Abril 3, 2022

La constitución más reaccionaria que pudiéramos haber imaginado. Por Sergio Muñoz Riveros

Ex-Ante

La columna vertebral del proyecto está a la vista, y tendríamos que estar ciegos para no darnos cuenta. Además de la fragmentación del país, se intenta socavar las bases de la democracia representativa. Si llegara a imponerse tal Constitución, el país experimentaría un retroceso institucional y civilizatorio, del que le costaría muchos años recuperarse.

En la corriente que controla la Convención hay, como se sabe, numerosos abogados -Atria, Bassa, Daza, Stingo, Woldarsky, entre los más notorios-, los que no pueden ignorar las consecuencias desestabilizadoras de la reingeniería del país que ellos impulsan. Sin embargo, no muestran preocupación.  Por el contrario, se les ve contentos en las selfies. Quizás piensan que las convulsiones que llegue a sufrir la sociedad son un síntoma del porvenir radiante que se acerca.

Es visible que han decidido no fijarse en los detalles, porque lo esencial es corregir la historia y materializar algo que ni Marx soñó: hacer la revolución social a partir de un texto.

Estamos ante un proyecto profundamente retrógrado, saturado de arcaísmo y que abona el terreno a las tendencias autoritarias. En su núcleo, está el deseo de crear otro país en lugar del que tenemos. No eran casuales las muestras de animadversión hacia los símbolos de la República que se manifestaron al comienzo de la Convención. La bandera chilena se demoró en obtener un lugar al lado de las ancestrales a la entrada del antiguo Congreso.

Y ahora, la convencional frenteamplista Amaya Alves, abogada también, propone que se instalen todas las banderas indígenas en la plaza de la Constitución para “terminar con la imagen monocromática” de las banderas chilenas. Está claro: el primer cuestionamiento va dirigido contra Chile como nación.

Es desembozado el intento de desarticular el Estado unitario y promover la feudalización del territorio nacional o, directamente, el regreso a los tiempos del Wallmapu, como dijo Izkia Siches para congraciarse con la CAM y los otros grupos político/delictivos del sur.

La cocina constitucional ha estado a cargo del Frente Amplio, el PC, los colectivos octubristas y la izquierda indígena (los socialistas se limitan a seguir la corriente). La clave ha sido el intercambio de apoyos en función de lo que les interesa asegurar a unos y otros: plurinacionalidad a cambio de eliminar el Senado; derechos de la naturaleza a cambio de rebajar la autoridad del poder judicial; aborto sin límites a cambio de escaños reservados; restricciones al derecho de propiedad a cambio de territorios autónomos; pluralismo jurídico a cambio de paridad de género en todo lo que se elija; etc.

Las izquierdas intensas -viejas y nuevas-, no ocultan su propósito de armar una Constitución que sea funcional a su voluntad de copar el poder. Los acuerdos sobre el sistema político lo dejan claro: se establece una Cámara de Diputados hecha a imagen y semejanza de la Convención.

Allí se concentraría el poder, sin contrapesos, puesto que la llamada Cámara Regional, que reemplazaría al Senado, carecería de verdadera autoridad y el Presidente tendría menos atribuciones. Si el Presidente pertenece a misma orientación de la mayoría de la Cámara, se puede esperar cualquier cosa. Estará pavimentado el camino hacia el autoritarismo.

En la base del proyecto de nueva Constitución está la segregación racial, una especie de apartheid políticamente útil, como queda de manifiesto en las propuestas sobre autonomía y autogobierno del “Estado regional”. No hay misterio: tal perspectiva facilitaría el surgimiento de muchos Temucuicui, controlados por caudillos que impondrían su dominio armado sobre las comunidades, al margen de toda legalidad. Es la irrupción del separatismo.

La doble nacionalidad planteada para quienes tienen ancestros indígenas es un golpe directo a la unidad del país. ¿Surgirá, acaso, un registro civil mapuche, otro diaguita, otro aimara, etc.? ¿Habrá un carnet de identidad diferente de cada etnia? ¿La idea es que los indígenas no se mezclen con el resto? ¿Qué mentes afiebradas están detrás de todo esto?

La inmensa mayoría de quienes tienen ascendencia mapuche o de otra etnia (mestizos en alta proporción) no dudan de que son chilenos como cualquier otro, pero los demagogos descubrieron el magnífico negocio político que es la segregación. Así lo demuestra el poder adicional que logró el PC en la Convención gracias a los escaños de raza.

