Mayo 21, 2022

La inflación y sus derivadas políticas. Por Cristián Valdivieso, director de Criteria

Ex-ante

El fenómeno inflacionario no sólo reúne componentes técnicos para su explicación, sino que también, relatos políticos y sociales en pugna por adjudicarse la interpretación de un problema social, pero eminentemente técnico. El riesgo es que en medio de este tira y afloja entre los políticos aparezca un nuevo estallido de ira entre la población que, a diferencia de la inflación, sí lo conocemos todos con independencia de la edad.


Toda la población siente que los precios han subido significativamente en los últimos seis meses. Bueno, casi toda. Los resultados de un reciente estudio de Criteria son elocuentes. La inflación es una experiencia cotidiana, ya no es un cuco o una amenaza de los expertos para ordenar la política macroeconómica.

El 99,5% de la ciudadanía percibe alzas significativas de los precios en los últimos seis meses y ubica, por primera vez en décadas, a la inflación entre sus principales preocupaciones. La inflación pasó rápidamente a ser tema de conversación, siendo las personas de 55 y más años las que más recuerdan haber vivido en alguna época de sus vidas un periodo el alza cotidiana de los precios.

Comprar mercadería los mismos días de pago de sueldos antes que subieran de precio, ir a la feria con papel y lápiz para sumar, o recorrer el supermercado con calculadora en mano fueron estrategias comunes para calcular el costo de la vida in situ y aterrizar el hambre durante buena parte de los 70s y 80s. Recuerdos borrosos, para muchos, o inexistentes para más de la mitad de la población (56%) que no conocía la inflación más que en los libros de historia y que hoy se la encuentra de frente.

Un fenómeno nuevo, desconocido y muy amenazante que despierta una emocionalidad consonante al contexto: ira, miedo y tristeza. Más miedo entre personas adultas que sufrieron el detrimento inflacionario en el pasado y una ira que habita más entre los jóvenes que recién están experimentando un alza sostenida en el costo de la vida. Es desde esa tonalidad emocional que la sociedad busca explicaciones y responsables de la inflación.

Y como la historia de la colusión y los abusos empresariales está en la retina de la ciudadanía, los principales apuntados como responsables del aumento del costo de la vida son los empresarios, según muestra el mismo estudio.  Elementos como la injusticia, el aprovechamiento, la colusión y el abuso resultan más verosímiles que el exceso de dinero circulante, la escasez de productos por conflictos bélicos, el menor crecimiento económico, el exceso de demanda por los retiros y los IFE, o la menor oferta de productos por la pandemia. Nada de ello hace tanto sentido a las personas como el que los empresarios suben los precios de manera artificial para tener más ganancias.

Una subjetividad maniquea que se refuerza cuando la clase política se pierde entre exculpaciones e incriminaciones que denotan la carencia de un relato homogéneo y consensuado que permita entregarle a las personas una idea clara sobre las causas del problema y cómo enfrentarlo. A pronto andar, al igual como ocurrió frente a la pandemia, ya vemos la tensión entre relatos políticos competitivos para explicar el fenómeno.

Al interior de la izquierda, un grupo más tecnocrático ve la oportunidad de demostrar que el gobierno cuenta con las capacidades técnicas para resolver, mientras que otros de la misma coalición se ven tentados a consolidar el juicio contra el empresariado y la colusión. De hecho, ya han instalado desde cierta izquierda la idea de asedio de los poderes fácticos contra el Gobierno y el alza de los precios podría ayudar a alimentar esa narrativa.

Desde la vereda de enfrente, la derecha se verá seducida a disparar directo al corazón del gobierno, responsabilizándolo de la situación inflacionaria por haber apoyado uno tras otros los retiros previsionales cuando eran oposición.

Así, el fenómeno inflacionario no sólo reúne componentes técnicos para su explicación, sino que también, relatos políticos y sociales en pugna por adjudicarse la interpretación de un problema social, pero eminentemente técnico. El riesgo es que en medio de este tira y afloja entre los políticos aparezca un nuevo estallido de ira entre la población que, a diferencia de la inflación, sí lo conocemos todos con independencia de la edad y que también late en busca de expresión.


Publicaciones relacionadas

Director de Criteria

Julio 3, 2022

El Apruebo y la dificultad de separar el mensaje del mensajero. Por Cristián Valdivieso

El sector que aboga por la victoria del Apruebo apuesta a que, con el cierre de la Convención, las huellas que dejaron las polémicas no serán determinantes, y que la campaña logrará transcender la amargura ciudadana para así centrarse en el contenido de una propuesta constitucional que, en su visión, sí estaría en sintonía con […]

Ex-ante

Julio 2, 2022

El espíritu constituyente: Una oportunidad perdida. Por Kenneth Bunker

El texto fue escrito desde la revancha, y con actitudes seudo autoritarias. Se excluyó a sectores políticos completos del proceso y se adoptaron reglas que no se adoptaría en ninguno de los países de los cuales se ha mencionado que podrían servir de modelo para Chile. Es, para efecto de toda evaluación técnica, un fracaso.

Ex-ante

Julio 2, 2022

Daniel Stingo, víctima de si mismo. Por Rafael Gumucio

La escuela política de Stingo fueron los matinales. Sin un animador al lado se anima demasiado y cae en el insulto, el desprecio, hablando de “mi platita” como si preocuparse de ello fuera de tonto, o riéndose de la edad de Ricardo Lagos o de la preocupación por la propiedad privada de un poblador de […]

Ex Presidente de la Cámara de Diputados

Julio 1, 2022

Gabriel Boric: El vía crucis de un Presidente que no quiere (o no puede) ser líder. Por Jorge Schaulsohn

No veo al Presidente como un líder empoderado para manejar una situación política y económica compleja que empeorará. Ni tampoco explicándole a la ciudadanía qué es lo que él quiere y necesita, cuál es su visión para salir del impasse político-económico-social y constitucional, sino más bien evadiendo la realidad, minimizando los errores.

Ex-ante

Junio 29, 2022

Es hora de separar al Gobierno de la Convención. Por Ricardo Brodsky

Presidencia.

Parece más aconsejable que el gobierno separe su suerte del texto propuesto por la convención, adopte una prudente distancia y analice con pragmatismo “todos los escenarios”, ya que su obligación seguirá siendo gobernar el país y no defraudar las esperanzas de cambio que anidan en la sociedad chilena.