Septiembre 11, 2021

Opinión: El cuarto retiro y las falencias de los candidatos presidenciales. Por Kenneth Bunker

Ex-Ante

La manera en que cada uno de los candidatos ha abordado el debate muestra dónde tienen que mejorar. En el caso de Boric es claro que necesita demostrar que es él quien está al mando y no los dirigentes de los partidos que lo apoyan. En el caso de Sichel, es evidente que tiene que ver con su relación con la primera línea de su sector. Y, en el caso de Provoste, es la claridad. Si la senadora continúa por la senda de la ambigüedad, se podrá ir despidiendo de sus posibilidades.

Una política pública popular. Una idea que ha estado presente en todos los debates acerca de los retiros de fondos de pensiones, desde el primero al tercero, y ahora una vez más en el cuarto, es que es una política regresiva que impacta negativamente y de forma desproporcionada a las familias más vulnerables del país. Ningún técnico, experto, economista ni observador internacional ha logrado justificar la medida sin tener que hacer gimnasia intelectual de corte olímpico.

  • Entonces, ¿por qué senadores y diputados aprueban las medidas con tanta seguridad y celeridad? La respuesta es sencilla: por que es una medida popular. No hay otra explicación. Votan a favor de los retiros porque creen que votar en contra los perjudica. Votan a favor incluso sabiendo que, como se ha advertido desde el comienzo, los retiros tienen un efecto directo y significativo sobre el precio de lo básico.
  • Ahora que se acerca la elección de noviembre, y sube la temperatura de la intensidad política, el asunto ha comenzado a afectar las campañas presidenciales. Pues ninguno de los candidatos ha logrado abordar el tema con facilidad. De hecho, para los tres grandes, Gabriel Boric, Sebastián Sichel y Yasna Provoste, solo ha significado problemas. Una examen de esos problemas sirve para identificar las falencias de cada una de sus candidaturas.

Los vaivenes de Boric  Quizás el candidato que más dificultades ha tenido para abordar el cuarto retiro de los fondos de pensiones es Gabriel Boric. Pues, comenzó con un fuerte discurso en contra de la medida, solo para ser presionado por su coalición hasta el punto de aceptar que es una política inevitablemente necesaria, y terminar hoy en día endosándola sólo si viene acompañada por indicaciones que atenúan su regresividad.

  • Estos vaivenes son el principal problema de Boric. Y no ocurren solo en el tema de los retiros de fondos de pensiones. Sino que también han ocurrido en otras materias de alcance nacional, y especialmente en lo político, en que los partidos que lo apoyan han logrado imponer su voluntad. Quizás por dentro el proceso tiene sentido, pero por fuera lo que se ve es un intenso forcejeo de poder en el cual el candidato siempre pierde.
  • Boric estuvo en lo correcto al firmar el Acuerdo por la Paz de noviembre de 2019, y es en ese sentido un artífice del proceso constitucional que hoy está en marcha. Pero a la vez, le ha significado estar bajo el fuego constante de sus propios partidarios. Es esa sospecha la que abre la pregunta de cuánto poder realmente tiene Boric, y de cuánta gobernabilidad puede generar en la sombra de un apoyo político condicional.

El liderazgo de Sichel. Sebastián Sichel, a diferencia de Boric, tiene el problema inverso. Tiene un liderazgo demasiado inflexible. Entró oponiéndose fuertemente al cuarto retiro, sabiendo que fueron los propios legisladores de la coalición que hoy lo endosa quienes abrieron las puertas para la medida en el primer lugar. Se entiende que quiera entrar con fuerza a disciplinar la coalición, pero el costo de aquello parece ser más que su beneficio.

  • El problema de Sichel es que hoy está en un lugar que no le es natural. Sichel es un político de centroizquierda que compite en una coalición que hasta hace muy poco era estrictamente conservadora. Y es el efecto de esa tensión la que el candidato aun no ha logrado internalizar. Pues, de manera contraria no hubiese llegado a golpear la mesa con tanta efusividad (al menos no públicamente).
  • Sichel es la respuesta estratégica de la derecha al fuerte giro a la izquierda que experimentó el país tras el estallido social. Es, en ese sentido, un candidato instrumental. Su apoyo es condicional, y corre el riesgo de desaparecer más rápido de lo que surgió. En esa línea, es evidente que lo que falta en su candidatura son lazos. Si el candidato no logra estrechar lazos con quienes lo anteceden en la pirámide de poder, difícilmente podrá conseguir su apoyo.