En la elección de convencionales, la mayoría de los electores con ancestros indígenas prefirió seguir votando como siempre, dentro del registro nacional, sin la obligación de votar “racialmente” (mapuches solo pueden votar por mapuches). Esto no fue un problema para los activistas del indigenismo, puesto que, con pocos electores, aumentó la representación de la izquierda. Mientras menos electores voten dentro del registro electoral étnico, mejor para el negocio.

El principio de ciudadanía, que nos iguala a todos por encima de la raza, la clase social o cualquier otra condición, está cuestionado de hecho. Parecía indiscutible la norma de “una persona, un voto”, pero eso es precisamente lo que se busca anular. El pleno de la Convención acordó establecer escaños reservados no solo para los pueblos originarios, sino también para las minorías sexuales (personas trans, no binarias, etc.) y el grupo afrodescendiente.

¿Y por qué no crear escaños reservados para los descendientes de árabes, italianos, alemanes, croatas, etc.? ¿O para las comunidades de inmigrantes peruanos, venezolanos o colombianos? ¿O para los diversos credos religiosos?

La columna vertebral del proyecto está a la vista, y tendríamos que estar ciegos para no darnos cuenta. Además de la fragmentación del país, se intenta socavar las bases de la democracia representativa, vale decir, la división de poderes, los límites y contrapesos del poder, el ejercicio de las libertades, la protección de los derechos de las minorías, etc.

Se busca crear un Estado omnipotente, que cubra la economía, la educación, los servicios, todos los ámbitos, y que reduzca el espacio de la sociedad civil. Si llegara a imponerse tal Constitución, el país experimentaría un gigantesco retroceso institucional y civilizatorio, del que le costaría muchos años recuperarse. Hay que impedirlo.

 

Publicaciones relacionadas

Nelly Yáñez y David Tralma

Septiembre 28, 2022

Los entretelones de la negociación del acuerdo constituyente en el oficialismo

Detrás del documento de tres páginas, titulado “Propuesta para una Nueva Constitución Democrática y de Derechos”, cuya redacción quedó a cargo de Diego Ibáñez de Convergencia Social, hubo tres extensas sesiones de trabajo, con varios capítulos de tensión, especialmente frente a los “bordes” del nuevo proceso.

Jorge Poblete

Septiembre 28, 2022

Filtración de correos militares: La alerta de Iturriaga por el plan de Pedro Castillo de expulsar un millón de migrantes (y el temor de que llegaran a Chile)

El general Javier Iturriaga supervisa la destrucción de armas incautadas, en un acto realizado en Colina el 11 de noviembre de 2021. Foto: Diego Martin / Agencia Uno.

El 3 de septiembre de 2021 el general Iturriaga envió al director de operaciones del Estado Mayor Conjunto un email con el asunto “minuta”. Este contenía un archivo adjunto donde se daba cuenta de las amenazas del presidente peruano de firmar un decreto supremo de expulsión para los extranjeros en situación irregular. La medida, se […]

Eduardo Olivares C.

Septiembre 28, 2022

TPP11: Las similitudes y diferencias de la estrategia de side letters de Nueva Zelandia y la impulsada por Boric

Side letters de Nueva Zelandia. Créditos: Ex-Ante

El Gobierno de Gabriel Boric busca replicar la estrategia de Jacinda Ardern. Hay cosas en común, como una coalición dividida por el TPP11. Pero también hay muchas diferencias; entre ellas, que Nueva Zelandia no tenía un mecanismo de solución de controversias previo en la magnitud de lo que tiene Chile. Durante el debate, el senador […]

Marcelo Soto

Septiembre 28, 2022

John Müller: “Pablo Iglesias va a Chile a reconstruir la moral de la izquierda radical que quedó por los suelos tras el plebiscito”

John Müller (Osorno, 1964), periodista chileno del diario español ABC y comentarista de Radio Pauta en Chile, es coautor y coordinador de #Podemos: deconstruyendo a Pablo Iglesias (Ed. Deusto, 2014), el primer libro que se publicó en España sobre este nuevo movimiento de izquierda que en 2019 llegaría al poder apoyando al socialista Pedro Sánchez. […]

Ex-Ante

Septiembre 28, 2022

Lea aquí el documento completo de la propuesta constitucional del oficialismo y los principios que establece

El sector acordó fijar bordes institucionales en vez de programáticos, como lo hizo Chile Vamos con algunos temas. Representación de Pueblos Originarios en proporción al registro de la Conadi, independientes en listas de partidos, trabajo en seis meses del nuevo órgano constitucional, plebiscito de salida en diciembre de 2023 y la participación de un comité […]