Junio 21, 2022

Insurgencia criminal, el fenómeno latinoamericano que llegó a Chile: otra crisis que “nadie vio venir”. Por Bernardo Solís

Ex-Ante

Desde este junio que el nombre Tren de Aragua se hizo familiar para los chilenos, aunque cueste entender su origen, causa y destino. Lo mismo va a suceder con el nombre de su líder, Héctor Guerrero Flores, Niño Guerrero. Es una pésima noticia porque serán expresiones se harán parte del léxico cotidiano. Y peor: inevitables, por el contexto latinoamericano.


Insurgencia criminal. En una fecha tan lejana como 2016, el periodista inglés Ioan Grillo –que viene reporteando la crisis de seguridad mexicana desde comienzos de este siglo– se aventuró en una hipótesis para explicar qué es lo que está pasando. El resultado es  Caudillos del Crimen. De la Guerra Fría a las narcoguerras (Grijalbo, 450 páginas, 2016), un texto que debiera leerse ahora, justamente cuando la crisis humanitaria venezolana ha instalado en todos los países de la región a las células de una de las principales bandas criminales que se hicieron con el control de parte de ese país.

  • Autor de El Narco (2012), un libro en que retrata la insurgencia criminal que destroza a México desde fines del siglo pasado, Grillo aventura que lo que tenemos enfrente es el mismo fenómeno proyectado al resto del continente.
  • «¿Por qué América está empapada en sangre en los albores del siglo XXI? El hecho de que estas milicias hayan brotado simultáneamente en distintos países no es coincidencia, sino que muestra una tendencia regional, producto de circunstancias históricas. Y aunque estos conflictos estén en países separados, las drogas, la armas y los criminales flotan entre ellos. Es una cadena de guerras criminales que abre un tajo por el continente», escribe Grillo.
  • «En este panorama cambiante ha emergido una nueva generación de capos, junto con sus seguidores de culto y sus escuadrones de guerrilleros de choque. Estos supervillanos que hay en México y hasta Jamaica, Brasil y Colombia ya no sólo son narcotraficantes, sino un híbrido extraño de CEO criminal, rockstar delictivo y general paramilitar. Llenan el imaginario popular como antihéroes demoniacos. No sólo protagonizan canciones underground en el narco mundo, también los recrean en telenovelas, películas e incluso videojuegos que simulan sus nuevas guerras».
  • En la primera década de este siglo, calcula Grillo, estas guerras criminales se han cobrado más de un millón de asesinatos en la región. «Es un holocausto alimentado con cocaína», dice.
  • La clase política regional está desconcertada, desplegando tropas y al mismo tiempo negando que esté librando guerras de baja intensidad, mientras avanza la anomia en todo el continente.
  • «Hay quienes preguntan por qué importa que los países vecinos se derrumben. Ésta una de las razones», escribe Grillo el 2016. Seis años después, Venezuela mediante, la afirmación es más que actual.

Los caudillos. El libro se concentra en las aterradoras experiencias del Comando Rojo, con la entrevista a William da Silva Lima, uno de sus fundadores; la Shower Posse jamaiquina; la Mara Salvatrucha centroamericana y los Caballeros Templarios de México. Toda una galería que antes de la crisis regional parecía lejana y hasta sacada de un libro de terror.

  • «Son desconcertantes redes posmodernas que mezclan pandillas, mafias, escuadrones de la muerte, cultos religiosos y guerrillas urbanas», escribe Grillo. Sigue: «Cuando ves a estos grupos en acción puedes identificar claros paralelos en su manera de operar. Sistemas de espías vigilan quién entra a los pueblos de Michoacán, México, y a las favelas de Río de Janeiro”.
  • “Las bandas despejan barrios para crear tierras de nadie como barrera en San Pedro Sula, Honduras, y en las guarniciones de Kingston, Jamaica. Los delincuentes celebran sus propios juicios en los suburbios de São Paulo, igual que en las montañas mexicanas. Estos paralelismos trazan un modelo más claro de lo que son estos grupos y de cómo operan. El invisible sistema criminal comienza a tomar forma».
  • Esas bandas, más las que se les han sumado como el Tren de Aragua, han causado un baño de sangre en una región que cuenta con sociedades industrializadas y con una clase media en crecimiento, expandiendo sus intereses de las drogas, armas y tráfico de personas al petróleo, al oro, los autos y los secuestros como industria. «Su flujo de bienes y servicios llega a la puerta de cada uno de nosotros».

 

Otra crisis que “nadie vio venir”. Grillo desde el 2001 que cubre las matanzas mexicanas. Cómo llamarlas fue uno de los problemas que debió enfrentar. En el camino, dice, se encontró con una serie de personas que también trataban de buscarle un sentido a la carnicería, porque ésta se salía de cualquier patrón conocido. Se trataba de abogados de Derechos Humanos, estrategas militares, académicos.

