Junio 18, 2022

Boric es de Marte, Apruebo Dignidad es de Venus. Por Camilo Feres

Director de Estudios Sociales y Políticas de Azerta

La disonancia entre el mandatario y sus bases no es una anécdota. La fractura entre la dirección en la que habla el presidente y la que describen sus aliados tendrá cada día más efectos en la gestión gubernamental y la receta de esperar a septiembre para que la nueva constitución arregle, mágicamente, lo que la ausencia de cohesión y unidad de propósito horada hoy es tan ingenua como peligrosa.

“Bienvenida de vuelta!” Con esas palabras, el presidente Gabriel Boric celebró, vía twitter, el retorno de Michelle Bachelet a Chile en un anuncio que se sustentaba en consideraciones personales, pero también -y fundamentalmente- en consideraciones políticas “Chile está viviendo un momento muy importante en su historia. Por eso quiero estar ahí”, señaló la expresidenta, en abierta alusión al ciclo constituyente.

Tanto la expresión de Bachelet sintiéndose parte del proceso en curso como la reacción de Boric al rubricar esa pertenencia chocan de frente con los sucesivos intentos de distintas fuerzas del oficialismo por convertir la nueva carta magna en un parteaguas institucional con todo tiempo pasado. Qué decir de la intención manifiesta de excluir a los expresidentes (incluida Bachelet) de la ceremonia de presentación del texto.

En este como en tantos otros episodios, los intentos del presidente de ampliar la cancha y sumar jugadores surgen a contrapelo de unas bases cuya pulsión natural es a cerrar el libro de pases y llevarse la pelota para la casa. Pero esa dialéctica entre un presidente que le habla a las grandes mayorías y una coalición que prefiere las actitudes de nicho, que fue una pieza fundamental para el triunfo electoral, comienza a ser problemática ahora que toca gobernar.

Que Boric no es santo de la devoción de muchos sectores de izquierda no es un misterio. Por lo pronto, buena parte de los votantes de Jadue en la primaria ven en la figura del hoy mandatario a un socialdemócrata más y desconfían de sus convicciones trasformadoras. Pero es precisamente esa distancia con los grupos más químicamente puros la que le ha permitido al presidente salir sucesivamente al rescate de su gobierno y frenar la abrupta caída de éste en las encuestas. La fórmula, sin embargo, no podrá usarse a cada rato.

Las recientes y calculadas apariciones del mandatario en la cuenta pública primero y la gira internacional después, fueron de gran ayuda para su imagen en general. En ellas, así como en otras intervenciones de menor calado, el mandatario se distancia de las actitudes más sectarias y particularistas de sus aliados para entregar mensajes amplios, moderados y con continuidad histórica: debemos abrazar la responsabilidad fiscal; es muy bueno que se reconozca el aporte de todos quienes nos antecedieron; no hay fórmulas mágicas, son algunas de las expresiones con las que Boric ha salido al paso de las piras y pancartas de sus aliados más impacientes.

Y la verdad es que el gambito hasta ahora funciona cuando lo que se enmienda es una declaración desafortunada o un acto procedente de otras sedes (como la convención), pero la pirueta es cada vez más difícil y menos efectiva cuando se trata de enmendar la acción del propio gobierno o la dialéctica de éste con sus coaliciones en el Congreso.

De esto pueden dar fe los descuelgues del Frente Amplio en la votación de la ampliación del estado de excepción en la macrozona sur; también las ácidas críticas del oficialismo hacia Giorgio Jackson y la creciente desconfianza entre ambos. Le guste o no a la mano derecha del presidente, el gobierno si tiene una agenda obligada y otra voluntaria con el actual Congreso y aunque en el desdén del ministro a cargo de esa relación se trasluce el deseo de rebarajar cuanto antes esas fuerzas (de la mano de la nueva constitución), lo cierto es que, mientras tanto, en las dos reformas más ambiciosas anunciadas hasta ahora (la tributaria y la previsional) será el actual Congreso, con todo su olor a los 30 años, la pareja con la que deberá bailar el Gobierno.

La disonancia entre el mandatario y sus bases no es una anécdota y revela un problema en crecimiento: en ausencia de Boric, el comunismo; el feminismo; el ambientalismo; el socialismo democrático; la generación emergente y la generación de la transición, son fuerzas que se mueven de forma independiente y muchas veces contradictoria. Y aunque el mandatario si logra darles cobertura simbólica, su gobierno no ha logrado pasar de ser una comunidad de techo entre todas esas fuerzas y constituirse en su casa común. Ese es el verdadero déficit político de la actual administración y ahí se incuban las dificultades que crecientemente está enfrentando para conducir el gobierno

Esta fractura entre la dirección en la que habla el presidente y la que describen sus aliados tendrá cada día más efectos en la gestión gubernamental y la receta de esperar a septiembre para que la nueva constitución arregle, mágicamente, lo que la ausencia de cohesión y unidad de propósito horada hoy es tan ingenua como peligrosa.

.

Publicaciones relacionadas

Carlos Smith

Diciembre 2, 2022

Los detalles de la acusación de la Fiscalía contra Héctor Llaitul y los nexos con 54 atentados que se le imputan

La acusación presentada este viernes por el Ministerio Público de la Araucanía contra el líder de la CAM, quien también tiene a dos de sus hijos en prisión preventiva, solicita una pena total de 25 años de cárcel. Los delitos por los cuáles se le acusa son incitación y apología a la violencia (según las […]

Escritor y columnista

Diciembre 2, 2022

Perfil: Irací Hassler, la “tía” del jardín. Por Rafael Gumucio

Crédito: Agencia Uno.

​La alcaldesa sabe que celebrar el 18 de octubre significa perpetuarlo, como sabe lo que está pasando en el Instituto Nacional o en la calle Puente. Pero se interpone entre su conocimiento y su acción esa culpa turística que nos regalan los privilegiados cuando ejercen el privilegio de preocuparse por el pueblo.

Ex-Ante

Diciembre 2, 2022

El monumento a Aylwin que Gabriel Boric jamás habría querido inaugurar. Por Jorge Schaulsohn

En los últimos años ha habido un intento de un sector de la izquierda de desandar el camino de la renovación que permitió la transición pacífica a la democracia, de volver la mirada hacia el pasado y reivindicar el experimento de la Unidad Popular. El estallido social formó parte de ese proceso, también la convención […]

Ex-Ante

Diciembre 2, 2022

Acuerdo Constitucional: La reunión clave de Macaya con históricos de la UDI tras su diálogo con Boric

El Presidente de la UDI, Javier Macaya, el senador Juan Antonio Coloma, el diputado Guillermo Ramírez, el exministro Andrés Chadwick, junto a Manuel Cereceda, Gonzalo Cordero y Darío Paya.

Tras sostener una reunión el miércoles con el Presidente en La Moneda, el senador Javier Macaya citó a un selecto grupo de 6 integrantes, entre ellos Andrés Chadwick, Juan Antonio Coloma y Guillermo Ramírez. En el encuentro abordaron los peligros y oportunidades de un eventual acuerdo constitucional. En paralelo, Boric y los presidentes de los […]

Directora ejecutiva de Chile Transparente

Diciembre 2, 2022

Fiscal Nacional: Un golpe para los tres poderes del estado. Por María Jaraquemada

Crédito: Agencia Uno.

Este proceso de nombramiento ha sido señalado por diversas personas, incluso senadores, como uno de los más sucios vistos. Lobby descarnado de abogadas y abogados, campaña sucia de los medios de comunicación, ventilación de situaciones personales de las candidaturas, entre otras.