Marzo 27, 2022

El flanco que develan los errores de Izkia Siches. Por Camilo Feres, director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Camilo Feres, Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Izkia Siches debería tomar nota de la soledad política en la que se encuentra y que ha quedado en evidencia en distinta magnitud tras cada error que ha cometido. La ministra, como en su minuto Peñailillo, debe su posición y poder a su único superior directo y esto, en apariencia una ventaja, se devela como un flanco cuando lo que prima a su alrededor es una descarnada lucha por la hegemonía entre partidos, movimientos, culturas y almas, según sea el caso.

La jefa del Gabinete del presidente Boric comenzó con el brío propio de su generación e inspirada por la ética y estética de ella. Estos elementos distintivos, sin embargo, aunque le han servido para tener notoriedad y para lograr la aparentemente anhelada diferenciación con sus predecesores, le ha traído también más de un conflicto. Y, dada su posición central en el tablero del poder, estos deslices podrían acarrearle graves consecuencias.

Sus primeros errores -y probablemente los más graves-, se dieron con ocasión de la frustrada visita a La Araucanía. Como suele ocurrir en estos casos, más que un error, la actuación de la ministra derivó en una cadena de equivocaciones, detonada por la emboscada armada que recibió su comitiva y agravada por los sucesos y declaraciones posteriores.

La ministra intentó primero minimizar lo ocurrido; luego, endosar la responsabilidad a la incomprensión del establishment para con la cosmovisión mapuche e incluso sugirió que había elementos de lenguaje de la prensa que eran, en parte, causantes del fenómeno. En la vorágine de apariciones para intentar convertir un recibimiento a balazos en un asunto de falta de empatía, la titular de Interior habló incluso de la existencia de presos políticos, cuestión que debió luego ser relativizada por otros miembros del gabinete.

La gravedad de lo ocurrido en Temucuicui se develaba tangencialmente como correlato de los intentos de Siches por salir jugando. Lo primero que estaba pasando en esas horas es que la apuesta más riesgosa del presidente -la primera ministra de interior mujer y una figura sin partido como líder, no de una, sino de ¡dos coaliciones- estaba expuesta y con ello todo el diseño de gobernanza del Ejecutivo quedaba en entredicho.

Esta sensación se agudizaba conforme pasaban los minutos y, en vez de respaldo, la ministra recibía críticas desde el PC; desde la convención constituyente y hasta de su anfitrión en Wallmapu. Curiosamente, el mismo Covid que la llevó al estrellato cuando era presidenta del Colegio Médico, le dio un respiro cuando las emboscadas parecían no detenerse… Tal vez el virus si podía convertirse en buena persona.

Pero en su retorno a la palestra, la ministra ha repetido ciertas partes del guión que la dejó en el ojo del huracán en su primera semana. En su discurso ante el empresariado reunido en Icare, Siches condimentó sus posiciones con una dosis de sociología de matinal, abriendo un conflicto tan artificial como innecesario, con una expresión poco feliz sobre cómo opera la justicia en Chile.

Es probable que las expresiones de Izkia Siches, en este y en otros casos, sean de gran ayuda para la identificación con una audiencia que ve en ella un conjunto de valores y de juicios que le son afines, pero como ministra a cargo de la gestión política y del orden público, dotada para ello de un conjunto de instituciones a sus órdenes, sus declaraciones no son apreciaciones personales. Lo que queda en los entresijos del poder es que en su segunda aparición protagónica, la ministra del Interior percutó un segundo disparo a otro poder del Estado, al que primero acusó de encarcelar personas por sus ideas y luego de hacerlo por su origen social.

Junto con lo institucional, convendría que la ministra tomara nota de la soledad política en la que se encuentra y que ha quedado en evidencia en distinta magnitud tras cada error que ha cometido. Siches, como en su minuto sucediera con Hinzpeter y Peñailillo, debe su posición y poder a su único superior directo y esto, que en apariencia es una ventaja, se devela como un flanco cuando lo que prima a su alrededor es una descarnada lucha por la hegemonía entre partidos, movimientos, culturas y almas, según sea el caso.

Como camina en soledad, ante cada desliz, la ministra de interior se expone al fuego amigo y, a corto andar, cada uno de esos disparos alcanzará también su fuente de poder: el presidente. En una administración en que la ministra de Bienes Nacionales pautea vía twitter al gobierno, no parece sensato contar con la adhesión por jerarquía ahí donde no existe adhesión por complicidad. Por lo mismo, Izkia Siches haría bien en cuidar más sus relaciones institucionales, porque todo apunta a que no serán las relaciones políticas las que la ayudarán a lograr su cometido.


Publicaciones relacionadas

Ex-ante

Mayo 28, 2022

La historia delirante de la VOP: Memorias del culto a la violencia. Por Bernardo Solís

Detectives rodean el lugar donde se refugió la cúpula de VOP tras el asesinato de Pérez Zujovic

Este libro de título interminable, escrito por la pareja de Ronald Rivera Calderón, el asesino del ex vicepresidente Edmundo Pérez Zujovic, es una reivindicación de la ultraizquierda. Se trata de un libro sectario -publicado por la editorial del anarquista que le envió una bomba al ex ministro Hinzpeter- pero que puede enseñar qué pasa cuando […]

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

Mayo 28, 2022

Los riesgos del Apruebo. Por Camilo Feres

Bajo determinadas circunstancias el triunfo del apruebo podría dejar al Gobierno como parte de una institucionalidad política interdicta y terminar por quebrar la débil cohabitación de los partidos que hoy sustentan la administración. Y no se percibe que éste sea un escenario que el Gobierno se encuentre analizando.

Jorge Poblete

Mayo 27, 2022

Convención: El plan B de Fernando Atria tras las fuertes críticas al “cerrojo” de los 2/3

El convencional Fernando Atria este viernes en el patio del ex Congreso. Foto: Karin Pozo / Agencia Uno.

Uno de los articuladores del FA en la Convención planteó este viernes una alternativa a la propuesta de la comisión de normas Transitorias de que cualquier cambio que quiera hacerse a la nueva Constitución antes de marzo de 2026 requiera de 2/3 de votos en el Congreso. Ante la probable caída en el pleno de […]

Ana María Sanhueza

Mayo 27, 2022

Gonzalo García, ex ministro del TC: “Es una mala lección imponer los 2/3 y pretender atrapar el futuro”

El asesor de las reformas constitucionales de 2005, que permitieron cambiar la firma de Augusto Pinochet por la de Ricardo Lagos, revela cómo ese año los altos quórum impidieron, por ejemplo, el reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas. Y recuerda que “todos los mecanismos que se han puesto a las constituciones chilenas para volverlas pétreas, […]

Marcelo Soto

Mayo 27, 2022

Darío Calderón y violencia escolar: “Dentro del Instituto Nacional reina el terror”

El abogado Darío Calderón ingresó al Instituto Nacional en 1955 y egresó en 1963. Varias veces fue presidente de curso, y los dos últimos años presidió el centro de alumnos. En esta entrevista se refiere a la crisis que enfrenta el colegio público, debido a la violencia urbana, y es crítico de la alcaldesa Irací […]