Mayo 21, 2022

Perfil: Jorge Baradit, el convencional imaginario. Por Rafael Gumucio

Ex-Ante

Pasó de escribir historias, a escribir sobre historia, a escribir la historia, y en el intertanto ha cometido el pecado mayor que puede cometer un escritor de ciencia ficción o de aventura, ser eternamente predecible y completamente monótono. Eso y tomarse en serio, que es la mejor manera de convertirte en una broma.


Jorge Baradit suele denunciar los 30 años de transición como un periodo de despojos, censuras y mentiras. Pero lo cierto es que nadie gozó con más amplitud de las mieles de esa época prospera e incoherente, loca y temerosa, que este escritor y divulgador histórico.

Diseñador de profesión, sus libros tienen esa ventaja y ese limite: están perfectamente diseñados. Lo mejor que tienen eran la contraportada donde podía mezclar Allende y la electrónica, el punk y los mapuches, los extraterrestre y los Yaganes. Superando la literatura más bien gris que se escribía entonces, Baradit era parte de esa generación que prefería “La venganza de los Nerd” al “Manifiesto del partido comunista” o a “Las vidas Mínimas” de José Santos González Vera.

Su única militancia política en los años 90 era el punk y el pop. Su imaginario, como testimonian sus twitter de entonces, estaban llenos de violaciones, gore, venganza y minas ricas.

Nació para Hollywood, pero su acta de nacimiento dice que lo hizo en Valparaíso en 1969. Descubrió que este era después de todo su mayor tesoro. El provinciano siempre siente, debido a nuestro irrestricto centralismo, que se le oculta algo que debería saber. Algo que saben solo los de Santiago.

Explotó este sentimiento en su “Historia oculta de chile”, dándole a la nueva clase media creada por la Concertación eso que esta nunca les dio, una tradición, un pasado, un orgullo sobre el que sentar su identidad. Baradit les regaló esa identidad, pintando con el pincel más grueso que encontró un mundo en que los malos son muy malos y los buenos son siempre los mismos, la clase media traicionada por los patrones.

Transformó en secretos que te quieren ocultar cosas por todos sabidas. Pasó por alto cualquier sutileza, pero nadie puede negar que todo eso lo hizo con una desbordante imaginación y un olfato que es algo más que comercial. Sus libros de historia como fenómeno cultural y de venta son parte ya de la historia.

No inventó el género de la historia personal de chile, pero supo entender una sensibilidad que nadie mejor que él vio que podía convertirla en colectiva. A los escritores se le aguanta todo menos creerse sus propios libros. Lo cierto es que Baradit no ha logrado inventar ni un personaje que no sea el mismo, cosa que se puede decir también de Borges. Pero Borges, como todo escritor que se respete, era ciego, en cambio Baradit tiene demasiada buena vista.

Desde el primer día de la convención vio una conspiración perfecta de la derecha y los poderes fácticos para evitar que la constitución se escriba. No ha dejado desde entonces de denunciarla con un tono de apóstol herido que esta defendiendo no sólo el pueblo sino la democracia, la herencia de Allende, Recabarren, Arturo Prat y todos los muertos de la escuela Santa María de Iquique.

En la convención un tiempo fue parte del colectivo socialista, pero terminó siendo demasiado socialista para el colectivo. En general los que lo conocen de la convención confirman que lo suyo no es lo colectivo. Puede acordar algo en privado y hacer lo contrario cuando se cruza la cámara de un teléfono en su camino.

Lo suyo son las cámaras, ante las cuales siempre denuncia una derecha infame y todopoderosa que ha probado en la convención misma no tener ningún poder. Una derecha que se ha esforzado, todo hay que decirlo, para hacer indefendible su muy defendible derecho a pataleo. Pataleo que se ha convertido demasiadas veces en pataleta.

Esas pataletas solo las toma en serio Baradit, que como buen autor de ciencia ficción, parece vivir en otra convención que la que vive el resto de los convencionales. La idea de que algo no se hizo demasiado bien, que la popularidad natural de la convención ha virado a una franca desconfianza no asoma entre sus preocupaciones.

Como los malos periodistas, Baradit no deja que la realidad arruine la historia que decidió contarnos. Una historia que es una repetición en kitsch del ultimo discurso de Allende en la Moneda. Se le olvida que Allende defendía justamente una constitución liberal y burguesa a la hora de su muerte. Que su grandeza reside en parte en ello, en comprender, demasiado tarde, que la democracia liberal es mejor que cualquier dictadura, incluida la del proletariado.

Baradit sigue eternamente en una permanente Moneda en llama que no existe más que en su imaginación. Pasó de escribir historias, a escribir sobre historia, a escribir la historia, en el intertanto ha cometido el pecado mayor que puede escribir un escritor de ciencia ficción o de aventura, ser eternamente predecible y completamente monótono. Eso y tomarse en serio, que es la mejor manera de convertirte en una broma.

Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Abril 21, 2024

Encuesta Bicentenario UC: lecciones para la derecha. Por Cristián Valdivieso

Los chilenos no están anhelando la llegada de la actual oposición al gobierno. Lo que los chilenos buscan es más autoridad, firmeza e incluso autoritarismo ante lo que se vive como una crisis de inseguridad pública y de descrédito de la política. Una suerte de Bukele criollo si se quiere, el que, dicho sea de […]

Cientista Político. Libertad y Desarrollo.

Abril 21, 2024

Maduro: socio controlador de nuestra política exterior. Por Jorge Ramírez

Hace algunos días Nicolás Maduro se dio otro “gustito”: enlodar el honor del recientemente fallecido ex Presidente Sebastián Piñera, acusándolo de que él fue quien trajo delincuentes venezolanos a Chile, tras “conocerlos, contratarlos y apoyarlos en Cúcuta para supuestamente invadir Venezuela”. Una afrenta diplomática, desde todo punto de vista, a la que el Presidente Boric […]

La calidad de la política y la selección del personal. Por Sergio Muñoz Riveros

La selección de los postulantes a los cargos de representación tiene muchos vicios. Sería injusto no reconocer que hay senadores y diputados que cumplen su tarea en un buen nivel, pero hay muchos otros que no merecen estar donde están y que, pese a eso, se las arreglan para ser reelegidos.

Ex-Ante

Abril 20, 2024

La banalización de la política exterior: entre Hezbollah y el Tren de Aragua. Por Kenneth Bunker

Imágenes de un acto de Hezbollah (izquierda) y de integrantes del Tren de Aragua (derecha).

Si el gobierno de Boric admite que el Tren de Aragua está presente en el país, y que además es muy probablemente la banda de crimen organizado más peligrosa del momento, ¿entonces acaso no debiese haber tomado precedencia ante lo que considera que no es una amenaza real? Si Hezbollah no existe, entonces no es […]

Académica del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Andrés Bello y vocera de la Sociedad de Microbiología de Chile.

Abril 20, 2024

¿Cómo afrontar el dengue? Por Claudia Saavedra

Dado el escenario latinoamericano, que ha visto un aumento significativo de casos, sumado al cambio climático en la región, lo más probable es que tengamos dengue y que no solo llegue a Chile desde los países vecinos. Por lo tanto, esto debe ser visto como una oportunidad para anticiparnos y fortalecer la vigilancia epidemiológica y […]