  • «La lucha entre cárteles y comandos, señalan esos pensadores, es un nuevo tipo de conflicto armado que no llega a ser guerra civil, pero que es más que violencia criminal. Es un sangriento espacio intermedio cuyas reglas todavía están en redacción. Las milicias armadas usan armas de infantería ligera, incluyendo lanzagranadas, ametralladoras a cinta, granadas de fragmentación y rifles automáticos, pero carecen del objetivo guerrillero de conquistar un país. Los conflictos no tienen fechas claras de inicio, y cuesta trabajo terminarlos. Sin embargo, reclaman más víctimas que las mil muertes en campo de batalla que definen una guerra civil».
  • Unos los llaman conflictos criminales. El politólogo Ben Lessing, cuenta Grillo, dice que estos están «suplantando a la insurgencia revolucionaria como la forma dominante de conflicto en el hemisferio». Otro pensador, Robert Bunker, del Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos, cree que el fenómeno no encaja con nada porque es precisamente una combinación entre guerra y crimen. «Nuestro pensamiento está atrasado y nuestras instituciones y leyes están atrasadas», dice.
  • Pero hay patrones. Por ejemplo, la toma de territorios completos, como ocurre en parte de México y Venezuela. «Al blandir tal poder, los caudillos del crimen amenazan la naturaleza fundamental del Estado, no al tratar de tomarlo por completo, sino al capturar parte de él y debilitarlo. Mellan el monopolio de la violencia del Estado o, para precisar, su monopolio sobre librar la guerra y aplicar la justicia (…) Si los gobiernos pierden más control de este modo, podría haber consecuencias devastadoras».
  • No es la toma de un país lo que se persigue, sino crear un gobierno débil y corrupto del que puedan vivir, como lo haría una lombriz solitaria dentro de su huésped. Esa, dice Grillo, es el diferencia fundamental entre las milicias criminales y los guerrilleros izquierdistas de la vieja escuela y hasta de los militantes islámicos, a los que les importa lo que está en la mente de la gente, no sólo ganar dinero.
  • «Los caudillos criminales cultivan su cultura, su seudorreligión y la retórica de luchar por los pobres. Pero eso no constituye una ideología. Las masacres de los cárteles no pueden justificarse con escrituras religiosas del siglo VII ni con manifiestos revolucionarios. No tenemos que apelar a moderados en sus comunidades para debatir sobre la interpretación de su fe. Pero necesitamos cambiar las condiciones en las comunidades para que la vida en el cártel deje de ser más atractiva que un empleo legítimo».
  • El ánimo del libro –es decir, lo que urgía a sus autor hace una década– era ayudar a que los lectores admitieran cuál era el verdadero problema que se cernía sobre el continente. Una verdad igual de incómoda que el calentamiento global: que cárteles y comandos eran una amenaza a la naturaleza misma del Estado y que su inserción en la economía globalizada garantizaba que llegaran a todo el mundo.
  • Otra crisis que «nadie» vio venir.

Publicaciones relacionadas

Marcelo Soto

Noviembre 29, 2022

Perfil: Esteban Valenzuela, el ministro que dijo “el imbécil fui yo” y sus giros políticos y literarios

Esteban Valenzuela, ministro de Agricultura, concentró la atención de los medios y del mundo político al pedir, el lunes, en el contexto del paro de camioneros, que los movilizados “se descuelguen de la imbecilidad que está afectando al país”. Camila Vallejo tomó distancia del tono de su compañero de gabinete, mientras la oposición lo acusó […]

Jorge Poblete

Noviembre 29, 2022

Inmigrante irregular acusada de agredir a Carabineros fue declarada prófuga, complicando la expulsión anunciada por Boric

El Presidente Gabriel Boric durante su visita a Calama el 12 de octubre. (Camilo Alfaro / Agencia Uno)

El 12 de octubre el Presidente Boric anunció la expulsión de un grupo de ciudadanos colombianos que aparecían en un video forcejeando y golpeando a carabineros que acudieron a detener a 2 sospechosos de un robo en Puerto Montt. Un mes y medio más tarde, esto no ha ocurrido, ya que la Corte sostuvo que […]

Ex-Ante

Noviembre 29, 2022

El sombrío diagnóstico de Ricardo Lagos sobre el Chile de 2022

El ex Presidente Ricardo Lagos en la "Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación" del Senado

El ex Presidente Ricardo Lagos expuso en la “Comisión de Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación” del Senado. “La última reflexión es la más triste: Chile no está a la altura de lo que fue. Cualquiera que tenga un amigo afuera le van a preguntar ¿y qué les pasó a ustedes los chilenos?, ¿en […]

Mario Gálvez

Noviembre 29, 2022

Por qué la Cámara de Diputados resolvió obligar a los ministros a que respondan sus oficios en 30 días

A las 11:10 de la mañana de hoy se votó el proyecto de resolución para fijar plazos límites a los ministros para responder los oficios de la Cámara y sus comisiones.

Molestia parlamentaria provocó que diez diputados, ocho de ellos del Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad, presentaran un proyecto de resolución pidiendo al Presidente Boric que tome medidas administrativas destinadas a acotar el tiempo de respuesta de sus ministros a los requerimientos de fiscalización. La sala de la Cámara de Diputados lo aprobó casi por unanimidad.

David Tralma y Eduardo Olivares

Noviembre 29, 2022

[Confidencial] Perú sería el tercer país (de un total de 10) en firmar una side letter con Chile

En el Gobierno peruano aseguran a Ex-Ante que las cartas bilaterales están cerca de ser firmadas y que solo falta una reunión técnica entre los equipos de ambos países.