La ambigüedad de Provoste. Por su parte, la respuesta de Provoste a los retiros parece ser una extensión más de su ambigüedad general. Tal como se demoró meses en definir si era o no era candidata presidencial, se demoró una eternidad en fijar su posición en cuanto al cuarto retiro. Más que cualquier que una actitud propia de ella, parece ser un comportamiento natural reactivo a las contradicciones de su coalición.

  • En condiciones normales uno hubiese esperado que la centroizquierda hubiese rechazado los retiros de fondos de pensiones, y haber privilegiado el rol del Estado. O, incluso, haberlos aprobado, pero con impuestos, si eran la única solución viable. Pero como enseña la historia, no hicieron nada de lo anterior. Hicieron exactamente lo opuesto, y aprobaron la peor medida posible, actuando en absoluta contradicción con su propia línea política.
  • Provoste no puede tener una opinión decisiva y categoría en un contexto donde su coalición actúa en contradicción. Provoste navega un estrecho canal entre lo que cree que debiese hacer y lo que su coalición haría en condiciones normales y lo que se ve obligada a hacer y lo que su coalición improvisadamente hace. El riesgo de esa indefinición es especialmente alto, considerando que va tercera en la carrera presidencial.

Lo que revela el cuarto retiro. Es difícil recordar una política pública que haya causado tanta tensión y dificultad para los candidatos presidenciales como el cuarto retiro de fondos de pensiones. Otras veces ha ocurrido que una política pública ha tensionado a la izquierda o a la derecha, pero rara vez que haya tensionado a todos por igual. En esa línea, el cuarto retiro de fondos de pensiones es realmente excepcional.

  • El cuarto retiro ha desnudado los vaivenes de Boric y su dependencia de una coalición que lo apoya condicionalmente. También ha servido para mostrar el error de Sichel en tratar de disciplinar una coalición que en buena parte lo considera ajeno a su sector. Y, como si fuera poco, ha ofrecido también la oportunidad de ver cómo las contradicciones de la centroizquierda operan para limitar su potencial electoral.

Publicaciones relacionadas

Coordinadora Mef Educa - Mujeres en Finanzas

Julio 24, 2024

Estrategias para Chile: Trump o Harris en la Casa Blanca. Por Carolina Godoy

Es crucial que los inversionistas ajusten sus estrategias en función de estas dinámicas, priorizando la gestión de riesgos en un contexto global incierto, aunque ahora con ciertas señales y lecciones que nos ha dejado el pasado en entornos similares.

Edgar Friendly y la seducción del negacionismo climático. Por Cristóbal Bellolio

La preocupación es que la crecida electoral de los partidos de derecha populista radical -como el AfD alemán, el RN francés, el VOX español, así como Trump, Bolsonaro y Milei en nuestro continente, todos los cuales han dicho que el cambio climático es una mentira orquestada por poderes oscuros- anime un clima de rebeldía plebeya […]

Director jurídico en Prelafit Compliance

Julio 22, 2024

Evaluando la ética empresarial: ¿Es el oficial de cumplimiento un puesto estratégico en la organización? Por Rodrigo Reyes

Es evidente que resulta difícil sostener que existe una preocupación real por los negocios limpios en las compañías, cuando la función de cumplimiento -que pareciera ser clave- está en manos de empleados inexpertos, de bajo nivel dentro de la compañía y sin recursos adecuados.

Investigadora senior, AthenaLab

Julio 22, 2024

Kamala Harris, candidata: una historia en tres actos. Por Paz Zárate

Bill Clinton dijo alguna vez que los estadounidenses prefieren un líder fuerte aunque equivocado, a uno correcto y débil. Trump está confiado en su triunfo, pero Harris aún tiene una oportunidad para mostrar fortaleza.

Director de Criteria

Julio 21, 2024

¿Un país normalizado? Por Cristián Valdivieso

El Presidente Boric, junto a sus ministros, realizan un punto de prensa tras la reunión del Gabinete Pro Seguridad. Foto: Agencia UNO.

El error clásico de la comunicación política es no reconocer que la realidad se percibe desde las subjetividades. Las personas no solo viven de hechos y cifras, sino de sus experiencias y emociones diarias. Intentar cambiar el estado de ánimo de la población con ideas de un antes y un después es ingenuo y contraproducente.