. El factor que sobredetermina la realidad política presente es el estado de reorganización sociopolítica tras el colapso del ciclo precedente y dicha reorganización se está llevando a cabo, en paralelo, en la conformación de una alianza de gobierno y del proceso constituyente.

El Presidente, por lo tanto, no ha dejado de ensayar una alquimia que le permita ostentar una base de sustento suficiente y esa es un necesidad que, aunque trasciende al resultado de septiembre, no puede desacoplarse del proceso constituyente.

Así las cosas, el esmero de Boric en sumar voces al apruebo, aun cuando éstas sean vistas como una victoria pírrica por parte de los integristas y octubristas, tiene un objetivo más político que electoral.

El día 5 de septiembre la propuesta constitucional de la convención citada al efecto podrá ser validada o desechada, pero la persona a cargo del país ese día será la misma que el día previo. Con eso en mente, las selfies con el niño símbolo de los 30 años y los recurrentes esfuerzos por sumar y alabar a ese nuevo placer culpable de la generación de relevo, Michelle Bachelet, no se explican sólo como intentos por sumar votos al apruebo, sino más bien por el efecto potencial en la ampliación de la cancha en la que puede jugar el Gobierno el día después del plebiscito.

Gabriel Boric fue electo presidente tras una primaria y dos vueltas electorales presidenciales. A diferencia de sus predecesores, la base política con la que llegó a La Moneda fue construida de forma progresiva entre todas esas instancias. Pero los números y la realidad política cotidiana han mostrado cuan insuficiente es aún dicha base de sustento. Encabezar la marcha por sumar liderazgos, sensibilidades, tendencias y partidos al apruebo tiene, por lo tanto, más valor para el Gobierno del que tiene para el comando del apruebo.

Porque el día después de la elección, sin importar lo que suceda, Boric podrá llamar al Gobierno a todas aquellas fuerzas que estuvieron por el apruebo y si éstas no fueron suficientes para ganar, pero son más que las que dispone tras su segunda vuelta electoral, habrá obtenido más cuadros y más votos para sostener su Gobierno. Visto así, el plebiscito de septiembre, además de toda su carga simbólica, es también la tercera vuelta electoral para la administración a cargo. Parece razonable que el presidente se esmere en sumar voces a esa empresa.

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]

La calidad de la política y la selección del personal. Por Sergio Muñoz Riveros

La selección de los postulantes a los cargos de representación tiene muchos vicios. Sería injusto no reconocer que hay senadores y diputados que cumplen su tarea en un buen nivel, pero hay muchos otros que no merecen estar donde están y que, pese a eso, se las arreglan para ser reelegidos.

Ex-Ante

Abril 20, 2024

La banalización de la política exterior: entre Hezbollah y el Tren de Aragua. Por Kenneth Bunker

Imágenes de un acto de Hezbollah (izquierda) y de integrantes del Tren de Aragua (derecha).

Si el gobierno de Boric admite que el Tren de Aragua está presente en el país, y que además es muy probablemente la banda de crimen organizado más peligrosa del momento, ¿entonces acaso no debiese haber tomado precedencia ante lo que considera que no es una amenaza real? Si Hezbollah no existe, entonces no es […]

Académica del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Andrés Bello y vocera de la Sociedad de Microbiología de Chile.

Abril 20, 2024

¿Cómo afrontar el dengue? Por Claudia Saavedra

Dado el escenario latinoamericano, que ha visto un aumento significativo de casos, sumado al cambio climático en la región, lo más probable es que tengamos dengue y que no solo llegue a Chile desde los países vecinos. Por lo tanto, esto debe ser visto como una oportunidad para anticiparnos y fortalecer la vigilancia epidemiológica y […]